Lo mínimo para construir un metro en la ciudad

Lo mínimo para construir un metro en la ciudad

Quienes eligieron a Samuel Moreno Alcalde lo hicieron, entre otras razones, por su promesa de construir un metro. Para hacer viable ese proyecto y que los bogotanos entiendan las implicaciones de construirlo, así como cumplir el cronograma que el mismo Alcalde electo anunció y que contempla iniciar la obra en el 2010, se debe aterrizar de manera inmediata el proyecto y abordarlo con la seriedad técnica que impone una obra de esa magnitud. Con mayor razón, porque el año entrante se iniciará la construcción de la III Fase de TransMilenio (TM) y se implementará el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

15 de diciembre de 2007, 05:00 am

En ese orden de ideas, los aspectos a informar son, entre otros: cuántos kilómetros de metro necesitamos y/o podemos construir; en cuántas líneas; el tiempo que tomará hacerlo, definiendo si es subterráneo, de superficie y/o elevado. Identificar por dónde se va a construir, porque los metros se construyen por los corredores viales aptos técnicamente y con alta demanda de pasajeros para que sean eficientes y rentables, que son los mismos por los que están construidas y planeadas las 24 troncales de TM.

Identificar de qué monto es la inversión inicial para los estudios y diseños, y el requerido para la construcción; precisando si la Nación y el Distrito pueden cofinanciar la construcción del metro y lo que falta de TM.

De qué fuentes saldrán y/o cómo se pagarán las inversiones para la construcción, si se acude a préstamos. O si es por concesión, saber si con la sola operación se garantiza la recuperación de la inversión y la rentabilidad. La experiencia de los metros en el mundo, es que con el valor del tiquete, si este es económico para el usuario, no se cubre la construcción, operación y rentabilidad, lo que significa que hay que subsidiarlo; entonces se deberá anunciar cuáles inversiones en materia vial se pospondrán para asumir el subsidio o propuestas para aumentar un impuesto o crear uno nuevo.

En el marco del SITP se debe informar si el metro y TM pueden sobrevivir juntos como negocio, precisando si la demanda actual y proyectada alcanza para pagar las deudas del metro y garantiza que ambos sean sostenibles.

Esto, sin descuidar la rentabilidad del transporte colectivo que será alimentador de los dos componentes masivos. Porque todo lo debemos pagar con un solo tiquete. Eso es el recaudo unificado. Finalmente, se debe precisar cuántos transportadores harán parte del negocio del metro y cuántos saldrán por la sobreoferta.

Queda en evidencia que no basta con actualizar alguno de los estudios de metros hechos en los últimos 50 años, sino que se debe hacer uno nuevo, que se armonice con el SITP y con la actual operación de TM, y menos aún pretender que con los $10 mil millones anunciados se puedan cubrir los gastos que de forma inmediata se requieren. Por supuesto si se quiere hacer lo correcto y cumplir el cronograma señalado.

Si el Alcalde electo quiere iniciar su mandato de manera contundente, desde ya debe hacer precisiones sobre algunos de los asuntos señalados con relación al metro. Y su gobierno tiene el deber de informar a los bogotanos desde antes de iniciar en firme el proceso, las implicaciones y aún los sacrificios que de todo orden debemos hacer para tener un metro. No hacerlo es una equivocación. Y no adelantar el proceso de la manera correcta, podría arriesgar la inversión social y estabilidad financiera que con tanto esfuerzo hemos construido los bogotanos en la última década.

"Su gobierno (el de Moreno) tiene el deber de informar a los bogotanos, desde antes de iniciar el proceso, los sacrificios que debemos hacer para tener metro".

Gilma Jiménez, concejal de la bancada peñalosista.