Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

VARÍA EL ÍNDICE DE ROBO DE VEHÍCULOS EN BOGOTÁ Su carro puede ser el próximo

Tenga en cuenta lo siguiente para que no le vayan a robar el carro. Hay operativos.

CRISTIAN ARLEY ESPINOSA ESPECIAL PARA EL TIEMPO En días pasados, la policía nacional adelantó operativos simultáneos en las principales ciudades del país para capturar y desmantelar varías bandas que se dedicaban al robo, hurto y comercialización de vehículos y autopartes.

Según el director Nacional de Convivencia y Seguridad Ciudadana, el general Orlando Páez, este año se han hurtado 6.784 vehículos, 10 por ciento más que en el mismo periodo del 2006.

El robo de vehículos se ha convertido en un negocio muy lucrativo. Los lugares que nacen a partir de este delito son los populares desguazaderos, donde el vehículo es descuartizado y posteriormente sus partes son vendidas en el mercado negro a un menor precio.

Aunque los autos de hoy en día son cada vez más seguros, la ‘malicia indígena’ siempre encuentra la forma de sobrepasar cualquier obstáculo; no obstante, las modalidades de robo siguen siendo las mismas de hace 20 años, solo que hoy son más rápidas, silenciosas y efectivas.

Halado. Esta modalidad consiste en el uso de llaves maestras, ganzúas o grúas; los ladrones aprovechan el descuido de los propietarios para efectuar el hurto, este se comete en la calle con mayor frecuencia, y en algunas ocasiones se realiza en parqueaderos públicos, casi siempre con la complicidad de algún vigilante o funcionario de estos espacios.

Atraco. Esta forma de robar consiste en la toma del carro por la fuerza; los delincuentes analizan a sus víctimas por varios minutos para determinar el momento preciso de dar el golpe. En esta modalidad se registra el mayor número de muertes ya que el ladrón entra en contacto con su víctima y tiene una mayor probabilidad de herir a sus rehenes. Por lo general, la persona es interceptada por otro vehículo en el cual los ladrones se aseguran de escapar sin ningún problema.

Sustancias tóxicas. Se lleva a cabo en bares y restaurantes; allí los ladrones utilizan anzuelos, como mujeres atractivas, y luego por medio de una bebida aparentemente inofensiva sacan del camino a la víctima, quien queda completamente indefensa.

Es en ese momento en el cual los ladrones se apoderan de todo lo que lleva la persona (vehículo, dinero, etc.). En ocasiones, los ladrones van hasta el apartamento o la casa de la víctima y extraen todo lo de valor.

Autorrobo. Este delito es perpetuado por el propietario del carro. El negocio consiste en que el dueño hace desaparecer el vehículo y posteriormente denuncia que su carro fue robado; de esta manera la persona cobra el valor por el cual el carro estaba asegurado.

Zonas críticas Los escasos y costosos parqueaderos en determinadas zonas de la ciudad son la principal razón para que los usuarios prefieran dejar sus vehículos en la calle; las horas en que se registran más robos son entre las 6 de la tarde y las 2 de la mañana en las localidades de Usaquén, Chapinero, Teusaquillo y Barrios Unidos (7 de Agosto).

Según el más reciente estudio de la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, la ciudad que registra el mayor número de robo de autos es Bogotá, con 38 por ciento; le sigue Medellín, con 26 por ciento; y en tercer lugar está Cali, con 17 por ciento.

Los vehículos más apetecidos son los automóviles, en especial aquellos de las marcas que tienen un mayor movimiento comercial. A esto se le suman los vehículos que tienen algún tipo de equivalencia con los taxis debido a que estos carros consumen una mayor cantidad de repuestos en comparación con los autos particulares.

El sector de los automóviles ocupa el primer lugar en hurto, con el 60 por ciento; le siguen los camperos y las camionetas, con el 17 por ciento; luego vienen las motos, con el 14 por ciento; y por último los pesados, con el 9 por ciento.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Vehículos
Fecha de publicación
24 de noviembre de 2007
Autor
MAUROM, CRISTIAN ARLEY ESPINOSA

Publicidad

Paute aqu�