Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

KUMON, TODA UNA ECUACIÓN EDUCATIVA

Félix Torres, de 53 años, es el vicepresidente administrativo de una importante firma comercial. A pesar de su profesión, contador, y que se describe así mismo como un experto en el manejo de calculadora, con 32 años de experiencia, siempre sintió un vacío de conocimientos en matemáticas.

Con la idea de que sus hijos, de 12, 10 y 9 años, no padecieran sus mismas deficiencias frente al tema, decidió dar el ejemplo en la familia y matricularse en el Club de Matemáticas Kumon, al que también asisten sus hijos. Actualmente va en el nivel F, está estudiando fraccionarios y todavía no se deja alcanzar por los pequeños.

Como él, cerca de mil personas en el país, distribuidas en 60 unidades que operan en Bogotá, Barranquilla, Cartagena, Neiva, Cali, Ibagué, Bucaramanga, Cúcuta, Medellín y Villavicencio, están experimentando con un método de aprendizaje que pretende quitarle a las matemáticas el sinónimo de coco y demostrar que ellas no están hechas única y exclusivamente para los más pilos de la clase.

El método se llama Kumon, por el nombre de su inventor, el profesor japonés Toru Kumon. Básicamente busca desarrollar las capacidades intelectuales que los seres humanos en general tienen para todas las ciencias, a través de un método de enseñanza personalizado que motiva al estudiante a sobreaprender todo lo que se le enseña y a contar con bases firmes que le permitan avanzar más rápidamente en su proceso de aprendizaje.

Nivel por nivel Para lograrlo, el profesor Kumon estableció 19 niveles de aprendizaje, desde preescolar hasta cálculos avanzados, y elaboró cuadernillos con ejercicios especialmente diseñados para que quien los resuelva vaya adquiriendo la destreza necesaria para ser un duro en toda clase de cálculos.

El método según explica Rafael Cuéllar, quien lo trajo a Colombia parte de la base de que toda persona posee las capacidades para comprender y dominar las matemáticas. El hombre nace con un tesoro, que está en su mente y su cerebro, pero que puede permanecer como un tesoro en el fondo del mar. Aunque cada persona tiene un nivel de inteligencia diferente, ésta siempre puede ser desarrollada más. Este método es precisamente un instrumento para expandir la capacidad de que disponemos. Es individualizado, diferente al tradicional, porque no busca igualar a todos los estudiantes de un determinado curso, sino que tiene en cuenta las características y capacidades de cada uno de los individuos .

Cuando un alumno llega en busca del método Kumon, se le somete a un test de diagnóstico que revela en qué nivel debe comenzar su aprendizaje.

La experiencia de estos años de trabajo nos ha mostrado que la gran mayoría de los estudiantes son ubicados en un nivel muy inferior del que llevan en su colegio. La mayoría debe devolverse hasta la suma y de ahí arrancar el repaso , dijo Cuéllar.

Y es que según Kumon, cada alumno debe comenzar el aprendizaje en su punto más conveniente. Donde no tenga lagunas. Donde tenga conocimientos firmes. Ahí comienza y el alumno avanza a su propio ritmo. Además, la aplicación de este método requiere de un trabajo diario, que sugiera algo diferente a estudiar solamente los días previos a los exámenes y en su lugar motiva al alumno a repasar frecuentemente sus notas y ejercicios.

Diferente al tradicional Otra de las diferencias del método con la enseñanza tradicional es que no hay profesores, sino orientadores, generalmente mujeres con alguna experiencia docente, pero sobre todo con capacidad para guiar a los jóvenes y hacerles comprender que el proceso de aprendizaje requiere de dedicación y esfuerzo.

El método se desarrolla a través de sesiones que se dictan en sitios denominados unidades, que pueden ser la casa de la orientadora o un local alquilado para ese fin. Generalmente se trabaja dos días a la semana, de veinte a cuarenta minutos.

Las orientadoras revisan que los estudiantes cumplan a cabalidad con los ejercicios, los resuelvan correctamente y dentro de los límites de tiempo señalados por Kumon. Se trata de que ellos logren un 100 sobre 100, y no que se conformen solamente con saber 60 por ciento de los enseñado, como acontece en las clases tradicionales en donde los alumnos pasan con seis sobre diez , explicó Cuéllar.

De acuerdo con sus explicaciones, las matemáticas, a diferencia de otras ciencias, necesitan de un conocimiento secuencial en el que cada tema debe quedar lo suficientemente bien aprendido como para garantizar el éxito del siguiente. Porque las matemáticas son como un muro, en donde todos los ladrillos deben quedar bien ajustados. Cada tema es un ladrillo y un tema que se aprenda regular o mal necesariamente afecta toda la estructura del muro , dijo.

Sustituto o complemento? Aunque la filosofía del Método Kumon no es la de ser un remplazo o sustituto de los métodos de enseñanza tradicionales, es innegable que los principios que lo inspiraron cuestionan de algún modo la forma como las matemáticas han sido enseñadas.

De acuerdo con el profesor Toru Kumon los deficientes conocimientos previos, la falta de concentración, el raciocinio lógico deficiente, la falta de disciplina en el estudio y de seguridad, son características de la mayoría de los estudiantes a quienes no les va bien en matemáticas.

Si se trabaja en superar esas limitantes, las matemáticas serán más claras y eso es lo que hace el Método Kumon , dijo Cuéllar, aclarando que no pretendemos ser un sustituto del sistema tradicional. sino más bien un complemento de lo que se está viendo en el colegio .

Según lo informado por ellos, ya se han iniciado contactos entre las personas que ofrecen el método y los departamentos de matemáticas de algunos colegios que al ver los resultados individuales obtenidos por algunos de sus estudiantes, podrían estar interesados en conocer más de cerca la metodología.

Ha sido tan buena la respuesta de algunos colegios que, por ejemplo en el Leonardo Da Vinci y por medio de la Asociación de Padres, están interesados en remitirnos un gran número de estudiantes. También hemos tenido contactos con La Salle, el Anglo Americano, el Colegio Cooperativo de Neiva y el Santa Francisca Romana , comentó Juan Carlos Riveros, coordinador del programa.

Informes sobre el Método Kumon en los teléfonos 6125516 y 6206060 en Bogotá.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
13 de marzo de 1995
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�