Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Masajes gratuitos de Ceragem desataron fiebre en Bogotá

Entre lunes y sábado, desde las 4 a.m. y frente a un edificio de la carrera 15 con calle 108, se forma una fila de adultos igual o más numerosa que las que padecen los pensionados de Cajanal. La escena se repite en otros siete puntos de Bogotá identificados con la marca Ceragem.

En lugar de alguna razón sobre sus exiguas mesadas, todas estas personas buscan un alivio a sus dolencias físicas. Ceragem, una empresa creada hace casi una década en Corea del Sur, llegó en noviembre del 2005 al país para ofrecer sus camillas ‘termomasajeadoras’, promovidas como terapéuticas.

La mayoría de quienes reciben atención (un promedio de 80 pacientes por hora en cada uno de los centros) no son compradores. Nada raro si se tiene en cuenta que el modelo manual del artefacto cuesta 2.800.000 pesos, mientras que el automático se acerca a los 7 millones.

De hecho, nadie paga por los masajes que recibe, los cuales duran 40 minutos. “La idea es que los usuarios conozcan los beneficios de las camillas, para que puedan optar por una mejor calidad de vida y las adquieran a un bajo costo”, afirma Jorge Medina, representante de la casa matriz.

La empresa, presente en más de medio centenar de naciones y con 120 empleados en Colombia, calcula que aquí ha vendido alrededor de 8.000 máquinas. Y sin hacerles publicidad, pues los clientes llegan atraídos por el ‘voz a voz’.

Solamente en la capital del país se han inscrito más de 90.000 personas para acceder a estos masajes con calor, de acuerdo con las cifras que maneja la compañía.

Mientras esperan su turno (un mínimo de hora y media), los usuarios escuchan exposiciones y testimonios sobre las bondades del producto, que los convierten en potenciales vendedores ambulantes de Ceragem.

“Una amiga me comentó sobre las camillas y decidí comprarle una a mi mamá, que está muy enferma de osteoartritis, así que me vine para Bogotá”, cuenta la barranquillera Carmen Hernández.

Luis Carlos Romero, médico de la Universidad del Rosario, advierte que “estas terapias sí pueden aliviar el estrés y algunos dolores musculares leves, pero es muy difícil que curen males como la artritis o la osteoporosis”.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
26 de octubre de 2007
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad