Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SE AGRAVA EL AMBIENTE EN GUASCA

Tunaco, Tunaco mató a su mujer con un cuchillito más grande que él, le sacó las tripitas y las puso a vender , rimaba el mandadero de las señoritas Pedraza en su eterno andar por las 12 calles y carreteras del municipio de Guasca, en el norte de Cundinamarca. Pero si la señora del centenario y diminuto Tunaco fue víctima de su esposo, los guasqueños se declaran mártires del impacto ambiental sufrido en los últimos seis años a causa de la exploración y explotación de grava a cielo abierto por las gravilleras. Esas empresas sostienen que no son responsables del deterioro ecológico.

Los más afectados son los habitantes de San José, Santa Ana y San Isidro, veredas con la mayor concentración de habitantes en el municipio, y que se abastecen del agua de los aljibes.

Ellos denuncian que se han visto amenazados por la reducción en el agua de sus pozos, líquido que además llega con residuos de lodo y aceites; estos últimos, utilizados para el mantenimiento de las maquinarias necesarias para la explotación de las piedras.

Según su alcalde, Carlos José Cifuentes, las gravilleras además de incumplir con una recuperación adecuada del medio ambiente, son causa del deterioro del paisaje y de los ruidos que exceden los niveles permitidos.

A pesar de que el trabajo de las gravilleras es legal poseen permisos del Ministerio de Minas y Energía y de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Bogotá, Ubaté y Suárez (Car), no existen parámetros de profundidad para extraer el material. Según Martha Emilia Rincón, jefe de Planeación Municipal, excavan hasta niveles por debajo de los ocho o diez metros, donde ya se encuentra el líquido. Esta situación hace que el agua busque su nivel, motivando así su escasez en los aljibes.

Guasuca o guachucam, vocablos indígenas que significan falda de un cerro o rodeada de cerros, son el origen de la palabra Guasca, municipio que vive de la papa y la trucha.

Según Cifuentes, la población, a 51 kilómetros de Bogotá, creció en los últimos años más de lo esperado. Las cifras del censo 93 señalan 2.600 habitantes en el casco urbano, lo que refleja los problemas de infraestructura de servicios públicos en una localidad donde el alcantarillado es insuficiente y la comunicación telefónica resulta imposible.

A una hora de Bogotá, al llegar a este municipio por la vía de La Calera, es evidente el deterioro de los caminos, atribuido por los habitantes a las gravilleras.

Se notan las huellas, o mejor huecos, que han dejado las volquetas y camiones que transportan la grava en unos caminos que según Rincón no fueron diseñados para estos usos. El problema que se avecina dijo el Alcalde es peor porque existen 17 nuevas licencias para la exploración y explotación de grava, que comenzarían a funcionar en enero de 1994.

Gustavo Loboguerrero, representante legal de Gravas de Siecha, dijo que la empresa cumple con la recuperación de las áreas explotadas, las cuales se llenan de lodo en un término de dos años.

Por su parte, Diego García, director de la planta en Agregados de la Sabana, aseguró que la rehabilitacion se realiza en un ciento por ciento y que las volquetas que transportan el material cumplen con el límite de carga. El deterioro de las vías se debe a la falta de mantenimiento en los últimos 12 años .

Volvieron las fiestas! Desde el año pasado se revivieron las tradicionales ferias y fiestas de Guasca, luego de 17 años de suspensión.

Las festividades, retrasadas en esta ocasión debido a la aftosa, se realizan en honor al natalicio del ex presidente Mariano Ospina Rodríguez, ocurrido 18 de octubre de 1805 en esta población.

Desde hoy, y hasta el próximo lunes, los guasqueños disfrutarán de verbenas, alboradas, presentaciones caninas, cabalgatas y juegos pirotécnicos.

Así mismo, los turistas podrán apreciar las exposiciones equinas y ganaderas. El alcalde Carlos José Cifuentes espera que la feria comercial ganadera deje un buen balance, como el año pasado.

Los espectáculos taurinos también harán parte de las celebraciones. El escenario será la plaza de toros metálica La Giralda , en donde se reunirán durante dos días el rejoneador del Valle de Ubaté, Gustavo Laverde y los diestros Jairo Alberto y Yesid Fernando Rozo.

Las corridas serán amenizadas con la presentación de Rómulo Caicedo y Patricia del Valle.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
26 de noviembre de 1993
Autor
IVONNE MALAVER

Publicidad

Paute aqu�