Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Amigo secreto: actividad infaltable en septiembre

Dejar un chocolate en el escritorio, escribir una nota y esconderla en una libreta o cuaderno, mandar una tarjeta con otra persona y enviar algunas pistas. Todos estos detalles son parte de la estrategia de endulzar al amigo secreto, un juego que ha acompañado durante varias décadas el mes de Amor y Amistad.

Aunque en muchos países se celebra como una tradición navideña y se le conoce con el nombre de ‘amigo invisible’, en Colombia es una tradición que se renueva.

Años atrás, lo emocionante de esta actividad, que por cierto la hacen desde los niños en su curso o en la ruta escolar, los amigos del barrio, en la universidad y hasta en las grandes empresas, estaba en entregar el regalo un día específico, e intentar adivinar quién era el amigo secreto.

Hoy, endulzar se ha vuelto, el método para hacer más atractivo e intrigante el juego, así el hecho de no saber quién tiene nuestro nombre en un papelito resulta todo un misterio.

Con mucha tecnología También, ya no solo se hacen papelitos para repartir el nombre del amigo, sino que se hacen sugerencias de regalos y hasta se forman cadenas de correos electrónicos, especificando lo que desearían, pero también lo que no les agradaría recibir. Es una forma de no desencajar a la hora de regalar y hacer más sencilla la compra, pues los gustos son diferentes y dar en el punto exacto es quizá lo más complicado.

El método de la lista de sugerencias es definitivamente un punto de referencia, por ejemplo, es bueno saber que Margarita no tolera las chocolatinas, o que Jorge ya tiene bastantes corbatas o que a Angélica no le gustan los peluches. Otras de las reglas es fijar un monto de dinero mínimo para el regalo.

Aprovechando la tecnología, en Internet se creó la página www.amigoinvisibleonline.com, a través de la cual el líder encargado de iniciar el juego puede escribir el nombre de los participantes y su correo electrónico. Al final, cuando estén todos se hace el sorteo para saber quién será el amigo secreto. Algo muy confidencial y seguro.

Eso sí, para que todo salga bien, hay que ver esta actividad como una ocasión perfecta para limar asperezas, romper el hielo con los nuevos, conocer más a fondo las personas que nos rodean, y los gustos y sensibilidades de las mismas. Todo esto genera un ambiente de buena energía y armonía.

Los niños sí que se lo gozan a diario y no se detienen a pensar si es caro o no el regalo, sino que gastan su energía en sorprender a ese amigo. “Le dejo una nota en el puesto diciéndole que vaya y le pregunte a la enfermera qué mensaje tiene. Luego, en otro papelito digo que vaya a la biblioteca y en la sección de historia busque lo que le dejé. Ahí encuentra un chocolate con unas pistas. Claro que al contrario, para que no me pille tan rápido”, dice Carol Tatiana Santos, de 11 años.

AMIGO INVISIBLE, UNA FORMA DE DESPISTAR.

Quienes han vivido la experiencia en otro país, quieren implementar las novedades aquí. Este es el caso de Giuseppe Caputo, quien vivió un tiempo en España y trabajó en un restaurante de Barcelona. “Jugamos amigo invisible, como le dicen allá. Entre los integrantes puede haber un fantasma, el cual se define también por papelitos. El que saque una estrella será el fantasma y jugará a despistar a todo el mundo, a mandar pistas falsas y datos que no son. La gran apuesta también se hacía al final, pues el dueño del restaurante no solo compensaba a aquél que acertara quién era el fantasma, sino también a quien lograra adivinar el amigo secreto de cada uno de los jugadores”, recuerda.

Así que lo del fantasma, lo del premio final y lo de adivinar cada nombre puede ser una estrategia que hoy puede adaptar en su empresa, en el colegio, en la familia o con su grupo de amigos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
15 de septiembre de 2007
Autor
NANCY VELANDIA ARDILA REDACTORA DE EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�