¿Quién se quedará con el control en Itagüí?

¿Quién se quedará con el control en Itagüí?

Hasta hace 48 horas, las personas que ingresaban a la cárcel de Itagüí se iban con una certeza: el penal estaba dividido en dos poderes que se manifestaban desde los anexos 1 y 2.

26 de agosto de 2007, 05:00 am

En el primero ejercía control Diego Fernando Murillo, ‘Don Berna’, ex jefe del ‘Bloque Cacique Nutibara’, que estaba aislado de los demás ex jefes ‘paras’. Permanecía recluido con el guerrillero del Epl Francisco Caraballo, y con el vocero del Eln Juan Carlos Cuéllar.

En el anexo 2 era evidente el poder de Carlos Mario Jiménez, ‘Macaco’, ex jefe del ‘Bloque Central Bolívar’.

Esto, a pesar de que compartía reclusión con otros que fueron jefes paramilitares poderosos.

Hombres del ‘Central Bolívar’ permanecían en guardia frente a las puertas de acceso al patio y varios de ellos custodiaban la oficina que ‘Macaco’ y los hermanos Rodrigo y Guillermo Pérez Alzate, alias ‘Julián Bolívar’ y ‘Pablo Sevillano’, utilizaban para sus reuniones.

Hoy, cuando ‘Macaco’ está por fuera del proceso de paz y se enfrenta a una posible extradición, ni ellos ni Iván Roberto Duque, ‘Ernesto Báez’, parecen tener el poder que mostraba su jefe para controlar esta parte del penal, al punto de que personas cercanas al proceso con los ‘paras’ temían por la vida de Salvatore Mancuso, que se pasaba las horas encerrado en su celda.

Eran conocidas sus diferencias con ‘Macaco’ Francisco Javier Zuluaga, ‘Gordolindo’, trasladado también el viernes a la cárcel La Picota en Bogotá, era otro miembro del grupo de los considerados ‘narcos’ puros que estaban en el anexo 2.

El esquema de poder dentro de la cárcel se reflejaba en las afueras del penal, donde los ex jefes ‘paras’ alquilaron casas que usaban como bodegas. Desde allí ingresaban mesas, colchones, lámparas, comida y elementos de comunicaciones que el Gobierno les autorizó: computadores, celulares, fax.

En esas casas permanecían colaboradores para esperar instrucciones, llevar y traer recados y, en el caso de ‘Macaco’, llevar vales firmados por él que soportaban sus compromisos de pago por diligencias.

Sin ‘Macaco’ y sin ‘Berna’volverá el forcejeo por el control en Itagüí. Sus segundos tendrán que disputarlo con el grupo de ‘Jorge 40’, Hernán Giraldo y ‘Diego Vecino’, y con los ‘paras’ de la línea que fue más cercana a la familia Castaño, como Salvatore Mancuso y ‘El Alemán’.