Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

TORNEO INTERNACIONAL DE CUERDAS Y CRIADEROS DE GALLOS DE PELEA PALABRA DE GALLERO!

Es la primera vez que en Colombia se realiza un certamen de esta naturaleza, con los criaderos, las cuerdas y las organizaciones de gallos más famosas del país y del extranjero. Según el comité organizador, integrado por Nicolás Badrán Castro, Benjamín Orozco, Juan José García, Elías Eljaieck y Jairo Pretan, cada cuerda podrá inscribir cuatro gallos, y la que tenga mayor puntaje se llevará un premio de dos millones de pesos.

Hasta el momento se cuenta con la participación de cincuenta gallos, provenientes de Bogotá, Cali, Medellín, Bucaramanga, Riohacha, Santa Marta, Sincelejo, Cesar y Cartagena.

Como invitado especial estará el coronel Cisneros, fundador hace 25 años de la revista más famosa de México especializada en gallos.

Estas riñas son famosas por varios factores: por el cuidado que se prodiga a los animales, por las jugosas apuestas que se cruzan y por la fama que han alcanzado los nombres de muchos gallos.

Los galleros aman infinitamente este deporte . Algunos han llegado a entregar su vida por amor a sus gallos. De esta actividad participan y disfrutan gentes de todas las clases y condiciones sociales.

Los galleros cuidan a sus animales como a sus propios hijos y los exhiben en los mejores palenques, como su más grande obra maestra.

Por lo general, el gallero es responsable, especialmente cuando de riñas se trata. Siempre cumple sus apuestas y nunca busca broncas cuando pierde. Es apasionado en momentos en que pone en juego su honor cuando sale al ruedo su gallo. De ahí la reconocida premisa: palabra de gallero! En una pelea nada se firma, nada se entrega, no hay boletos ni comprobantes, todo es de palabra. Y ay, de quien no la cumpla! Desde que el animal se está incubando se le brindan los cuidados del caso. Luego, los crían en los macheros, lejos de las hembras para evitar riñas entre ellos mismos.

Los alimentan con proteínas, vitamina B-12 y calcio.

Hasta 25.000 pesos se invierten en el cuidado de un gallo que se prepara para un combate.

Su adiestramiento es todo un ritual.

Los gallos de pelea vienen de dos grandes razas: la Banquiva y la Isoneraqui, originarias de Asia. Su período de vida es de siete años, pero se conocen algunos que alcanzan los diez, y son preparados hasta para cuatro temporadas.

Muchas anécdotas, conservadas en los álbumes de los recuerdos gallísticos, giran en torno a esta afición. Se recuerda, por ejemplo, el combate realizado en Sincelejo entre La Mecedora , un gallo de La Guajira, y La Amistad , de Montería, que produjo la mayor circulación de dinero que se recuerde.

A la medianoche, La Amistad venció a La Mecedora , que dejó endeudados a sus dueños, quienes tuvieron que dejar empeñadas tres camionetas en Sincelejo como parte del pago de sus apuestas.

Nicolás Badrán, uno de los más veteranos galleros de Bolívar, recuerda también una pelea en Valledupar donde uno de los presentes apostó setenta, pensando en 70.000 pesos, ganó, y su adversario le dio 70 millones de pesos.

Todos podrán disfrutar de esta fiesta y quienes no tengan dinero para las apuestas se conformarán con oír gritos como adelante... pica... pica... pollo pica... , en el Coliseo de Ferias Pedro Renals. Pasión gallística Las riñas de gallos se remontan al siglo VIII antes de Jesucristo, cuando se popularizaron en Europa, traídas desde Asia. Era el pasatiempo favorito de Marco Antonio y Cleopatra.

En América, esta afición se inició en México y de allí se extendió rápidamente por todo el Caribe. Fue traída a Colombia por Hernán Cortés. También se atribuye este hecho a Pedro de Valdivieso, quien se vino con la especie directamente desde España.

Desde entonces, la pasión gallística se extendió a todo lo largo y ancho del país y hay quienes la viven con verdadero fanatismo, jugándose el todo por el todo.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
30 de noviembre de 1990
Autor
Por ROSARIO MELENDEZ Redactora de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: