GANADORA ENTRE 513 PARTICIPANTES POESÍA EN LA FLOR DE LA VIDA

GANADORA ENTRE 513 PARTICIPANTES POESÍA EN LA FLOR DE LA VIDA

A María Carolina Tafur la poesía la llama... Un día vio en el periódico la convocatoria a un concurso organizado por el Claustro Moderno y la Casa de Poesía Silva, y se motivó, no para ganar, sino para pulir y organizar unos cuantos poemas , que tenía refundidos en el baúl de sus recuerdos.

31 de octubre de 1990, 05:00 am

La noticia la cogió por sorpresa: con seis poemas ganó a otros 513 colegiales. Pero este premio no es gratuito. La joven de 17 años, estudiante del colegio Santa María, a los seis años ya escribía cuentos en la revista Palabras de niña que imprimía el colegio Nena Cano.

El concurso se realizó en homenaje al magistrado Carlos Medellín, fallecido en los funestos acontecimientos del Palacio de Justicia, en 1985. Y como jurados estuvieron Rogelio Echavarría, Juan Manuel Roca y Jorge Alejandro Medellín.

María Carolina es hija de del abogado Alvaro Tafur, exrector de la universidad del Rosario y de Matilde Saavedra de Tafur, dedicada a las labores sociales.

Ha leído a Borges, Proust, García Marquez y a Rulfo, entre otros. Piensa que la poesía es importante para la gente, aunque no lo reconozca. No se detienen a pensar en la lluvia --dice--, pero hay que recordarles que hay cosas elementales que todavía existen y la poesía las disfraza y las destapa .

María Carolina tiene madera literaria, y dice versos como este: con el pelo rosado y un copo de nube derretido en la nariz... . La poesía es mirar cada instante de diferentes maneras. La joven es una recogedora de instantes y exclama: se ahoga como una polilla en el último Te quiero en los charcos de la calle .

Le gusta la música instrumental, especialmente el jazz. Y en las fiestas, como cualquier joven de su edad, goza al son de un merengue. Tiene novio, pero no está en Bogotá. Muchas veces le gustaría sacar la cabeza por la ventana y decirle a una persona que está lejos: hola , y con la poesía lo logra.

Adora los muñecos, en especial el primero que tuvo, un muñeco de trapo azul, horrible, hecho una miseria, pero que me ha acompañado a todas partes .

Quiere estudiar bellar artes, o literatura. Pero con sinceridad dice que en el momento no podría asegurar si va a escribir por el resto de su vida. Y al final se despide con este verso: Y él le pide a la luna que descubra sus pezones, como a una niña... Galardonados Durante un banquete que tendrá lugar hoy a las 8 p.m. en el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada se otorgarán los siguientes premios: Primero: María Carolina Tafur Saavedra, de Bogotá, ganó una placa y 200.000 pesos.

Segundo: Renson Said Sepúlveda, de Cúcuta, recibirá una placa y 100.000 pesos.

Tercero: Camila Esguerra Muelle, de Bogotá, una placa y 50.000 pesos.

Menciones: Marta Cecilia Hernández, de Medellín; Mónica Hincapié Riaño, de Bogotá; Andrés Ustariz Zuleta, de Valledupar; Humberto Pérez Marín, de Bogotá; Alirio Augusto Melo Gil, de Bogotá y la niña de 12 años, Ana Lucía Hernández Baquero, de Bogotá.