Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL DUO QUE TRANSFORMO EL CAMPIN

Lo que se vio en el estadio El Campín, el sábado 26, fue, más que un concierto, una verdadera puesta en escena. El grupo inglés Pet Shop Boys ofreció uno de los mejores espectáculos que se han visto en Bogotá, combinando, música, danza y video.

La asistencia no colmó la capacidad del estadio y estuvo por los 35.000 espectadores.

La propuesta musical de Neil Tennat y Cristopher Lowe va más allá de lo puramente musical y desde la música pop se adentra en el concepto del arte integral.

No es un concierto lleno de virtuosismo musical, los Pet Shop Boys no tienen mucha capacidad de oferta en ese campo. Su talento está en el manejo de los teclados y esa es prácticamente su única instrumentación. Lowe se encarga de los teclados y Tennat de cantar, lo demás corre por cuenta de los 12 bailarines y el espectacular juego de luces. Los acompañan dos congueros, pero la potencia de los sintetizadores ahoga con facilidad, el tan tan, un poco primario, de los percusionistas.

Los Pet Shop Boys saben que existen dudas sobre su talento y sobre la extraña voz de Tennat. A los rumores responden con hechos. Tennat cantó con la misma calidez y suavidad que se palpa en los discos del grupo. Pero además incluyó una ñapa que demostró que el dúo británico no se debe únicamente a la técnica. A la mitad del show, cuando todo el mundo esperaba otra descarga de sintetizadores, hizo apagar las luces y salió al escenario con una guitarra acústica.

Tennat se dio el lujo de servir el plato fuerte de la noche sin ningún aderezo, lo entregó como si fuera un serenata a la luz de la luna bogotana. Con su guitarra, al mejor estilo de una reunión de colegiales, cantó dos de los más grandes éxitos del grupo Rent y Suburbia.

Pero no fue lo único que impactó de la presentación del grupo. Los Pet Shop Boys si saben lo que es la provocación y la sensualidad. En este último punto están muy cerca de cantantes como Madonna y Prince que recurren al sexo como parte de su espectáculo.

El grupo de baile del grupo presentó una coreografía con una serie de movimientos que harían sonrojar a Madonna y además defendieron la libertad de ser homosexual con alusiones directas al lesbianismo. Sin embargo, el público respondió con un fuerte aplauso, pues el trabajo de los bailarines se hizo con mucha elegancia, a pesar de su crudeza.

Para que el espectáculo fuera completo los Pet Shop Boys ofrecieron un repertorio que incluyó todos sus grandes éxitos, entre ellos los covers de Where the streets have no name, You are always on my mind, I will survive y Go west. En el escenario se tomaron el trabajo de proyectar todos sus videos y además trataron de montarlos en vivo. En las dos horas que duró el concierto hicieron cinco cambio de vestuario.

A los ingleses los acompañó el grupo argentino Los Pericos, quienes calentaron al público con su reggae porteño. Los Pericos demostraron que tienen un gran fuerza sobre el escenario y remataron su presentación con sus dos grandes éxitos: Eu vi chegar, y Me late.

Con el grupo colombiano EX-3 sucedió lo de siempre, los organizadores del espectáculo pretendieron mandarlos al escenario con la mitad de las garantía que existían para los foráneos. Los rockeros criollos -con mucha razón- no aceptaron y por decimoquinta ocasión los músicos colombianos tuvieron que quedarse con sus instrumentos listos en la parta de abajo de la tarima.

A. Z. D.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
28 de noviembre de 1994
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad