Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS MEJORES Y LOS PEORES COLEGIOS, SEGÚN EL ICFES

Sabe usted cuál es el mejor colegio de Colombia, de acuerdo con los resultados obtenidos en las últimas pruebas del Icfes? Pues no. No es ninguno de los que usted se está imaginando. Es un colegio mixto, relativamente joven, ubicado en un rincón del barrio Modelia de Bogotá. Su nombre: Liceo Navarra.

Y, sabe usted cuál es el peor colegio? Se llama Bachillerato Nocturno Julio Figueroa Villa, y queda en Quibdó.

Entre estos dos extremos están cerca de cuatro mil centros educativos de calendario A, es decir, que comienzan sus estudios en enero y finalizan en noviembre.

EL TIEMPO publica hoy en su sección de educación los listados de colegios y los puestos que ocuparon a nivel nacional, y su ubicación en la región en donde están ubicados. Así mismo, presenta a los mejores bachilleres, tanto a nivel nacional como a nivel Bogotá.

En los listados usted encontrará: los primeros colegios y los últimos, según los listados oficiales suministrados por el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (Icfes).

De esta manera, los padres de familia tendrán un parámetro a la hora de elegir colegio para sus hijos.

PUNTOS CLAVES * Puntaje del ICFES de los colegios de calendario A. * Publicación de los primeros y los últimos puestos.

La última prueba Aquí están los resultados del último examen del ICFES, el de agosto, que presentaron 265.000 bachilleres. En su gran mayoría son de colegios de calendario A, es decir que comienzan sus estudios en enero y finalizan en noviembre. Son cerca de cuatro mil centros educativos, entre privados y públicos.

Calendario A La mayoría de la educación del país, el 80 por ciento, se ofrece en calendario A. El calendario B está básicamente en el occidente del país (Valle, Cauca, Nariño y Putumayo) y en la mayoría de los colegios bilinges de las capitales. Publicamos hoy la información de los departamentos con mayor cobertura educativa.

Cómo los evalúan La metodología que utiliza el Servicio Nacional de Pruebas para jerarquizar los datos consiste en comparar estadísticamente el promedio general de cada colegio con todos los demás. Tiene en cuenta también el número de estudiantes y los más altos y los más bajos puntajes de estos alumnos. Este sistema tiene una confiabilidad estadística del 95 por ciento.

Liceo Navarra: 25 años para alcanzar la cima Liceo Navarra? Muy pocas personas tienen referencia de este nombre. Pero, silenciosamente y con paso firme, este colegio ha llegado a la cima de los mejores de calendario A en el país.

En un rincón del barrio Modelia de Bogotá, comenzó a crecer hace 25 años en casetas prefabricadas donde se enseñaban los primeros años escolares. Con el paso del tiempo, fue transformando su estructura por otra de ladrillos y fue aumentando los grados de escolaridad hasta llegar al 11, que es el paso final para entrar a la universidad.

Justamente, este último grado le ha permitido demostrar su buen nivel académico. En los últimos años, los alumnos han ocupado puestos sobresalientes en el examen del ICFES: en 1985, tuvo al mejor bachiller que sacó 397 puntos y en 1986, también figuraron dos de sus alumnos entre los mejores con 393 y 390.

En esta última prueba, la de agosto, el Liceo obtuvo como promedio 365 puntos; el mejor bachiller sacó 384 y el de puntaje menos alto, 331.

Por eso, para sus fundadores y directores, la española María Isabel Lizarraga y su esposo, el colombiano Bernardo Fandiño, no fue ninguna sorpresa ni un golpe de suerte ser los primeros entre los cerca de cuatro mil colegios que presentaron el examen.

Para llegar a esta posición, no se valen de cursos pre-ICFES. María Isabel resume el éxito en tres aspectos: el trabajo que realizan con los 800 estudiantes, entre niñas y niños; la calidad de los treinta docentes y la respuesta de los alumnos y padres de familia.

Lo importante es que el estudiante aprenda a pensar, relacione conceptos, haga análisis de situaciones y tenga una buena comprensión de lectura. Y no que sean especialistas en memorizar conceptos , dice.

Por eso, han reforzado las áreas de matemáticas y español. En español, por ejemplo, enseñamos las bases de la gramática y, sobre todo, el análisis literario. La comprensión de lectura y la composición de obras son parte fundamental para que desarrollen la claridad que se debe tener para escribir.

Aunque el colegio no es bilinge, ofrece exclusivamente la enseñanza de este idioma desde los primeros años de escolaridad. Es tan buena su calidad, dice María Isabel, que entre las electivas por las que optan sus alumnos en el examen del ICFES (actitud mecánica, razonamiento abstracto e inglés), es en esta última que les va mucho mejor.

Los docentes son cuidadosamente seleccionados. Tenemos en cuenta de qué universidad son egresados. Preferimos los de la Javeriana, la Nacional, la Pedagógica y los Andes. Y nos preocupamos porque tengan, en verdad, vocación de maestros y manejen muy bien la materia que van a dar .

Además, son docentes contratados de tiempo completo. Están desde las 7 de la mañana hasta la 1:30 de la tarde y tienen una hora a la semana dedicada exclusivamente a la atención de los padres de familia.

También nos fijamos en sus valores como personas porque para nosotros es importante formar estudiantes disciplinados, íntegros, sensatos, responsables, respetuosos y arraigados a la fe cristiana .

No es extraño entonces el orgullo con que hablan sus estudiantes. Los que presentaron el examen de Estado aseguran que confirmaron la buena formación que les da su colegio. Coinciden en decir que, gracias a ello, han podido entrar sin mayor problema a universidades como la Nacional, la Javeriana y los Andes.

La miseria, razón de ser el peor colegio En ocho piezas de un viejo caserón en Quibdó, antiguo cuartel militar, funciona hoy el colegio de bachillerato nocturno Julio Figueroa Villa, creado hace seis años por una asociación de nueve profesoras.

Además del colegio, en esas desvencijadas instalaciones de tejas de zinc, muros carcomidos por la humedad e invadidas por penetrantes olores a orín, realizan labores otros tres establecimientos de secundaria nocturna, con cerca de mil estudiantes.

Por las mañanas y por las tardes, el lugar es aprovechado por las cuatro escuelas que comparten, en sus respectivas jornadas, cuarenta salones estrechos, doce sanitarios y ocho lavamanos.

Somos muy pobres , dice Rosalba Rentería de Cuesta, rectora del Colegio Figueroa Villa. Agrega que el colegio lo crearon para arreglar un problema social. Es que ni el departamento ni la nación tienen dónde albergar estos alumnos .

Las ocho aulas que ocupan, como todo el lugar, pertenecen al departamento del Chocó, con el que establecieron un convenio. Su compromiso es pagarle a la señora que hace el aseo, pagar los servicios y reparar los daños que se ocasionen.

El colegio cuenta con diez profesores: ocho pagados por la institución y dos por el Estado. Su sueldo va de acuerdo con las horas dictadas. Es tan poquito lo que podemos pagar, que hasta pena me da decírselo , dice la rectora.

Cuenta con 209 alumnos, a los que por su extrema pobreza les queda difícil conseguir los 2.300 pesos de la pensión. Hoy muchos dice Rentería no han pagado un solo mes y el colegio se sostiene con las pensiones de los alumnos .

Para dictar las clases, los profesores únicamente cuentan con su voz, el tablero y la tiza. Mire dice Rentería, si no tenemos siquiera un espacio propio para dictar las clases, menos vamos a tenerlo para hacer una biblioteca o montar un laboratorio . Para suplir esta deficiencia, hacen convenios con otras instituciones educativas de Quibdó.

Sin embargo, en todo el Chocó no se encuentra una verdadera librería donde se puedan adquirir textos guías que ayuden a la preparación. Apenas se encuentran cartillitas. Y en los sesenta colegios del departamento, no hay un laboratorio debidamente dotado.

Esta semana, la Gobernación del Chocó logró un acuerdo con la Universidad del Valle para la entrega de un laboratorio y la capacitación para varios docentes. El laboratorio empezará a funcionar en la Universidad Diego Luis Córdoba.

Para el secretario de Educación del Chocó, Jorge Perea Peña, esta falta de dotación hace que el estudiante no esté capacitado suficientemente para competir con el estudiante del interior, que sí recibe una adecuada formación.

Otro factor que incide en la baja calidad de la educación es explicada por los rectores y por la misma Secretaría de Educación: el estudiantado de la noche, en su mayoría, trabaja durante todo el día y son casados.

La universidad es una cosa remota, dice Rentería; de las tres promociones de bachiller que se han logrado graduar en el Figueroa Villa, a la universidad si han entrado cinco son demasiados. Además, ingresan a la Diego Luis Córdoba, aquí en Quibdó, porque pese a sus aspiraciones, no tienen cómo salir de aquí .

(LISTADO DE COLEGIOS, VER TOMO)

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
2 de noviembre de 1993
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad