Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Mineritos madrugan para evadir controles

A las 2:30 de la mañana, después de beber un pocillo de aguapanela fría, de la que sobra de la cena, y un pan de 200 pesos, un joven de 15 años sale de su casa, en la vereda Morcá (Sogamoso) y se dirige a una de las tantas minas de carbón que hay en el sector.

Con el frío de la madrugada calándole los huesos, este adolescente se adentra en un estrecho socavón, donde permanece durante cerca de seis horas arrancándole a la tierra las duras y negras piedras de carbón, labor por la que le pagan entre 25 y 30 mil pesos diarios.

“Me toca madrugar para que me dejen trabajar –cuenta el joven–, porque el administrador de la mina dice que en el día los de Ingeominas o los de Corpoboyacá pasan a revisar si hay muchachos trabajando”.

A las 8 de la mañana abandona el socavón y regresa a su casa a desayunar. El resto de la jornada se la pasa jugando fútbol con sus antiguos compañeros del colegio de Nuestra Señora de Morcá, a cuyas aulas no ha vuelto desde que tenía 12 años y cursaba el sexto grado.

“Por la tarde me reúno con otros mineros a tomarme unas cervecitas”, dice, mientras comenta que él trabaja para darse algunos lujos, como celular, ropa de moda y hasta para tener novia. Al igual que él, otros niños y jóvenes de Sogamoso, Gámeza, Tópaga, Corrales, Paipa, Sogamoso, Tasco, Samacá, Maripí, Muzo y San Pablo de Borbur, poblaciones boyacenses con gran actividad minera, trabajan en la explotación de carbón, esmeraldas, arena o arcilla.

Víctimas del trabajo infantil Estudios adelantados por la Agencia Pendí y por la Fundación Cementos Argos, señalan que en Boyacá al menos 1.390 niños laboran en la minería.

Según esas investigaciones, en el 2003 trabajaban en las minas de esmeraldas 860 menores y en las explotaciones de carbón, 520. Los municipios con mayor índice de trabajo infantil en Boyacá son Muzo, Sogamoso y San Pablo de Borbur.

Lo peor es que en solo Sogamoso, de 159 niños en las minas, 13 apenas tiene entre 5 y 10 años.

Las labores de la minería, que para algunos niños y jóvenes puede ser una manera de ganarse unos pesos y para otros un medio de sustento de sus familias, se convierten en una amenaza para la población infantil, por cuanto la explotación minera se realiza de manera artesanal y sin protección.

Este año, las autoridades han reportado la muerte de un niño y la lesión de otro en accidentes relacionados con labores mineras. El martes 6 de febrero murió Freddy Alexánder Chaparro Molina, de 13 años, en la tragedia de Gámeza, donde perecieron otros siete mineros.

En febrero también resultó herido un menor de 16 años cuando manipulaba un explosivo en una cantera de arena de Sogamoso.

Debido a las heridas, este joven perdió la visión del ojo izquierdo y ve muy poco por el derecho.

“Esto nos ha costado mucha plata y somos de muy bajos recursos. Le han hecho varias cirugías y ya estoy debiendo más de diez millones de pesos”, dijo el padre del menor, Samuel Pulido. María Luisa Camacho, directora del Icbf en Boyacá, señala que este es un problema grave y que ya lo están tratando en 10 municipios del departamento.

159 menores trabajan en Sogamoso.

Según el Estudio de Protección de la Salud en los Menores Trabajadores, realizado en el 2006 por el Plan de Atención Básica de la Secretaría de Salud de Sogamoso, en esta ciudad trabajan 111 niños y 48 niñas en labores relacionadas con la minería.

En el municipio se conformó la Mesa para la Erradicación del Trabajo Infantil y en 1998 se creó la Casa del Menor Trabajador Minero. Allí se dictan talleres para que los niños mineros aprendan a tallar el carbón.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
19 de junio de 2007
Autor
HÉCTOR H. RODRÍGUEZ A.

Publicidad

Paute aqu�