Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

VIGILARÁN LA FINCA DE LA SECTA TAO

La Policía y el Ejército mantendrán vigilada la finca de la secta Tao, ubicada en el santuario de flora y fauna de Virolín, en Santander, tras las denuncias en el sentido de que sus integrantes estarían armados. Así lo anunció ayer el secretario de Gobierno del departamento, Alvaro Josué Agón.

Por: NULLVALUE

Entre tanto, los miembros de la secta, acusados de depredar el santuario, dijeron que no se retirarán de allí porque poseen escrituras de propiedad de la finca y que del exterior llegarán más miembros de la comunidad.

El gobierno departamental anunció que mañana se desplazará una comisión para constatar el daño al medio ambiente que supuestamente han ocasionado los miembros de la secta.

El funcionario señaló que se desplazará una comisión al parque con el fin de evaluar el estado de la zona, donde se está construyendo una carretera sin el respectivo estudio de impacto ambiental.

De acuerdo con las denuncias de la Fiscalía de Málaga, en el sector fueron derribados árboles de especies únicas en el mundo.

El Defensor del Pueblo, Luis Eduardo Agón, recibió las denuncias por parte de la comunidad del corregimiento de Virolín y de algunos miembros de la secta, sobre la depredación de los bosques.

Jaime Vicente Castro, delegado de la secta, aseguró que las 300 personas que están allí permanecerán porque la tierra es de propiedad del grupo y anunció que el número de habitantes allí asentados aumentará porque se espera la llegada de miembros de la secta desde Estados Unidos, India, Israel y varios países de Europa y Latinoamérica.

Con relación a las acusaciones que se les imputan, dijo que eso no es cierto, pues lo que hacen es reabrir una carretera cerrada hace 80 años.

Manifestó, además, que las abejas que atacaron a los niños del Colegio Ecológico y a los periodistas, lo hicieron porque sólo se ensañan con quienes no conocen.

Así mismo, aseguró que permitirán el ingreso de las autoridades para que inspeccionen la zona, a pesar de que el lugar lo consideran un sitio sagrado que podría ser profanado si lo pisan personas que comen carne, ingieren licor y consumen cigarrillos .

El lote del problema lo conforman dos fincas (de las cuales sólo una tiene escritura de propiedad), ubicadas en la zona de amortiguamiento de 40 mil hectáreas, que protege las 12 mil hectáreas del parque donde existe el único bosque de robledales húmedos del mundo.

Publicidad

Publicidad