Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CRUDO FALLO SOBRE TOMAS GUERRILLERAS

La Corte Suprema de Justicia indultó a siete guerrilleros del reinsertado EPL, acusados de asesinar a dos policías en la toma a Valparaíso (Antioquia), en junio de 1988. La Corte dijo que la sorpresa es una herramienta de combate propia de la guerra de guerrillas .

Advirtió, igualmente, que cuando los insurgentes atacan a la fuerza pública y causan el deceso de policías o soldados, en desarrollo de la toma a una población, las bajas no pueden juzgarse como asesinato, sino como delitos de combate conexos con la rebelión.

Respecto de ellos procede el indulto, salvo el caso en que los militares o policías han sido sometidos a un estado de indefensión.

En un intempestivo pronunciamiento, la Corte Suprema de Justicia dijo ayer que la sorpresa es una herramienta de combate propia de la guerra de guerrillas y obvia en la confrontación entre insurgentes y efectivos militares.

Así, cuando en desarrollo de tomas guerrilleras los insurgentes atacan a la fuerza pública y causan el deceso de policías o soldados, tales ilícitos no pueden juzgarse como asesinato sino como delitos de combate conexos con la rebelión.

De este modo salvo en los casos en que los guerrilleros han sometido previamente a sus víctimas al estado de indefensión el indulto procede.

Bajo esa tesis, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia otorgó ayer el indulto a 7 guerrilleros del reinsertado Ejército Popular de Liberación (Epl).

Sobre ponencia del magistrado Guillermo Duque Ruiz, la Corte revocó una sentencia del Tribunal Nacional o sin rostro y, antes que procesar por homicidio a los guerrilleros, decidió otorgarles el perdón y olvido.

Los 7 guerrilleros habían participado en la toma al municipio antioqueño de Valaparaíso, el 4 de junio de 1988.

Ese día, unos 70 guerrilleros se tomaron el municipio y asesinaron a los policías Edilberto Bolívar y Ubaldo de Jesús Mesa, quienes custodiaban la sede del Banco Cafetero.

Los guerrilleros del Epl involucrados solicitaron oficialmente a la Justicia que cesara los procesos en curso en su contra y les aplicará el indulto.

El ataque Al examinar el caso, el Tribunal Nacional negó la petición porque, a su juicio, los policías habían sido muertos en estado de indefensión fuera de combate y ante el cargo de homicidio no es posible conceder perdón y olvido.

El Tribunal concluyó que hubo indefensión porque el asesino de los policías iba vestido de civil y no abiertamente armado.

La Corte, sin embargo, rechazó esos argumentos y dijo que las muertes de los policías se produjeron en combate, son producto del factor sorpresa y, en consecuencia, están ligadas al delito de rebelión.

Como el mismo Tribunal los reconoce, la sorpresa es una de las más exitosas y corrientes herramientas usadas por los combatientes .

Que ya no se uniformen los guerrilleros es apenas obvio y se acostumbra a hacer como medida de cuidado y protección.

El hecho de que el guerrillero homicida sólo haya dejado ver el arma cuando la esgrimió para disparar y matar, y que por su indumentaria no pudiera identificarse como rebelde, en nada se opone al beneficio reclamado pues este actuar es propio de la guerra que libran las guerrillas .

Añade la Corte: en desarrollo del asalto es obvio que los blancos primeros y sustanciales eran los miembros de la Fuerza Pública, en este caso los policías.

Dentro de los objetivos de los guerrilleros al asaltar la población (tomársela, obtener provecho económico) las dos muertes de los uniformados no aparecen como ajenas al combate sino inherentes a éste.

La decisión del máximo tribunal de la justicia ordinaria beneficia a Jesús María Zapata, Milton Patiño Ocampo, Víctor Raúl Ramírez Gíl, Luis Alberto Castaño Martínez, Nelson de Jesús Alzate Sánchez y Hernán de Jesús Pulgarín Arcila.

Pronunciamientos sobre orden público En materia de orden público la Corte produjo recientemente dos fallos de trascendencia. Uno se refiere a la calidad de guerrilleros que tienen quienes colaboran con la insurgencia así no empueñen las armas, y en otro sentó jurisprudencia sobre el porte ilegal de armas.

El pasado 19 de agosto, la Sala Penal de la Corte Suprema dijo que quienes realizan labores de financiamiento, ideológicas, de planeamiento, publicidad y comunicaciones, entre otras, también son rebeldes, y amplió la cobertura del delito de rebelión a los auxiliadores de la guerrilla.

No todos los miembros de un grupo guerrillero tienen que ser combatientes para que se les pueda considerar rebeldes; basta con que pertenezcan al grupo subversivo y, por dicha razón, le sean encomendadas labores de cualquier naturaleza , dijo la Corte.

El segundo fallo, producido el 24 de septiembre, extendió los efectos del delito de porte ilegal de armas a quienes, sin utilizar o llevar un arma, acompañan o conocen a quienes las llevan.

La corporación sostiene que no se puede limitar el alcance del verbo portar a la idea de llevar el arma en la mano, o en la cintura, o de alguna manera adherida al cuerpo .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
30 de octubre de 1993
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad