Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Futbolistas colombianos: no todos ganan como ejecutivos

El ingreso de los futbolistas colombianos ha variado sustancialmente. Para algunos jugadores, la profesión es tan rentable que incluso sus salarios se pueden comparar con los de presidentes de grandes empresas. Pero este privilegio no lo tienen más de 15 jugadores de los que actúan en los equipos colombianos. (VER GRAFICOS)

De acuerdo con la información recolectada entre los ocho equipos que participan en las semifinales del torneo colombiano, hay un grupo de jugadores en el país, que por su experiencia, participación con la Selección Colombia y recorrido internacional, reciben salarios que bordean los 40 millones de pesos al mes.

“En Colombia los futbolistas ganan muy bien y sin conocer en detalle como pagan en otros equipos, en el nuestro (Boyacá Chicó) los salarios son buenos -altos- teniendo en cuenta la situación económica del país. Comparados con otras ligas de Suramérica podríamos ocupar el cuarto lugar en remuneraciones a nuestros futbolistas, detrás de Brasil, Argentina y Chile”, señala Eduardo Pimentel.

Sin embargo, en el otro extremo está un grupo de jugadores que devengan el salario mínimo, la mayoría de ellos hacen parte de los equipos eliminados del octogonal final o los juveniles que apenas llegan a la primera división.

“A los muchachos acá los llevamos despacio. Es malo que un futbolista que un día tiene apenas para subirse a un bus, de la noche a la mañana pueda comprarse un carro cero kilómetros”, explica Héctor Fabio Báez, presidente de Santa Fe.

La manera de estratificar los salarios de los futbolistas es la misma en los equipos indagados. Como se dijo, el escalafón lo encabezan los deportistas nacionales de mayor experiencia y recorrido, y los extranjeros que llegan a reforzar los planteles al país.

En un segundo renglón aparecen otros futbolistas destacados, con menor experiencia internacional, que han disputado entre 100 y 150 partidos profesionales, con logros como títulos locales y recorrido por equipos nacionales, cuyos salarios oscilan entre los 5 y los 15 millones. A este grupo pertenece el grueso de los ídolos de los estadios colombianos.

En un tercer puesto se ubican quienes apenas se están consolidando y no alcanzan los 100 juegos profesionales. Sus sueldos van de un millón a los 5 millones de pesos, algo similar a lo que gana un profesional universitario con cierta experiencia.

“El futbolista sabe que tiene una carrera relativamente corta que puede acabar entre los 34 y los 36 años y por eso su meta es aprovechar al máximo los 8 o 10 años que sean profesionales para asegurar el futuro de sus familias”, explica Rodrigo Otoya presidente del Cali.

Carlos Alberto Palacio, presidente del Independiente Medellín confiesa que negociar los salarios con los futbolistas no es fácil. “Medellín tiene una nómina intermedia y gran parte de nuestros jugadores ha surgido de las canteras, de todas maneras resulta muy difícil llegar rápidamente a acuerdos porque todos pretenden salarios muy altos y las condiciones actuales no lo permiten”, señala.

Por su parte, Víctor Marulanda, presidente de Atlético Nacional, y quien fuera jugador y técnico del mismo equipo, dice que su estrategia a la hora de llegar a acuerdos es sencilla porque conoce con propiedad las dos partes del negocio.

“Yo les digo: esto es una empresa que hace parte de una gran organización, y todos nos tenemos que acomodar con los presupuestos que destinan a esta familia. Usted pide esto y se le puede pagar hasta esto. ¿Lo satisface?, y por lo general en el ‘tire y afloje’ se encuentran puntos comunes”, relata.

Nacional pertenece a la Organización Carlos Ardila Lülle.

Los directivos revelaron que en el país hay dos modalidades de pago a los futbolistas. De los 18 equipos, 14 utilizan un salario dual. Es decir, acuerdan un básico bajito (aproximadamente un millón de pesos), y el resto, en contratos de publicidad para no generar prestaciones sociales.

Los otros cuatro equipos (Cali, Nacional, Millonarios y otro no aclarado) ajustan todo dentro de las normas y los términos salariales que obliga la ley.

“Son ingresos comparables con los de altos ejecutivos; lo cierto es que los riesgos físicos de un futbolista, lo corto de la profesión y la alegría que generan hacen ver esas cifras como justas”, afirma Juan Carlos López, presidente de Millonarios.

SE VAN BARATOS Y REGRESAN COSTOSOS Cuando un futbolista local es transferido al fútbol internacional su salario se puede quintuplicar. Luego de dos años, más o menos, ese futbolista pierde importancia en el club extranjero que lo contrató y su alternativa es regresar al torneo colombiano. Algunos no son conscientes de que acá no se les puede pagar lo que reciben en ligas poderosas. El caso es sencillo y Héctor Fabio Báez, presidente de Santa Fe lo explica: “El defensa Francisco Nájera se ganaba 8 millones en el equipo antes de ser transferido al fútbol de México, en donde cobra 20.000 dólares. Queremos que regrese y le podemos pagar 7.500 dólares y estamos negociando”.

10 años en promedio es la vida profesional de un futbolista. Por esa razón, el deportista es exigente en su contrato.

"Resulta muy difícil llegar a acuerdos porque todos pretenden salarios muy altos y las condiciones actuales no lo permiten”, Carlos Palacio, Pte.

DIM .

Nacional y Cali, los que más pagan Aunque estas cifras no son oficiales, pues cada directivo consultado es muy cauteloso a la hora de revelar nombres, de acuerdo con los datos suministrados se puede deducir quiénes son los mejor pagados de cada equipo.

En Nacional, el delantero Víctor Hugo Aristizábal, que ha sido campeón con el equipo, capitán de la Selección Colombia que ganó la Copa América en el 2001, y máximo goleador extranjero en el fútbol de Brasil, tiene un salario en la actualidad cercano a los 30 millones de pesos, sin contar los premios que recibe por sus buenas actuaciones y nivel. Junto a él, cobrarían de manera similar otros ‘veteranos’: Sergio Galván Rey, Elkin Murillo y Jairo Patiño.

En el Cali, el argentino Martín Cardetti y el colombiano Sergio Herrera también tendrían salarios cercanos a los 30 millones de pesos.

Uno de los mejor remunerados de Santa Fe es el goleador Léider Preciado, con unos 16 millones de pesos; en Millonarios, Carlos Villagra, Gerardo Bedoya, Juan Quintero o Ricardo Ciciliano, bordean los 20 millones. En el Huila, Bélmer Aguilar recibe el mejor salario (16 millones), cifra similar a la que cobrarían en el Chicó, Jerson González y Néstor Salazar.

Publicación
portafolio.co
Sección
Información general
Fecha de publicación
28 de mayo de 2007
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad