Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

DIEZ PUNTOS A LA ORGANIZACIÓN

Desde las tres de la madrugada del domingo, las filas ya empezaban a tener cuerpo, y no precisamente con lentitud. A esa hora, las pintas solladas se generalizaban en los alrededores del estadio El Campín. Todo esto en medio de una organización que merece una calificación de diez puntos.

Los frascos plásticos con agua y gaseosa y algunos cojines servían para apaciguar un poco la tortura de haciendo fila durante 9 horas, hasta las 12 del mediodía, cuando se abrieron las puertas del estadio, o las 20 horas que pacientemente esperaron hasta que sobre la tarima aparecieron Axl, Slash y sus secuaces.

Allí, en los primeros puestos de las filas, las conversaciones tenían en su mayoría el dejo del acento paisa. Eran antioqueños que la noche la habían pasado en los alrededores del estadio.

Muchos de ellos, la mayoría, estaban sin pegar el ojo en toda la noche. Como un grupo de paisas que habían dejado su ciudad para no perderse del concierto del sábado.

La noticia de la cancelación los tomó cuando llevaban 45 minutos de haber salido de Medellín en los siete buses de turismo, en la mañana del sábado. Se reunieron por 45 minutos discutiendo si seguían o se devolvían. Al final, siguieron el camino hacia el espectaculo de Guns N Roses seis buses, y uno se devolvió.

Por eso tuvieron que pasar la lluviosa noche del sábado caminando por las calles cercanas de El Campín o paseándose por la Zona Rosa.

No tenían más ropa que la que llevaban puestas porque en la agencia en que compraron los tiquetes a plazos del concierto, les dijeron que se devolvían la misma noche del sábado.

En la manaña también llegó un jet de Avianca desde Cali que, según operadores de la aerolínea, era el vuelo con pasajeros más jóvenes: la mayoría no pasaba de los 17 años.

El ánimo del público empezó a moverse a las 5 de la tarde, cuando las tribunas se conviertieron en la ya tradicional ola. A las 6, la gramilla ye era un avispero de espectadores que alegres y tranquilos esperaban las primeras notas de rock.

Esta vez no hubo grandes aglomeraciones de personas a las entradas. Tampoco el desfile hacia las graderías y gramillas significaron problema alguno para los espectadores.

Para prensa e invitados especiales, una de las puertas funcionaba a la perfección.

Buena parte de esta organización a la entrada se le debe a la Policía que acordonó todo el área que rodea el estadio, de tal forma que las personas no podían acercarse demasiado a las entradas.

Mientras tanto, por altoparlantes que se escuchaban claramente en todo el estadio, y hasta en la parte exterior, todas las indicaciones para el público: si quería comprar algo, si necesitaba ir al baño, si se perdía, si tenía alguna necesidad médica...

A las 7 de la noche, el centro de atención médica que la Cruz Roja instaló en la parte sur del estadio era más una sala de visitas ocasionales, por la camaradería, que un centro para heridos. Simplemente, hasta entrada la noche, no se había presentado ningún caso.

Los primeros informes de la policía y demás organismos de seguridad reflejaban exactamente lo mismo: no había ningún inconveniente en cuanto al orden.

El tráfico también estuvo muy bien organizado. El costado derecho de la carrera 30, de sur a norte, desde la calle 52 para facilitar el desplazamiento del público y evitar trancones. Lo único que sobraba, además de las intenciones de divertirse, eran la pintas extrañas. Las pañoletas eran las más frecuentes en los hombres una moda muy Axl, mientras que los jeanes negros y chaquetas de igual color, adornadas con tachuelas, estaban generalizados entre los jóvenes.

Y todos caminando con una tranquilidad, como demostrando que todos los rumores sobre el comportamiento que ellos tendrían durante el espectáculo no era más que puras especulaciones de los viejos .

Y demostrando, también, que el público bogotano y colombiano en general está lista para esta clase de espectáculos. La buena noticia es que, por los resultados de anoche, la fila de grupos que estarían en el país es larga.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
30 de noviembre de 1992
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�