Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

QUÉ ES LA EMISIÓN DE DINERO

La historia de la emisión de dinero en Colombia, aunque debió correr paralela con la misma independencia del país, comenzó con un retraso de más de un siglo. Rotos los nexos de subordinación en 1810, para 1910 no existía en Colombia una Banca Central. El Banco Nacional, cuyo nacimiento data de 1880, tuvo una accidentada vida debido a que los bancos privados existentes en ese entonces, el de Bogotá y el Colombia, se rehusaron a aceptar los billetes emitidos por la institución.

Es decir, que la banca privada tenía el monopolio de la emisión de moneda, y en sus inicios, las autoridades se vieron forzadas a aceptar la coexistencia de la emisión estatal y particular.

Sólo fue hasta 1885, cuando por Decreto 604 se elevaron a la categoría de moneda legal los billetes del Banco Nacional, medida que fue complementada con la Ley 87 de 1887, que prohibió la aceptación de monedas diferentes como medio de pago de las transacciones.

Volumen de emisión En cuanto al volumen de dinero emitido, es célebre el dogma de los 12 millones de pesos, tesis según la cual el máximo monto deseable de emisión era esa cantidad de numerario para preservar su función de servir como depósito de valor.

La idea era que a medida que creciera la producción y ante una oferta constante de dinero, los billetes se valorizarían progresivamente.

El dogma tuvo un desarrollo posterior, cuando se los hacendistas de la época asumieron que la circulación de dinero adecuada para la economía era el triple de las rentas públicas, cuantía esta última de cuatro millones de pesos de aquella época.

El capítulo subsiguiente en la historia de la emisión fue la creación en 1905 del Banco Central de Colombia, iniciativa que tenía el germen de la autodestrucción, ya que fue autorizado por el gobierno de Reyes para desarrollar las actividades propias de la banca comercial.

Y en 1923, la misión Kemmerer recomendó la cración de un banco de emisión, con lo que después de 113 años de independencia política, existió acuerdo entre el gobierno y los legisladores para expedir la ley que le dio vida al Banco de la República.

Emisión actual Hoy en día, la emisión de dinero es un proceso que se surte en varias etapas. Como es natural, comienza con la producción física de los billetes y termina con su puesta en circulación.

En primera instancia, se reúne la Junta Directiva del Banco de la República para acordar y ordenar la impresión de un determinado número de billetes, previa especificación de todas sus características.

El resultado es que se activa la imprenta y se obtiene por resultado un volumen de papel que no tiene valor dististinto al costo físico del material empleado en su elaboración, papiro que en términos contables figura en una cuenta denominada archivo.

El segundo paso consiste en que la junta de nuevo se reúne una vez al año para fijar un cupo de emisión, decisión que se toma atendiendo a dos criterios principales: Los billetes que han de sustituirse, ya sea por deterioro normal o daños causados por los tenedores, los cuales se llevan a la incineradora o a la máquina que los rompe en fragmentos muy pequeños.

Y los billetes que hay que generar a efectos de suplir la demanda de dinero, parámetro que a su vez se sustenta en la proyección de variables - macroeconómicas como el crecimiento del Producto Interno Bruto, el estimativo de las reservas internacionales y otros parámetros que propendan por el equilibrio entre la oferta y la demanda.

Esta decisión de la junta del Emisor es el primer acto del proceso de emisión. La etapa subsiguiente consiste en que la tesorería del banco, con base en el cupo previamente fijado y dadas las condiciones de deterioro y demanda de dinero, mediante un acta genera un asiento contable en virtud del cual saca una parte de los billetes del archivo o bóveda, y los contabiliza como caja dentro del balance del Emisor.

En este punto los billetes dejaron de ser papiro para convertirse en dinero, con todas las características que tiene el bien líquido por excelencia, de servir de unidad de cuenta, medio de pago, depósito de valor, patrón de pagos diferidos y en fin, todos los atributos que tiene la mercancía que se denomina dinero.

Un antecedente El historial delictivo del país en materia de robos bancarios no es ni mucho menos una novedad. Si se revisan los registros de la Casa de Moneda, en la quinta década del siglo XIX, el entonces jefe de la Casa, declaró insubsistente al administrador, (de apellido Restrepo), con el único fin de apoderarse de 3.000 pesos oro, recién acuñados, del Tesoro de la Casa.

El personal permaneció firme alrededor del Administrador. Nadie se retiró porque tenian que salvar los intereses puestos asu cargo. Así se evitó que los revolucionarios hicieran moneda falsa. La Casa suspendió labores mientras pasaba el huracán.

Persistía en el Gobierno la idea de de cerrar o arrendar la Casa de Moneda. El Administrador Restrepo demostró, cómo en Inglaterra y Francia las Casas de Moneda se han establecido para prestar el servicio a los ciudadanos, para que puedan convertir sus metales en moneda.

Que del espíritu que ha informado a nuestros legisladores sobre moneda, se puede sacar el corolario, de que se han olvidado que las Casas de Moneda no prodecen renta, y Si el Gobierno no paga los gastos, quién los pagará?

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
31 de octubre de 1994
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: