Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ENRIQUE VARGAS

Hay 21 personas que tienen cientos de historias sobre él. Son los artistas del Centro de Investigación de la Imagen Dramática de la Universidad Nacional de Bogotá, donde realizan trabajos sobre la imagen sensorial desde hace 15 años. Allí fue donde construyó y realizó su sueño más preciado: El hilo de Ariadna, una de las obras que acaba de ganar el XXXIV Salón Nacional de Artistas.

Enrique Vargas se ha mostrado siempre como es: descomplicado, tomador de pelo, irreverente y perfeccionista. Cualquier anéctoda les sirve para difinirlo: se viste con pantalones anchos y botines de cuero; deja chistes en el contestador; tiene una paciencia...; oye boleros y canta los mismos tangos que oía en Manizales, su tierra natal.

Los adjetivos sensible, burletero, descomplicado e inquieto hacen parte de una lista de términos con la cual los jóvenes artistas, entre ellos, Valentina, su hija, lo describen sin necesidad de pensarlo mucho.

Sin embargo, por encima de la forma, hay una teoría y algunas obsesiones. El teatro le ha permitido desarrollarlas, pero es El hilo de Ariadna la obra que las conjuga todas. Esos intereses están también en los olores, por aquello de que es el sentido de mayor memoria. Allí pretende que la gente evoque a través del olfato, la oscuridad y los caminos sin salida.

Lo de meterse en laberintos es algo que ha perseguido siempre. Desde niño aprendió a jugar con el espacio, meterse y perderse. Su casa está llena de pequeños rincones, de detalles y territorios donde inventa y a la vez se divierte.

Cuando en los años sesenta estuvo en Nueva York estudiando antropología, la guerra de Vietnam y la vida de los latinos en esa gran ciudad lo llevaron a inventar un laberinto que llamó Camino boricua vs. american way life.

Todo en él ha sido búsqueda constante a través de la cual ha llegado con sus obras a Cádiz, Ráavena, Lisboa, Praga y otras ciudades.

Pero el mayor laberinto, ése del que nunca sale porque siempre anda detrás de alguna idea, es el de su imaginación.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
12 de noviembre de 1992
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�