VENEZUELA: CAEN SIETE TERRORISTAS DE CUELLO BLANCO

VENEZUELA: CAEN SIETE TERRORISTAS DE CUELLO BLANCO

La policía desató, este sábado, una verdadera cacería de águilas y detuvo a siete altos ejecutivos financieros a quienes acusó de formar parte de una pandilla terrorista que hizo estallar varias bombas en las calles de Caracas. Las explosiones forzaron bajas en la Bolsa de Caracas y, en forma especial, en los mercados internacionales en los cuales cayeron los precios de bonos que el Estado venezolano tenía en venta y que pudieron ser comprados por los autores de los atentados.

10 de octubre de 1993, 05:00 am

El comisario Orlando Jordán Petit, director de la Policía Técnica Judicial (PTJ), dijo que entre los acusados figuran los más altos responsables de tres entidades financieras y el ex presidente de la poderosa Compañía Autónoma Nacional de Teléfonos de Venezuela (CANTV), Thor Halvrossen, cerebro de la operación terrorista.

La CANTV equivale en Colombia a Telecom y a todas las empresas de teléfonos juntas.

Halvorssen fue, en 1978, enlace oficial de Venezuela en el Consejo de Seguridad de Estados Unidos para asuntos de narcotráfico, nombrado por el presidente Carlos Andrés Pérez.

Las detenciones fueron anunciadas por el comisario Jordán luego de un interrogatorio de dos días a Ramiro Helmeyer, quien se entregó a la Policía y confesó su participación en el complot. Helmeyer aparecía como el cerebro de la operación, pero este sábado la investigación se elevó a los cielos financieros de Caracas.

Jordan dijo que otros detenidos son Alvaro Campins Camejo, presidente de Asfastrol (financiera con intereses en el exterior); Gustavo José Mancera, abogado y asesor financiero de Campins; José Ibrahim, presidente de Serfincor (intermediaria de capitales); Alan Torres Oliver, presidente de Serfin S.T.; András Manuel Rodríguez, de la misma empresa, y Danilo Diazgranados, de Fisa Unión.

Jordán anunció que habrá más detenciones en la medida en que se vayan confirmando algunos detalles .

Basta ya de privilegios y de privilegiados dijo. Iremos hasta el hueso (el fondo) de esto, porque es la decisión de Venezuela, de su Gobierno y de su Policía .

Las cosas se harán como se tienen que hacer, no importa a dónde se lleve la investigación y quién deba ser arrestado , dijo Jordán.

El comisario dijo igualmente que en una población del interior del país se entregó Carlos Freddy Gamboa, otro de los implicados por Helmeyer en sus confesiones.

Algunos detenidos, entre ellos Helmeyer, deben responder por el asesinato de Mario Patti, muerto a balazos dentro de un avión y su cadáver tirado al mar. Patti al parecer estaba enterado de algunas cosas de la pandilla y estaba chantajeando a algunos de sus miembros.

Un ex sargento de marina, experto en explosivos, se encuentra huyendo al parecer en Colombia. La Policía dijo que él preparó los explosivos, entre ellos un carrobomba que estalló en el estacionamiento del Centro Comercial Ciudad Tamanaco (CCCT).

Es posible que las próximas detenciones tengan que ver con las personas que suministraron los explosivos , anunció Jordán.

Con los arrestos de hoy se confirma parcialmente la denuncia del ministro del Interior, Carlos Delgado Chapellín, quien hace tres días dijo que los atentados fueron cometidos por gentes del sector financiero.

Las palabras del ministro desataron una tormenta en la Bolsa de Caracas y en los gremios bancarios y financieros, que exigieron pruebas y ofrecieron sus archivos para que la Policía buscara indicios. Entre los detenidos, hay algunos que tienen vínculos con altos círculos sociales y políticos, pero tienen también antecedentes judiciales y policiales.

Helmeyer, cuyo padre dice que es agente de la DEA y ex agente de la Disip (Policía Política), tiene en Estados Unidos cargos por tráfico de drogas y de armas.

Alexander del Nogal es buscado por la policía suiza por narcotráfico y Halvorsen está vinculado con Henry López Sisco, principal acusado de atentados con cartasbomba contra magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y quien fue comisario de la Disip.

Este sábado, el comisario Jordán insinuó que los acusados obtuvieron beneficios económicos en el mercado financiero, pues acciones y bonos bajan de precios cuando ocurre este tipo de atentados terroristas.

Cuando los precios bajan, es buen momento para comprar y vender; cuando suben, para hacer ganancias , dijo Jordán. Y algo así hicieron estos tipos , afirmó.

Además, obtuvieron beneficios con la venta de vidrios de seguridad a través de Proglass de Venezuela, empresa de Helmeyer.