Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ACORDADA LA UNIÓN ADUANERA

Colombia y Venezuela dieron ayer un trascendental paso hacia la integración económica al firmar sus presidentes un acuerdo de aplicación inmediata, fijando un arancel externo común máximo del 20 por ciento para productos de países fuera del Pacto Andino. El presidente colombiano César Gaviria dijo que la decisión representaba una medida de dimensiones históricas en el proceso de integración económica de América Latina.

La fijación de un arancel común externo entre Venezuela y Colombia forma parte de los acuerdos para crear una unión aduanera subregional, según los lineamientos del Acta de Barahona, firmada por los cinco integrantes del Pacto Andino en diciembre pasado en Cartagena.

El presidente Gaviria, en breve escala en Venezuela antes de seguir rumbo a Suiza, dijo que lograr la unión aduanera entre ambos países es desde luego mucho más importante que cualquier diferencia, refiriéndose a la reciente controversia surgida en ambos países por la delimitación marina y submarina en la zona del golfo.

Gaviria y Carlos Andrés Pérez se reunieron por más de hora y media en el salón presidencial del Aeropuerto Simón Bolívar. No trascendieron los temas discutidos por ambos mandatarios, quienes se volverían a reunir en Davos, Suiza, durante un foro económico internacional.

Bajo los términos del acuerdo que fija el arancel externo común, ambos países también decidieron reducir a cero el gravamen de importación para las drogas activas, plaguicidas y abonos simples, insumos básicos en la elaboración de medicamentos y productos alimenticios.

Se redujo al mínimo, 5 por ciento, las tarifas a la importación de maquinarias y equipos para el sector agrícola, al igual que se liberó de forma inmediata el comercio de vehículos y autopartes. Tal liberación arancelaria se aplicará para los productos siderúrgicos a partir del primero de enero de 1993. Señales claras La definición del arancel externo común entre Colombia y Venezuela es una señal de claridad y certeza sobre el futuro para los sectores productivos de los dos países, opinó Juan Manuel Santos, Ministro de Comercio Exterior de Colombia. En el mismo sentido se pronunció la Ministra de Fomento de Venezuela, Imelda Cisneros.

La delegación colombiana estuvo presidida por los Ministros de Comercio Exterior y Desarrollo Económico Jorge Ospina Sardi.

El acuerdo en materia comercial es el más importante que se ha firmado en la América Latina, que le va a permitir a los dos países conformar una unión aduanera, un mercado común para la produción de los dos países, dijo César Gaviria.

El mandatario colombiano subrayó que este acuerdo se podría prolongar a México, que junto con Venezuela y Colombia, integra el denominado Grupo de los Tres.

El principal tropiezo que existía para las negociaciones de carácter comercial dentro del G-3 era el permiso que se requería del Grupo Andino para celebrar ese acuerdo entre Venezuela, Colombia y México, dijo Gaviria subrayando que ese escollo fue superado en la reunión de Cartagena, el año pasado, cuando se concedió el permiso para celebrar ese tipo de acuerdos.

En la reunión en la ciudad de Quito se examinarán las posibilidades de la unión aduanera de los cinco países. Allí se va definir con claridad si se podrá avanzar en ese acuerdo con todos los países o si va a ser posible con Venezuela y México, agregó el Presidente colombiano. El documento Los Presidentes de Colombia y Venezuela, César Gaviria y Carlos Andrés Pérez, comprometidos con el fortalecimiento de la competitividad de sus respectivas economías , y en aras de consolidar la Zona de Libre Comercio acordaba por los mandatarios de los países miembros del Acuerdo de Cartgena, conforme al Acta de Barahona del 5 de diciembre de 1991, desean dar a conocer los importantes acuerdos a que han llegado para avanzar en la constitución de un espacio económico integrado entre ambos países.

Hemos definido una estructura arancelaria común para su aplicación inmediata, sobre la base de la propuesta hecha por la Junta del Acuerdo, frente a países externos al Grupo Andino, la cual concebimos como un paso significativo en la conformación de una unión aduanera subregional. Con este arancel, se insrumentan los lineamientos del Acta de Barahona, fijándose una estructura simple, fundamentada en los grados de elaboración productiva, y con un tope máximo del 20 por ciento, lo cual sienta las bases para una mejor inserción de nuestras actividades productivas en la economía mundial. En tal sentido este arancel no responde ni a intereses fiscales ni proteccionistas, sino que busca ser eje fundamental de una política industrial moderna y de cara a la competencia internacional.

En previsión de sus efectos sobre los precios de medicamentos y de productos alimenticios, hemos decidido reducir a cero el gravamen de importación de algunos insumos básicos utilizados en la elaboración de estos bienes, como lo son las drogas activas básicas para medicamentos, y los principios activos y materias primas de plaguicidaas y abonos simples.

Con el objeto de impulsar los procesos de reconversión agrícola, industrial y comercial, hemos reducido al mínimo las tarifas a la importación de maquinarias y equipos y otros insumos para la producción de estos sectores, y acordada suspender el arancel correspondiente, cuando no haya producción subregional o producción insuficiente.

Adicionalmente, hemos acordado una política única de franjas arancelarias para la estabilización de los precios de importación de algunos productos agrícolas sensibles, los cuales sustituyen las cuotas y otros mecanismos restrictivos, en aras de proteger a nuestros agricultores de la incertidumbre que generan las grandes fluctuaciones de precios que caracterizan a los mercados mundiales de estos productos.

En la misma dirección, se ha acordado eliminar las pocas excepciones aún vigentes al principio de libre circulación de bienes a partir de la entrada en vigencia del Arancel Externo Común. De igual modo, se ha emprendido la tarea de definir criterios comunitarios que armonicen las normas técnicas, sanitarias, fitosanitarias y ambientales, para evitar que estas se constituyan en obstáculos al comercio.

En relación con los dos sectores donde existían acuerdos de restricción voluntaria se determinó liberar el comercio, en forma inmediata para el caso de vehículos y autopartes, y a partir del primero de abril de 1993, para los productos siderúrgicos. Así mismo, se harán más flexibles las normas de origen para los productos del sector automotor con el fin de facilitar su comercio.

En materia de normalización, Colombia y Venezuela han hecho importantes esfuerzos de integración, los cuales conducirán a que en un futuro cercano, tengamos normas de calidad equivalentes entre nuestros dos países, permitiendo así un flujo libre de mercancías.

En cuanto a la propiedad industrial, las respectivas oficinas de los dos países han tenido importantes y fructíferos intercambios, planteándose la posibilidad de un acuerdo para el intercambio de la información de las patentes y las marcas entre ambos. Asimismo durante el presente año, Venezuela prestará ayuda a Colombia en el desarrollo e implantación de sus sistemas de computación en esta área.

Por último, en aras de sentar las bases para la conformación de reglas comunes para el desenvolvimiento de la actividad económica, hemos creado una comisión de alto nivel compuesta por los ministros de Hacienda, Desarrollo y Fomento, de Planificación y presidentes del Banco Central de ambos países, para que trabajen en la armonización de políticas macroeconómicas.

Con estos acuerdos Colombia y Venezuela dan un paso de fundamental importancia en la constitución de un espacio económico entre los dos países, que promueva el intercambio mutuo sobre la base de la complementación y el desarrollo competitivo de su industria, agricultura y comercio, y que sirva de base para mejorar la presencia de los productos colombianos y venezolanos en los mercados internacionales. No dudamos en señalar que estos avances habrán de redundar en la generación de condiciones cada vez más atractivas para la inversión productiva, fuente de empleo y enriquecimiento progresivo de nuestras economías, lo cual es una señal inequívoca de nuestra voluntad por modernizar nuestros países. Con ello, queremos reiterar a su vez nuestro compromiso político para alcanzar una integración andina, mediante la adopción de un Arancel Externo Común entre los cinco países, y para ello hemos instruido a nuestros representantes para buscar un acuerdo en la próxima reunión en Quito, que permita convertir en realidad la unión aduanera andina.

Carlos Andrés Pérez, Presidente de la República de Venezuela.

César Gaviria Trujillo, Presidente de la República de Colombia. Esperan extender acuerdo a demás países andinos La Ministra de Relaciones Exteriores, Noemí Sanín, reiteró el deseo de Colombia de que los demás países andinos se adhieran a los acuerdos sobre arancel externo común pactados con Venezuela.

Explicó que, si bien inicialmente la comisión ministerial colombo venezolana que se reunió en días pasados en Bogotá fijó el seis de febrero como fecha para que entrara en vigor la unión aduanera, los presidentes adelantaron la medida para regular el comercio.

El continuo atrazo en la entrada en vigencia del arancel externo común, que inicialmente se había fijado para el primero de enero, tiene rezagadas las importaciones, explicó.

Manifestó que los dos gobiernos realizarán todo el esfuerzo para que la decisión que adoptaron ayer sea recibida por la subregión, y que mantienen la esperanza de un pacto común entre los cinco países.

Perú y Ecuador se marginaron de las negociaciones sobre la unión aduanera, pero se espera que en la reunión que sostendrá la Comisión del Acuerdo de Cartagena los primeros días de febrero, se llegue a un acuerdo con estos países.

Con respecto al problema del Golfo de Coquivacoa, la Canciller comentó que en las conversaciones de los Presidentes César Gaviria y Carlos Andrés Pérez no se tocó el tema, aunque no se sabe sobre que dialogaron durante una reunión privada que sostuvieron cerca de media hora.

Frente a las denuncias que se han realizado por supuestas restricciones de Venezuela al acuerdo de cielos abiertos con Colombia, la Canciller afirmó que los presidentes se comprometieron a resolver los temas pendientes de los dos países, incluido el de transporte aéreo.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
30 de enero de 1992
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad