Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Cajas de compensación están de moda

Las cajas de compensación familiar fueron creadas en la segunda mitad de la década del 50 del siglo pasado y se considera al dirigente costeño Raimundo Emiliani Román, el mismo que promovió los lunes festivos, como a su gran impulsor. (VER GRAFICOS)

Son entidades privadas, sin ánimo de lucro que tienen como objetivo la distribución de los aportes que hacen a los empresarios entre las familias de los trabajadores de menores ingresos. Hoy hay 50 cajas en los 32 departamentos del país y tienen una cobertura de 697 municipios.

Gradualmente han ido extendiendo sus servicios, unas veces como una decisión de sus directivos, como en el caso de supermercados y droguerías y en otros porque el mismo Estado ha visto que tienen la capacidad para prestar servicios a la población de bajos ingresos, en el que las entidades oficiales no lo hacen bien y el sector empresarial privado no parece estar interesado.

De esa manera, se han ido consolidando como si fueran un grupo económico, pese a que no existe integración entre ellas, sino en casos excepcionales, dada su cobertura regional.

Pero su poder es importante. Por ejemplo, a mediados del año pasado contaban con 414 supermercados y droguerías en el país, cuando la cadena privada, Exito cuenta con sólo 250 puntos. Las ventas de las 21 cajas por este concepto llega ya a 1,5 billones de pesos.

En particular, en el caso de los supermercados y hotelera han recibido críticas de la competencia privada que considera que su objetivo no es tener supermercados y hoteles, sino entregar los aportes del subsidio familiar.

Ahora están a punto de ampliar su participación en el tema del aseguramiento en salud, a través de la creación de una nueva EPS en sociedad con el gobierno, para reemplazar a la fracasada EPS del ISS.

Con la liquidación del Seguro Social, las CCF tendrán un papel más protagónico en el tema de la salud. Con la desaparición del Seguro, las seis cajas de compensación más grandes del país Colsubsidio, Cafam, Comfandi, Comfenalco Valle y Antioquia y Compensar entrarán a ser socias mayoritarias, junto con Seguros la Previsora Vida, en la nueva EPS que prestará los servicios de salud a los trabajadores que se encontraban en el Seguro Social.

En la actualidad ya están en el negocio de la salud: tienen 2,5 millones de afiliados al régimen contributivo y 2,5 millones en ARS. Varias de ellas tienen sus propias IPS con la que atienden a sus usuarios.

A partir del 2002, las cajas fueron facultadas para establecer sociedades relacionadas con su objeto social, se les encargó parte de los subsidios de vivienda de interés social, subsidio al desempleo, capacitación para la inserción laboral, atención a la niñez y captar y prestar recursos en crédito para microempresas y se las restringió a bajar de 10 por ciento a 8 por ciento la cuantía que pueden utilizar para gastos de administración de las cotizaciones de las empresas.

Hace dos años fueron autorizadas a entrar al sector financiero, y de acuerdo con las cifras su experiencia ha sido muy importante en particular hacia la atención de los sectores de microcrédito De acuerdo con cifras de la Superintendencia de Subsidio Familiar, a junio del 2006, las 50 cajas que operan actualmente en el país, tenían 222.374 empresas afiliadas; 4.416.381 trabajadores y ofrecían beneficios a 3.975.386 millones de personas, y recibieron aportes por 961.818 millones de pesos.

“De cada peso que reciben las cajas de compensación, 85,7 por ciento se vuelve inversión social. De cada peso de impuestos, el 29,5 por ciento se lleva a inversión social”, manifestó hace unos días el director de Asocajas Alvaro José Cobo.

El alcance social de las cajas es evidente. Un informe de Asocajas muestra que el 90 por ciento de los trabajadores afiliados a las Cajas de Compensación Familiar devengan menos de cuatro salarios mínimos y el 70 por ciento tienen ingresos de hasta dos salarios mínimos.

17,6 millones de personas se benefician con los programas que adelantan en distintos campos las cajas de compensación familiar.

Las principales áreas de apoyo social CREDITO Un cálculo estimado muestra que el año pasado, las 50 cajas de compensación del país prestaron 435.000 millones de pesos en crédito en casi 2,5 millones de operaciones, lo que da un promedio de por debajo de 200.000 pesos por crédito. La cifra no es muy representativa si compara con lo que hace el sector financiero, pero en número si es muy relevante. Entidades como Colsubsidio colocaron el año pasado 90.000 millones de pesos y Compensar más de 60.000 millones de pesos. Cafam, Comfandi y Comfenalco Bolívar adquirieron a Finamérica, una compañía de financiamiento comercial, especialista en microcréditos.

VIVIENDA En subsidios de vivienda, las Cajas entregaron en el primer semestre del 2006 recursos por 84.381 millones de pesos, frente a 56.627 millones en el primer semestre del 2005. El valor promedio de subsidio entregado por persona en el alcanzó los 6,3 millones de pesos. En soluciones de vivienda, a junio del 2006, se entregaron 5.464 soluciones como programa de las cajas de compensación familiar, de las cuales (60.9 por ciento) fueron vivienda nueva. Del total el 54.5 por ciento corresponde a soluciones cuyo valor está entre 0 y 50 smlmv, unos 19.0 millones de pesos.

SALUD En ARS, 26 cajas prestan el servicio, y se distribuyen de la siguiente manera: ARS de una sola Caja (24), ARS en unión Temporal entre Cajas (2), con una cobertura geográfica de 577 municipios. La más grande es Comfenalco Antioquia, con 547.632 afiliados. En EPS están Cafam y Colsubsidio con Famisanar, Compensar, Comfenalco Valle, SOS y Comfenalco Antioquia. Operan una amplia red de IPS, clínicas y hospitales. Han extendido los servicios a medicina homeopática y alternativa, gimnasios, yoga, piscina, baños turcos, todo con la idea de ofrecer bienestar.

EDUCACION En educación, a junio del 2006, 42 cajas ofrecieron el servicio de educación formal y registraron una cobertura de 78.917 estudiantes, de los cuales 31.899 (40 por ciento) correspondieron a primaria; 25.226 (32) secundaria, 9.915 (13) preescolar; 9.778 (12) media académica, y 1.249 (1.6 por ciento) media técnica. Y en bibliotecas, en el primer semestre de 2006 las cajas presentaron un total de 15,6 millones de usos.

RECREACION En los primeros seis meses del 2006 se beneficiaron 19.838.577 personas, con un crecimiento de 28 por ciento, frente al mismo período del 2005. Al de Compensar en Bogotá ingresaron poco más de 2 millones de personas y el de Piscilago de Colsubsidio, fue visitado por 750.000 personas. La oferta de las CCF reúne 225 puntos entre hoteles, parques y museos.

Alianzas y fusiones como lo hacen grupos económicos Las cajas de compensación están incorporando un modelo asociativo para traspasar las fronteras municipales y departamentales que les impone la ley.

En septiembre pasado, Colsubsidio, que sólo puede tener operación en Cundinamarca, estableció un convenio de intercambio de servicios con Comcaja, la única que puede tener operación nacional, que nació para atender a la población rural. El acuerdo le permite a Colsubsidio instalar almacenes y droguerías en los departamentos de: Cesar, Santander, Casanare, Risaralda, Magdalena y Cundinamarca, donde Comcaja tiene operación. Y los afiliados a Comcaja pueden tener los servicios de recreación y supermercados de Colsubsidio.

El modelo fue replicado por otros como Cafam que abrió almacenes de comercio en Cartagena, en asocio con Comfenalco Bolívar y en Risaralda con Comfamiliar Risaralda.

También ha habido consolidación, en el 2005 Colsubsidio absorbió a Comfenalco Bogotá-Cundinamarca y en el Valle el año pasado Comfandi a Comfamiliar Cartago, y hace tres años a Comfamiliar Buga.

Los modelos asociativos y la consolidación también han traído la oferta de servicios integrados, que incluyan desde recreación, hasta crédito de vivienda. Cajas sin Fronteras, por ejemplo, es una asociación que integra los servicios de Compensar, Comfenalco Antioquia y Comfenalco Valle en salud, educación y recreación. Sucede también que esta situación obligó a las cajas a ser creativas y buscar alianzas. Asocajas tiene un convenio que le permite a sus 33 asociadas acceder a los servicios de las demás.

Un antecedente de asociación había ocurrido en 1995 cuando Cafam y Colsubsidio crearon la EPS Famisanar, que hoy tiene más de 1 millón de usuarios; Cafam, Colsubsidio y Confandi se unieron en C3, una distribuidora de medicamentos que se comercializan por las redes de las tres cajas. La posibilidad de unir fuerzas, buscar sinergias y complementariedad de servicios es válida, aunque a las CCF cada vez se les abre más el espectro de actividades, que las lleva a competir con gigantes privados.

Por su concepción social y ser entidades sin ánimo de lucro, las cajas tienen un tratamiento tributario especial, que aunque defendido por muchos, también es cuestionado por otros por incitativo, pues considerar que desempeñan actividades sobre las que el sector privado tradicional tiene gravámenes impositivos.

Publicación
portafolio.co
Sección
Información general
Fecha de publicación
30 de enero de 2007
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: