Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

MÁGICAS PUNTADAS BARRANQUILLERAS

La alta costura es otra de las cosas buenas que tiene Barranquilla. Desde hace años hasta aquí llegan muchas candidatas para ponerse en manos de prestigiosos diseñadores que se encargarán de vestirlas de tal forma que resalten su figura y las hagan lucir todavía más bellas durante los más afamados concursos, nacionales e internacionales. Y aunque con el paso del tiempo la competencia ha ido en aumento, La Arenosa sigue siendo el lugar preferido por las divas cuando se trata de lucir las mejores galas. Para este Reinado Nacional de la Belleza, el ajuar de siete de las 28 candidatas ha sido ideado, diseñado y confeccionado puntada a puntada por los modistos barranquilleros Amalín de Hazbún, conocida como La Aguja de Oro y Edgard Pérez.

Lamentablemente y por cuestiones ligadas al oficio, por primera vez en 25 años, la casa de modas Donace s Shop no vestirá a ninguna de las aspirantes a la corona nacional.

Pero no sólo es vestuario. También es el calzado, pues las reinas reciben asesoramiento de pies a cabeza. Esa tarea los diseñadores se la encargan a Calzado Laura, que tiene nueve años de trayectoria en el medio. Su propietaria, Laura Polanía Ovalle, elabora para cada reina 20 pares de zapatos, adecuados para cada ocasión y acordes con la indumentaria que lucen. Priman los tacones gruesos, plataformas, zapatos destalonados y el clásico, que nunca pasa de moda.

Este año las representantes de Magdalena, Margarita Meyer Arévalo; Bolívar, Ana María Trujillo Vélez; Cesar, Lina María Pavajeau, y Santa Fé de Bogotá, Katherine Sáenz Herrera, se pusieron en manos de Amalín, mientras que las candidatas de Meta, Luz Adriana Gutiérrez Salguero; Vaupés, Claudia Marcela Pérez Claro, y Putumayo, Luz Marina Acuña Chuchoque, se resolvieron por la casa de Edgard Pérez.

Cada orden comprende ocho vestidos de coctel, diez de calle, tres disfraces y el traje de coronación, en todo lo cual se gastan más de 60 metros de tela y exige la participación del más completo equipo de operarios.

La temporada actual no ha sido de tantos atafagos porque el trabajo comenzó con bastante anticipación (cuatro meses), lo que permitió traer con tiempo centenares de metros de tela y los mejores accesorios. Predominan las telas livianas, fluídas, de vivos colores; payé de lentejuelas, lycras, yersey, chifón, encajes, lino y falla; telas metálicas y gasar de seda (organza gruesa), que da el toque de elegancia. Adelante con la moda Por ser puerto marítimo, en Barranquilla se dan las facilidades para que lleguen las últimas colecciones de la moda europea o de Estados Unidos, al igual que las mejores telas y demás elementos, que en su mayoría provienen de Nueva York.

Aquí el modisto Guillermo Latorre se convirtió en el pionero de una actividad que accedió al prestigio internacional por la calidad del trabajo. Latorre, de 73 años, que actualmente tiene una fábrica de maniquíes en Bogotá, fue el diseñador de la única Miss Universo colombiana, Luz Marina Zuluaga, lo que significó también, señala Edgar Pérez, la incursión de Barranquilla en el mundo de la alta costura.

1979 marcó el récord en el movimiento de agujas, hilos, telas y diseños: 28 de las participantes en el Concurso de Cartagena llegaron hasta aquí para ordenar su ropero. En esa oportunidad Modas Laura, Amalín de Hazbún y Donace s Shop cargaron con la responsabilidad.

La bien ganada fama de las mágicas agujas barranquillera está respaldada en las muchas distinciones nacionales e internacionales otorgadas a los diseñadores. Amalín, por ejemplo, ha vestido a ocho reinas nacionales de belleza: María Luisa Lignarolo, Shirley Sáenz, Ella Cecilia Escandón, María Patricia Echverry, María Patricia Arbeláez, Ana Milena Parra, María Teresa Egurrola y María Elena Reyes, aparte de haberse encargado de la confección de los vestidos de fantasía de varias de las reinas del Carnaval de Barranquilla, entre ellas María José Vengoechea, Laura Char, Lilian Gerlein, Brigitte Abuchaibe y ahora trabaja en el de Claudia Dangond Lacouture.

Por su parte, Edgar Pérez, quien tiene diez años de trayectoria ininterrumpida en Cartagena, asesoró a la Señorita Colombia Diana Patricia Arévalo, y a muchas beldades en concursos en el extranjero.

Donace s Shop (Jaime Donado y Limberg Acero), que cumple 25 años de trabajo en las fiestas de Cartagena, es una casa altamente reconocida por su éxito, especialmente en las premiaciones de traje típico en Miss Universo. Mención que han obtenido en tres ocasiones con las barranquilleras Luz Helena Restrepo en 1967; Liseth Mahecha Arévalo, 1990; y Maribel Gutiérrez Tinoco, 1991.

Hace cinco meses obtuvo el galardón del mejor traje típico en Miss Pacífico (Ecuador) con la también barranquillera Martha Abdalá Pastrana.

A pesar de todo, Donace s no va este año a Cartagena. Sobre el particular, Limberg Acero señala que no nos sentimos defraudados de que no hayan venido candidatas aunque con algunas hicimos contactos, porque fueron 25 años de trabajo, de cumplimiento y honestidad y de proyectar el nombre de Colombia a nivel mundial .

Reconoció que varias jóvenes de otras regiones hicieron contacto con ellos y a última hora se retiraron. No sé que pasaría, pero no fue por mal trabajo , dijo.

Limberg plasmará sus recuerdos, satisfacciones y frustraciones en el máximo certamen de belleza del país en una obra que prepara y piensa publicar con la colaboración de Consuelo Araújo Noguera. Buena vitrina Trabajar para las reinas es una tarea placentera para los diseñadores, aunque tengan que trabajar sobre el tiempo y que el negocio no sea muy lucrativo, pues el Concurso Nacional de Belleza de Cartagena es la mejor plataforma de lanzamiento para la alta costura.

Estos magos de las agujas son los principales aliados de las candidatas en sus aspiraciones soberanas. Luego de tratarlas, conocer sus gustos y analizarlas con ojo sicológico le dan el toque final para realzar aún más su belleza.

Ellas lo único que me indican es el color que les gusta y la forma de entallar su cuerpo , dice Amalín y añade que lo que predomina actualmente es lo sencillo, pero elegante, lo que contrasta con tanto perendengue que se usaba antes y que les impide sentirse bien y lucir su cuerpo en la pasarela.

Para Edgard Pérez la clave del éxito está en lograr resaltar la femeneidad.

La imaginación y la creatividad se la juegan en los vestidos de fantasía y el de coronación. En estos últimos, aunque la mayoría son entallados, se llevan cinco a seis metros de tela.

En cuanto a la descripción de los mismos, los dos diseñadores prefirieron no revelar muchos detalles para que la expectativa sea mayor, especialmente en la fiesta de fantasía en el que se resaltarán los 500 años del Descubrimiento.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
7 de noviembre de 1992
Autor
AMILDES FRIAS RINCON

Publicidad

Paute aqu�