Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SIETE MESES DE LIMPIEZA TRAS ATENTADO AL OLEODUCTO CIÉNAGA DE ZAPATOSA, LIBRE DE PETRÓLEO

Piden traslado de oleoducto El alcalde de Chimichagua, Camilo Namén Fraija, insistió en que Ecopetrol debe alejar más el oleoducto de la Ciénaga de Zapatosa para evitar que vuelvan a repetirse desastres ecológicos. El oleoducto Caño Limón-Coveñas cruza de sur a norte al municipio de Chimichagua y bordea la ciénaga en casi 35 kilómetros. Ojalá lo trasladen dijo Namén para evitar más perjuicios a la comunidad con un nuevo derrame .

Agregó que, por ahora, la situación económica de los pescadores ha sido aliviada. Pero espera que las entidades compremitas en programas de recuperación del recurso, cumplan sus promesas.

Renacen las esperanzas para los 1.664 familias de pescadores que derivan su sustento en la Ciénaga de Zapatosa. Sus actividades habían sido suspendidas durante siete meses por la contaminación de petróleo causada por atentados guerrilleros en la región.

No obstante, la comunidad de Chimichagua pidió a Ecopetrol alejar el oleoducto de la región para evitar nuevos desastres en el cuerpo de agua que alimenta a los pobladores urbanos y rurales del área.

La ciénaga fue víctima en mayo pasado de un atentado al oleoducto Caño Limón - Coveñas, muy cerca de la ciénaga, por parte del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Cerca de 14.200 barriles de crudo se derramaron en 500 hectáreas inicialmente. Los vientos esparcieron el aceite a lo largo de 11.000 hectáreas.

La Ciénaga tiene una extensión de 40.000 hectáreas y está ubicada en el centro del Cesar, entre los municipios de Chimichagua y El Banco (Magdalena).

El derrame, que afectó considerablemente la fauna y la flora locales, obligó la suspensión indefinida de la actividad pesquera y de transporte fluvial.

En el programa de descontaminación intervinieron, entre otras entidades, la gobernación del Cesar; la Corporación Autónoma Regional del Cesar (Corpocesar); Ecopetrol, Inderena, Himat, y la alcaldía de Chimichagua.

Ecopetrol asumió la mayor responsabilidad e invirtió unos 800 millones de pesos. Entre otros equipos sofisticados, destinó 20 mil pies de barrera flotante para evitar que la mancha se extendiera, 17 desnatadores (equipo de succión superficial de combustibles) y 10 tanques de almacenamiento temporal.

Como alivio a la situación de los pescadores, la empresa contrató temporalmente a mil de ellos en las labores de limpieza, con jornales de ocho mil pesos.

Así se recogió gran parte de los barriles derramados y se removió la capa vegetal afectada por el crudo.

Mientras tanto, la gobernación del Cesar y la alcaldía Chimichagua se encargaron de programas alimenticios y de la asistencia médica y social.

Por su parte, Corpocesar, el Inderena y el Himat, anunciaron la ejecución de programas a corto plazo: el repoblamiento de peces en la ciénaga; establecimiento de cultivos hidropónicos, y perforación de pozos para abastecimiento de agua potable en los corregimientos afectados por la contaminación.

También fomentan cultivos de frutales y palmas de estera para artesanías y la implementación de biodigestores o fuentes de energía con abonos orgánicos para evitar la tala de manglares que emplean como leña.

Adicionalmente, se reforzó la vigilancia en el oleoducto, especialmente en las zonas ecológicas más vulnerables.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
26 de noviembre de 1990
Autor
POR ALVARO OVIEDO C. Corresponsal de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad