Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Cuarto gran descuido militar: 17 soldados muertos cerca a Ocaña

Como ha ocurrido en los últimos ataques de las Farc a tropas del Ejército, al parecer el exceso de confianza en el conocimiento de la zona, ocasionó que 50 hombres del frente de las Farc atacaron a una compañía de la Brigada 30, con explosivos en zona rural de Villacaro (Norte de Santander). (VER INFOGRAFIA)

El ataque que se dio a pocos kilómetros de la vía que comunica a Ocaña con Norte de Santander, empezó sobre la medianoche de ayer, cuando los militares se movían hacia la carretera, en el punto conocido como La Curva del Alto del Pozo.

Después de hora y media de combates, el saldo fue de 17 soldados muertos, tres heridos y uno desaparecido.

Aunque versiones extraoficiales señalaban ayer que los uniformados fueron atacados en su base, el coronel Paulino Coronado, comandante de la Brigada 30, desmintió esas informaciones y aseguró que sus hombres murieron en combate.

Los cuerpos de los militares fueron trasladados en helicóptero hacia las sedes de Medicina Legal, en Cúcuta y Ocaña, después de que miembros del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) realizaron en el lugar, distante 80 kilómetros al occidente de la capital nortesantandereana, identificaron a las víctimas.

El ataque Fuentes de la Brigada 30 del Ejército aseguraron que los militares se movilizaban a pie cuando fueron atacados. En el lugar, donde hasta hace dos años se movían los paramilitares, se han registrado en los últimos meses dos ‘paros armados’ y varios retenes ilegales de la guerrilla.

Los comandantes de la Brigada 30; el encargado de la Segunda División, general José Joaquín Cortés y del Ejército, general Mario Montoya, estuvieron ayer en la zona de los combates donde se pusieron al frente de la situación.

El coronel Coronado precisó que la tropa, integrada por unos 80 militares, estaba en zona montañosa cuando fue sorprendida por los subversivos que atacaron con granadas de mano y explosivos.

Al ataque contra los soldados se sumó ayer la voladura de un puente en una vía rural del municipio de Santiago y la instalación de un carro bomba en la vía que conduce a Sardinata.

El primer hecho se registró en la vereda La Amarilla, entre San Cayetano y Santiago, donde fue dinamitado un puente rural, por donde ayer había paso restringido.

Y sobre la vía que une a Cúcuta con Sardinata, la Policía desactivó un taxi afiliado a la empresa Cootrasar, en el que fue instalada una carga explosiva.

El coronel José Humberto Henao, comandante de la Policía en Norte de Santander, dijo que en el vehículo fueron hallados cinco kilos del explosivo amonal, los que posteriormente fueron detonados de manera controlada.

Las Farc también tienen amenazados desde hace un mes a siete alcaldes de Norte de Santander y a los concejales de esos municipios.

Lista de víctimas de la emboscada Ayer en la tarde se vivieron escenas de dolor en las instalaciones de la Brigada 30, en Cúcuta, a donde fueron trasladados los cuerpos de los soldados que resultaron muertos en el ataque de Villacaro.

La mayoría de los cuerpos serán enviados a sus lugares de origen en Ocaña y Pamplona (Norte de Santander) y Aguachica (Cesar).

Los soldados muertos respondían a los nombres de Óscar Lemus García, Gerardo Caro Arias, Freddy Castilla Pava, Efrén Maldonado Sandoval, Ómar Eduardo Cruz, Pedro Elías García Velásquez, Jair Becerra, Albeiro Guerrero Quintero, Estivenson Cruz Miranda, Cayetano Cruz Pabón y Albeiro Macías Rocha.

También murieron Jesús Dalawa Hernández, Javier Augusto Caballero Monsalve y Luis Medardo Niño Sánchez. Al cierre de esta edición no habían sido identificados dos cuerpos.

Los soldados Leonardo Pacheco, Wilber de Jesús Triana y William Toro resultaron heridos y se recuperan en un centro asistencial de Cúcuta.

ASALTO SORPRESIVO ‘‘La tropa fue sorprendida por subversivos, que atacaron con granadas”.

Coronel Paulino Coronado, comandante de la Brigada 30.

Una zona estratégica en disputa El sector entre Sardinata, Ábrego y Ocaña, donde las Farc atacaron ayer a las tropas de la Brigada 30, es una zona histórica de retaguardia tanto para los grupos paramilitares y la guerrilla, que les permite movimientos y concentraciones de un gran número de hombres.

Según especialistas en estrategias militares, es un territorio que geográficamente, por su topografía selvática, siempre les ha ofrecido ventajas, además de ser un corredor estratégico que permite moverse entre El Tarra, San Calixto y Hacarí, en el Catatumbo, hasta la curva del Alto del Pozo, donde ocurrió la emboscada.

La zona también facilita la conexión con Venezuela, por el oriente, y el Magdalena Medio, por el occidente.

Para realizar una acción militar, como la que ocurrió ayer, la guerrilla necesitó un conocimiento previo del movimiento del Ejército, ya que las tropas llevaban dos meses en el área y, al parecer, venían realizando movimientos rutinarios que le facilitaron a las Farc armar su ofensiva.

Así mismo, los analistas consultados coincidieron en que tras la desmovilización de las autodefensas, hace dos años, las Farc se fortalecieron militarmente en Norte de Santander.

Entre 1998 y el 2002, los paramilitares y las Farc libraron una guerra por el control de 30 mil hectáreas de coca en el Catatumbo, que dejó más de 500 muertos y desaparecidos entre la población civil y por los menos 300 bajas entre los combatientes de los dos grupos.

El control de los paramilitares desplazó el dominio de las Farc luego de la masacre de La Gabarra, en junio de 1999, y mantuvo el control a través de las autodefensas comandadas por Salvatore Mancuso y alias ‘Camilo’, un capitán retirado del Ejército.

El manejo del Catatumbo, por parte de los paramilitares llegó al extremo de emitir una especie de pasaporte, para que los habitantes pudieran circular entre El Tarra, Tibú, Ábrego y Ocaña.

Así mismo, se denunció entre finales del 2002 y comienzos del 2004, que las autodefensas habían infiltrado varios estamentos públicos y privados en Cúcuta y otras poblaciones de Norte de Santander.

Sin embargo, después del 10 de diciembre del 2004, cuando 1.425 hombres del Bloque Catatumbo entregan las armas, la guerrilla empezó la estrategia de recuperación.

Según inteligencia militar, los encargados de copar los vacíos dejados por las autodefensas estuvieron bajo el mando de ‘Rubén Zamora’ y seis guerrilleros más, que hicieron una campaña de milicias. Actualmente en el área hay cerca de 12 mil hectáreas de coca.

ATAQUES DEL 2006 EN NORTE DE SANTANDER Abril 20: Al parecer por un error estratégico, diez detectives del DAS y siete militares que los acompañaban murieron al caer en un campo minado instalado por el frente Libardo Mora Toro, del Epl. El atentado ocurrió en zona rural de los municipios de Hacarí y La Playa de Belén cuando intentaban la captura de Víctor Navarro, ‘Megateo’, uno de los principales jefes de ese frente subversivo.

Julio 31: Cuando intentaban desactivar un carro bomba, instalado por el frente 33 de las Farc, 15 militares fueron atacados con explosivos y luego rematados con tiros de fusil sobre la vía entre Tibú y La Gabarra. Habría habido error en custodia del área.

Noviembre 30: Miembros del frente 33 de las Farc atacaron una patrulla del Batallón No. 15 Francisco de Paula Santander. En el atentado, en el sitio Alto del Pozo, entre Villacaro y Ábrego, murieron 15 soldados profesionales y dos suboficiales. Habría habido descuido.

ATAQUES DE LOS ÚLTIMOS MESES Diciembre 29 del 2005: Por mantener la rutina en una zona donde se adelantaba la erradicación manual de cultivos de coca, un pelotón de la Brigada Móvil 12 fue atacado por 300 guerrilleros de las Farc en zona rural de Vista Hermosa (Meta), con un saldo de 28 militares muertos.

Abril 20 del 2006: Al parecer, por un error estratégico, diez detectives del DAS y siete militares que los acompañaban murieron al caer en un campo minado instalado por el Epl. El ataque ocurrió en zona rural de los municipios de Hacarí y La Playa de Belén cuando iban a capturar a Víctor Navarro, ‘Megateo’, uno de los jefes de ese grupo subversivo.

Julio 31 del 2006: Cuando intentaban desactivar un carro bomba, instalado por el frente 33 de las Farc, 15 militares fueron atacados con explosivos y luego rematados con tiros de fusil sobre la vía entre Tibú y La Gabarra. El ataque se habría producido por falta de control en el área

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
2 de diciembre de 2006
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad