Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

IVA Y ADMINISTRACIÓN DE INMUEBLES

Dentro del sector inmobiliario uno de los temas que más confusión ha creado en lo relativo al servicio de arrendamientos es el impuesto sobre las ventas (IVA), que comenzó a regir desde el primero de enero del presente año para todos los bienes y servicios, con excepción de los artículos de la canasta básica familiar. Con el ánimo de facilitar el entendimiento tanto a quienes ejercen la actividad inmobiliaria como a quienes demandan los servicios de estos, hacemos las siguientes precisiones.

En primer lugar, hay que distinguir en el servicio de arrendamiento dos relaciones jurídicas diferentes.

La primera de ellas hace referencia a la relación que surge entre el propietario del inmueble con la firma o agencia administradora. La segunda corresponde al vínculo jurídico que nace entre la agencia administradora como arrendadora y el usuario o cliente como arrendatario.

En el primer evento se presenta una relación jurídica que genera contraprestaciones para ambas partes, dentro de las cuales se encuentra la obligación por parte de la firma de arrendar el inmueble y la contraprestación económica con la cual el propietario de dicho inmueble debe remunerar a la firma o agencia por su gestión.

El servicio que se presta en este caso quedó gravado con el impuesto sobre las ventas en una tarifa equivalente al 14 por ciento del valor total de lo que se percibe por concepto de comisión, pues se concibe como un hecho generador diferente, así tenga relación con el contrato de arrendamiento sobre el inmueble.

El fundamento jurídico de lo anterior se encuentra consagrado en el artículo 19 de la Ley 6 de 1992 y el artículo 3 del Decreto 1107 de 1992.

En el segundo evento, cuando estamos frente a la relación contractual que surge entre la firma como arrendadora y el arrendatario, el servicio que se presta allí se excluye del pago del impuesto sobre las ventas.

Lo anterior, con base en lo consagrado en el numeral 5 del artículo 476 del Estatuto Tributario, modificado a su vez por el artículo 25 de la Ley 6 de 1992. nEjemplo Para ilustrar lo antes dicho, vamos a poner un ejemplo. El señor Pérez toma en arriendo un inmueble para su habitación, en una agencia de arrendamientos.

Al celebrarse el contrato entre el usuario-arrendatario y la agencia-arrendadora se determina como canon la suma de 200.000 pesos mensuales.

La agencia o firma inmobiliaria toma dicha suma en calidad de arrendadora y realiza los siguientes descuentos antes de cancelar al propietario del inmueble.

A los 200.000 pesos le resta el ocho por ciento por administración, a sea 16.000 pesos, que corresponde a la remuneración que el propietario debe cancelarle a la agencia por su gestión o prestación de servicios.

Ahora bien, como la base gravable en los servicios es, en cada operación, el valor total de la remuneración que se percibe por el servicio prestado, a los 16.000 pesos la agencia le aplica la tarifa vigente del IVA sobre los servicios, que equivale al 14 por ciento y que corresponde en nuestro ejemplo a 2.240 pesos.

En consecuencia, el propietario del inmueble recibe finalmente la suma de 181.760 pesos.

Sin embargo, fuera de estas deducciones, existen en Bogotá otras que corresponden al pago de las primas de seguros que, no siendo obligatorios, se toman por los propietarios para garantizar los pagos de los cánones no cancelados por los arrendatarios, el no pago de los servicios públicos y los de reconexión y reinstalación de los mismos.

Próximamente hablaremos de estos seguros y las tarifas vigentes para cada uno.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
11 de septiembre de 1993
Autor
AMPARO FONSECA DE CAICEDO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: