Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL CONCORDATO ESTÁ VIGENTE :SANTA SEDE

El Concordato, en particular la sentencia que declaró inconstitucionales diversos artículos del tratado, ha colocado al Gobierno en una complicada situación frente a la Santa Sede. El Vaticano exigió al presidente César Gaviria elpleno reconocimiento de la vigencia del Concordato, dijo que una decisión interna no puede afectar un convenio bilateral y afirmó que podría acudir a otro tipo de medidas de índole diplomática, aun cuando no precisó cuáles.

El Gobierno, entre tanto, al responder la Santa Sede, reafirmó su voluntad de renegociar el tratado otorgado especial atemción a algunas de las observaciones expresadas por la Iglesia .

Según el vaticano, el pronunciamiento público del Gobierno colombiano sobre la vigencia del Concordato-incluidas las disposiciones afectadas por el fallo de la Corte- es un prerrequisito de cualquier nueva o futura negociación.

Para la Santa Sede son sorprendentes los argumentos de la setencia de la Corte Constitucional , que sustentaron la declaratoria de inexequibilidad de diversos artículos del Concordatoen la violación de derechos humanos fundamentales .

Unas y otras observaciones y solicitudes están contenidas en una categórico mensaje de folio y medio enviado por la Santa Sede a la Cancillería y, a través de esta, al presidente César Gaviria.

La nota es lo que en el lenguaje diplomático se conoce como promemoria , y resume las observaciones que sobre este tema transmitio la Santa Sede al embajador de Colombia.

El 10 de mayo pasado, monseñor Jean Louis Teurán, subsecretario de Estado para las relaciones con los Estados, se reunió en Roma con el embajador colombiano Hernando Durán Dussan y le transmitió las inquietudes del Vaticano.

Durante la conversación moseñor Teaurán explicó la insatisfacción y la sorpresa que la decisión de la Corte colombiana produjo en la Santa Sede y laposición vertical de Roma en cuanto a la vigencia del tratado.

Una síntesis de esas conversaciones está contenida en la promemoria, qu esuscribe directamente el cardenal francés Angelo Sodano, secretario para asuntos con los Estados.

La nota diplomática, fechada el 10 de mayo, se ha mantenido en la más absoluta reserva, aun cuando el 30 de mayo pasado la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores conoció el texto y analizó el bosquejo de la respuesta preparada por la canciller Nohemí Posada y enviada esta semana al Vaticano.

La encrucijada De acuerdo con la Santa Sede, Colombia no puede desconocer el artículo 27 de la Convención de Viena ni la cláusula Pacta Sunt Servanda, principio universal sobre obligatorio cumplimiento de los tratados internacionales.

Este principio impide a un Estado alegar disposiciones de su derecho interno como jutificación para el incumplimiento de un tratado.

En concepto del Vaticano, Colombia no debe incumplir un tratado internacional aduciendo una decisión interna, pues tales pronunciamientos no pueden afectar normas de cáracter bilateral y superior.

La nota subraya que la posición de la Santa Sede coincide plenamente con lo expuesto por la Comisión de Relaciones Exteriores del Gobierno de Colombia y sugiere acatar ese criterio.

En febrero pasado, unas semanas después del pronunciamiento de la Corte Constitucional, la Comisión expresó su desacuerdo con la setencia y advirtió que no se podía desconocer el Pacta Sunt Servanda.

El pronunciamiento de la Santa sede recoge los extensos memoriales que la iglesia envió a la Corte Constitucional para defender la constitucionalidad del Concordato y el sentido de los pronunciamientos que los obispos Fabio Suescún y Víctor López hicieron en mayo pasado ante el Congreso.

Los prelados insistieron en la incompetencia de la Corte Constitucional para pronunciarse sobre el Concordato y defendieron la vigencia del Tratado.

Lo cierto, sin embargo, es que el Gobierno difícilmente puede desconocer la decisión de la Corte Constitucional y de ahí la solicitud de una renegociación.

Por lo pronto, solo queda esperar la respuesta de la Santa Sede sobre la viabilidad de una renegociación del Tratado.

Ya el paía había llevado a feliz término un proceso de renegociación del Concordato y excluido varios de los artículos que la Corte encontró inexequibles, pero la sentencia de la corporación, el 5 de febrero , se produjo antes de que el nuevo texto entrara en vigencia.

Los artículos inconstitucionales Los siguientes son los artículos del Cocordato considerados inconstitucionales por la Corte Constitucional: Artículo 6. El estado y la iglesia colaborarán en la promoción de las condiciones humanas y sociales de los indígenas y de la población residentes en zonas marginadas.

Artículo 9. Las causas de la separación de cuerpos de los matrimonios católicos serán tramitadas ante el Estado.

Artículo 10. El Estado garantiza a la iglesia Católica la libertad de fundar, organizar y dirigir centros de educación en cualquier nivel.

Artículo 11. El Estado contribuirá con fondos del presupuesto nacional al sostenimiento de los planteles católicos.

Artículo 12. Las familias recibirán educación religiosa conforme a los planes y programas de la propia Iglesia.

Artículo 13. La iglesia colaborará en la educación oficial, en regiones marginadas, según contratos establecidos con el Estado.

Artículo 14. El derecho de nombrar obispos y arzobispos es exclusividad del Papa Previa comunicación al presidente de la República .

Artículo 16. Las jurisdiciones misionales podrán elevarse a la categoría de diócesis .

Artículo 17. La iglesia brindará orientación espiritual y pastoral a los miembros de las Fuerzas Armadas a través de su vicaría castrense.

Artículo 18. Los clérigos y religiosos no podrán ser obligados a desempeñar cargos públicos incompatibles con su labor. Además eximidos de servicio militar.

Artículo 19, Los procesos civiles de clérigos y religiosos los manejarán los tribunales del Estado, con excepción de los obispos, quienes serán juzgados por la sede apostólica .

Artículo 20. Los juicios a clérigos y religiosos no podrán ser públicos ni su detención hacerse en cárceles comunes. Si son condenados, se les aplicará el régimen ordinario de penas.

Artículo 22. El ejercicio ilegítimo de funciones eclesiásticas será considerada por el Estado como usurpación de funciones públicas.

Artículo 16. El estado reconocerá a al iglesia una indemnización y una contribución por las deudas adquiridas en el siglo pasado. Será reglamentada la contribución del Estado para crear nuevas diócesis y el sostemiento de las existentes en los territorios de misiones .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de junio de 1993
Autor
EDGAR TORRES

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad