Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Cuenta regresiva de una niña violada

Mientras la Corte Constitucional divulga el fallo completo sobre la despenalización del aborto, la pequeña de 11 años que pidió la interrupción de su embarazo, debido a que fue resultado de la violación de su padrastro, vive una especie de carrera contra el reloj.

La niña, que ingresó desde el pasado 11 de agosto al hospital Simón Bolívar, entra a la octava semana de gestación.

El ginecólogo infanto-juvenil y de adolescencia Germán Salazar explicó que en la medida en que pase más el tiempo de embarazo, “aumenta el riesgo de complicación para la niña, si se toma la decisión de practicarle el aborto”.

Más aún –agregó–, “por la edad de la menor, en la cual el útero lo debe tener probablemente muy pequeño. Y aunque cualquier aborto tiene riesgo, se considera que entre más temprano se realice este procedimiento, menos peligro corre la mujer”.

Mónica Roa, la abogada que interpuso la demanda ante la Corte para despenalizar el aborto, señaló que en su pronunciamiento el alto tribunal no mencionó el tiempo límite en el cual el embarazo se puede interrumpir legalmente.

Casos de excepción La sentencia solo fue clara en señalar los tres casos en los cuales la gestación se puede interrumpir: en peligro de muerte de la madre, por grave malformación del feto y por violación.

Sin embargo, Roa aseguró que “cuando el aborto es legal y se puede practicar con la atención médica adecuada, es uno de los procedimientos más simples y seguros. La tasa de mortalidad por cada 100.000 procedimientos es de 1,7 para el aborto legal practicado en el primer trimestre de gestación; 12,2 para el realizado en el segundo trimestre, y de 14,1 para los embarazos normales llevados a término”.

Recordó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que la interrupción de un embarazo puede hacerse hasta empezar el sexto mes de gestación.

El ginecólogo Salazar conceptuó que los estudios genéticos han determinado que la fecha máxima para practicar un aborto es entre la semana 15 ó 16.

Pero mientras el tiempo corre para la pequeña que ha clamado el aborto, el gerente del hospital Simón Bolívar, Héctor Lemus, ha insistido en que “se preservará la vida de la madre y del bebé, salvo orden judicial contraria”.

Insistió que: “Estamos en un limbo jurídico porque la misma Corte ha señalado que se deben adoptar las medidas necesarias para proteger la vida frente a ataques a terceros y, de igual forma, de regular las condiciones de modo, tiempo y lugar en que se realice la interrupción del embarazo”.

Para el viceministro de Salud, Eduardo Alvarado, el hospital puede practicarle el aborto a la pequeña, sin incurrir en un delito.“Pero aquí hay una negativa del hospital –agregó–, una objeción de conciencia que debemos aceptar”.

Por ahora, la niña sigue en el hospital bajo observación médica y con apoyo sicológico, dijo Lemus. Hoy, posiblemente, la pequeña sea dada de alta.

La abogada Roa, el defensor del Pueblo, Vólmar Pérez, y el secretario Distrital de Salud, Héctor Zambrano, han pedido a la Corte que oficialice “cuanto antes” la sentencia.

Zambrano advirtió que “si no hay fallo pronto, habrá más mujeres como la de Suba, que murió desangrada tras ingerir una pasta abortiva”.

JURISTAS DICEN QUE EL FALLO YA SE PUEDE APLICAR Fuentes de la Corte Constitucional coincidieron en afirmar que el fallo que despenalizó el aborto en unos casos, ya se puede aplicar.

Además agregaron que esperan que el texto de la sentencia se conozca esta semana, pues ya están en la recolección de firmas de los magistrados.

Según el fallo, los casos en que una mujer podrá abortar son: cuando la continuación del embarazo constituya peligro para su vida o salud, condición que debe certificar un médico; cuando haya grave malformación del feto que haga inviable su vida (también certificada por un médico), y cuando el embarazo sea por violación, inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentido, o incesto, hechos que deben ser denunciados ante la Fiscalía.

Mientras se conoce el texto definitivo del fallo, expertos como el constitucionalista Juan Manuel Charry opinan que este ya se puede aplicar.

Agregó que el temor de los médicos a practicar un aborto se debe al desconocimiento del texto definitivo del fallo, ante lo cual temen incurrir en una acción ilegal.

“Es razonable que un médico quiera tener la certeza de que no está incurriendo en un delito. Esto es distinto a que tenga objeción de conciencia, y en ese caso puede sustraerse de cumplir con una intervención”, manifestó.

YOLANDA SIGUIÓ CON SU EMBARAZO Yolanda Mulcué , la indígena paez que se convertiría en la primera mujer a la que se le practicaría un aborto bajo el amparo del fallo, ya tiene 33 semanas de embarazo.

En mayo, cuando todo estaba listo para ingresar al quirófano en el Hospital Universitario del Valle, decidió seguir con su embarazo.

La mujer, de 32 años, sufre de una aplasia medular severa (desaparición de las células que producen la sangre en la médula ósea). “Respetamos su decisión y esperamos que todo salga bien”, dijo el jefe de Ginecobstetricia del Hospital, Hoover Canaval.

Hasta ahora, al hospital han llegado 12 solicitudes para abortar que no han cumplido con los requisitos de ley. Canaval explicó, además, que debido a la ausencia de un protocolo del Ministerio de Protección Social para las IPS, es difícil que algún profesional realice el procedimiento.

POSICIÓN DE OTROS HOSPITALES Algunos hospitales consultados por EL TIEMPO no están dispuestos hoy a practicarle el aborto a la niña de 11 años que está embarazada.

Pedro Dávalos, director de la clínica San Pedro Claver, afirmó que hoy no autorizaría ese procedimiento porque aún la Corte Constitucional no ha expedido la sentencia. “Tengo que cubrirme y prevenir que me digan que hice un procedimiento que no es”, dijo el directivo.

Sin embargo, explicó que la clínica lo haría una vez conozca el fallo completo. “Si la Corte reglamenta lo que hace meses dictaminó, yo lo autorizo –dijo Dávalos–. De todos modos el caso debe pasar por el comité de ética para que dé el concepto”.

En el hospital privado San Ignacio no lo harían en ninguna situación. “No, por la convicción religiosa católica de la clínica”, afirmó Julio Castellanos, director del centro médico.

QUÉ DICE MINPROTECCIÓN “En el hospital Simón Bolívar pueden practicar el aborto. Pero aquí hay una objeción de conciencia que se debe aceptar”.

Eduardo Alvarado, viceministro de Protección Social

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
23 de agosto de 2006
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�