Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS EXÁMENES DE LABORATORIO, QUÉ SON Y PARA QUÉ SIRVEN SALUD EN TUBITOS

Es preciso hacerlos, por más miedo que inspire la jeringa y por más pereza que signifique el tener que llegar muy temprano a un laboratorio, en ayunas y, para colmo, habiendo cenado poco la noche anterior. El consejo es para todos: que se tenga 10 u 80 años, no importa. Esos exámenes sirven para decirle si está enfermo o si algún día puede sufrir de una enfermedad. Pero, sobre todo, le permiten saber, con certeza, que no está enfermo. Y que su salud, en efecto, está estupenda.

Pero, cuáles son esos exámenes y para qué sirven? No son muchos: para toda edad, son necesarios: Un cuadro hemático; Un uroanálisis (parcial de orina); Un coproanálisis (coprológico o de materias fecales); Glicemia basal (en ayunas). un nuevo examen una o dos horas después de haber ingerido un excelente desayuno, abundante en harinas y azúcares. Pero si usted es mayor de 30 años, hombre o mujer, a estos exámenes básicos es preciso agregarles unos más: Acido úrico en la sangre (ya no se usa el de la orina); Colesterol total y fraccionado; Triglicéridos; Creatinina. Y cuando se trata de una mujer, indispensable, todo los años, la citología vaginal. que cada uno de ellos indica tampoco es complicado: Cuadro hemático: determina la cantidad de glóbulos rojos (hematíes); de glóbulos blancos (leucocitos), y la proporción de las distintas clases de glóbulos blancos (neutrófilos, linfocitos, etc).

Si una persona tiene pocos glóbulos rojos o si el examen indica una cantidad insuficiente de hemoglobina, existe anemia. Demasiados glóbulos rojos también indican una anormalidad y puede, en algunos casos, ser señal de problemas pulmonares.

En relación con los glóbulos blancos o leucocitos: demasiados pueden ser señal de infección aguda por bacteria (una apendicitis, por ejemplo), o de un comienzo de leucemia. Muy pocos pueden significar que existe una infección por virus pero también pueden ser señal de que algo anda mal en la médula ósea, encargada de fabricarlos.

El cuadro hemático debe siempre hacerse con sedimentación globular. La sangre es colocada en tubitos y se observa la velocidad con la que van sedimentándose los glóbulos. Cuando el proceso es veloz, existe una alteración en las proteínas derivada de una infección, una inflamación o un cáncer. Esto no es válido para las mujeres embarazadas.

Coproanálisis: La persona tiene suerte cuando en el examen aparecen las amibas llamadas histolíticas. La tiene porque estas tienen ciclos de permanencia en el intestino. Para tomar la muestra de las materias fecales, se recomienda tomar un laxante muy suave la noche anterior. Esto facilita la aparición de amibas y parásitos. Es igualmente preferible que el examen se haga seriado (dos o tres veces en distintos días).

En el coproanálisis se detectan otras cosas igualmente importantes: las giardias (a veces más perjudiciales que las amibas), otras especies de amibas, señales de infección intestinal que lleva a colitis, diarrea o flatulencia, gérmenes o bacterias, monilias y hongos.

Uroanálisis: El parcial de orina va a decir si la persona tiene azúcar (en este caso se debe hacer también una glicemia); si tiene albúmina (se debe hacer creatinina); si tiene pigmentos biliares (debe hacerse una prueba para el hígado. Uno de los primeros indicios de la hepatitis es la orina de color amarillo intenso).

También el uroanálisis puede señalar la presencia de hematíes (sangre que haría sospechar de un cálculo renal), leucocitos y bacterias (pus e infección). Cuando el resultado habla de cilindros de distintas clases, puede significar una alteración del riñón (nefritis).

Glicemia: Es la cantidad de azúcar (glicemia) en la sangre. Cuando su nivel en ayunas sobrepasa 120 miligramos por ciento, puede ser síntoma de diabetes y se debe practicar un nuevo examen después de un desayuno abundante en harinas y dulce. La curva de glicemia se hace cuando así lo dispone el médico.

Pero si la glicemia está por debajo de 70 miligramos por ciento, se considera que puede existir hipoglicemia. El endocrinólogo debe autorizar otras pruebas.

Colesterol y triglicéridos: Son los llamados lípidos y su examen es muy importante porque ayudará a diagnosticar defectos en el metabolismo de las grasas animales. La cifra aislada de colesterol total sola no significa mucho, es importante determinarla junto con las fracciones. Estas cifras orientarán al médico acerca del riesgo coronario (infarto) de la persona.

Cuando los triglicéridos están elevados, contribuyen a la arteriosclerosis, pero también pueden ser signo de mal metabolismo de los azúcares (diabetes).

Acido úrico: También llamado uricemia. Las cifras aceptadas suelen diferir entre hombres y mujeres. Sin embargo, se considera que cuando los niveles de ácido úrico son elevados, existe un metabolismo inadecuado de los azúcares y la persona puede presentar dolores en las articulaciones.

Estos dolores pueden darse aún si el ácido úrico es normal, se trata de un tipo diferente de reumatismo.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
3 de octubre de 1990
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad