Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Ni ‘El principito’ se salvó de la dictadura en Argentina

Un cuento de niños infantil reprobado por relatar una huelga de animales, un ‘Principito’ acusado de “ilimitada fantasía” o un tango censurado por “derrotista” eran parte del compendio de prohibiciones que la dictadura militar argentina (que logró el poder hace 30 años) impuso para.

Lo que muestra que la censura al arte y la cultura fue una de las consecuencias del golpe militar de marzo del 76.

El material dirigido al público infantil fue bien escudriñado y se concluyó que el libro El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, era subversivo porque alentaba en los niños una “ilimitada fantasía”.

El cuento de Elsa Bornemann Un elefante ocupa mucho espacio, premiado internacionalmente en 1975, fue prohibido en 1977 porque su historia sobre una huelga de animales tenía “una finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatoria a la tarea de captación ideológica del accionar subversivo”, según decía un decreto militar. Había una lista de “recomendaciones” a los autores infantiles para que no incluyeran palabras con connotaciones obreras como “alpargatas” para referirse al calzado. El cuento infantil alemán Cinco dedos en el que manos de diferentes colores compiten entre sí, fue incluido en la lista negra porque la mano derrotada era la verde, el color del uniforme del Ejército, lo que fue interpretado como un claro mensaje subversivo. Ni el tango se salvó. El popular Cambalache, que Discépolo escribió en 1934 fue tildado de “derrotista” y censurado.

En sus estrofas, el describió poeta describió la decadencia moral de Argentina en los años 30, plagada de fraudes electorales. “Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor (...), lo mismo un cura que un gran profesor (...) los inmorales nos han igualao”, decía el tango, cuya difusión fue prohibida por radio y televisión.

La dictadura no solo apuntó a sus enemigos de carne y hueso. Basta con decir que en 1980 la Policía de Buenos Aires quemó más un millón y medio de libros del Centro Editor de América Latina (CEAL) en una fogata que ardió en un descampado durante tres días.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Cultura y entretenimiento
Fecha de publicación
28 de marzo de 2006
Autor
AFP

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad