Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

REFORMA TRIBUTARIA CON IVA PARA TODO

La reforma tributaria que el Gobierno presentará en enero próximo al Congreso de la República, mantendrá la tarifa del IVA del 12 por ciento pero se extenderá a la mayoría de los bienes y servicios, con excepción de los productos básicos de consumo, las tarifas de acueducto y de energía. Las consultas médicas, servicios jurídicos, técnicos, vivienda y hasta las salas de belleza resultarán cobijados con el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

El ministro de Hacienda, Rudolf Hommes Rodríguez, dijo que la reforma es progresiva pues productos como los alimentos básicos y los servicios públicos con mayor incidencia en la canasta familiar quedarán excluídos.

La tarifa del impuesto de renta no se tocará, pero la contribución Especial para la Paz (impuesto de Guerra), se incorporará a este tributo y se mantendrá por cuatro años.

Las utilidades de las empresas se gravarán en forma creciente con el nuevo sistema de ajustes por inflación, que sustituye el impuesto de patrimonio.

Las bases de la nueva reforma tributaria que el Gobierno presentará al Congreso de la República para adicionar a sus ingresos 380.000 millones de pesos están listas.

Las dio a conocer a regañadientes el ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, a los miembros de la subcomisión de presupuesto del Congresito, presionado por la necesidad de una aprobación oportuna del proyecto de ingresos y gastos para 1992.

Son varias las estrategias. Definitivamente se amplía la base tributaria del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a la mayoría de bienes y servicios del país: servicios médicos, de contabilidad, jurídicos, técnicos, publicidad, actividades teatrales y culturales, la peluquería y salones de belleza, así como a los arrendamientos y construcción de vivienda.

Pero contrario al diagnóstico del Fondo Monetario Internacional (FMI), conocido y publicado ayer por EL TIEMPO, el IVA no se extenderá a los servicios de agua y luz, por considerar que afectaría la estructura tarifaria.

Esa es una determinación que ya tomó el Gobierno , explicó ayer el ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, tras indicar que cuando se decida hacer ajustes en este tipo de servicios es mejor modificar directamente la tarifa.

También quedan excluidos los productos de la canasta familiar que consume la gente de ingresos medios y que, básicamente, son los alimentos populares. Tarifa unificada Hommes dijo que consultas hechas con el presidente Gaviria conducen a mantener la tarifa general del IVA en 12 por ciento. Si el Congreso estima lo contrario, se podría aumentar en dos o tres puntos, pero no es ni necesario ni conveniente a la luz de las necesidades fiscales del país.

En cuanto la estructura de tarifas existe una tendencia: la unificación. El nivel general está en el 12 por ciento, pero hay algunas diferenciales como las que cobijan a hoteles de más de tres estrellas (4 por ciento), teléfonos (3 por ciento), cerveza (8 por ciento), seguros (15 por ciento), automóviles hasta 1.300 cc (20 por ciento) y automóviles de lujo (35 por ciento).

Algunos expertos que han venido trabajando en el diseño de la iniciativa consideran que los consumos suntuarios deben tener una tarifa superior a la general, como en el caso de automóviles, pues el objetivo es mantener la progresividad del impuesto: gravar más a quienes tienen más.

La reforma, según explicó el Ministro, tendrá que ser progresiva, equitativa y eficiente. En ella se le dará especial prioridad a mejorar significativamente el recaudo, a reducir la evasión y a erradicar el fraude al fisco a través de las exportaciones ficticias .

Para cumplir con estos objetivos el proyecto contempla la creación de un estatuto tributario, que incorpora la posibilidad de castigar con cárcel a los defraudadores.

La ampliación de la base del IVA aportará 270.000 millones de pesos al año y el mejoramiento de la gestión tributaria entre 90.000 y 100.000 millones de pesos adicionales. Impuesto de guerra El proyecto tampoco contempla aumento alguno en el impuesto de renta, teniendo en cuenta que podría introducir desestímulos a la inversión y por lo tanto crear condiciones negativas al nuevo modelo económico de apertura e internacionalización del sector productivo.

Pero la contribución especial o impuesto de guerra creado por el Gobierno para fortalecer los recursos de las fuerzas militares, la Policía Nacional y los servicios de inteligencia, se prorrogará por cuatro años más.

Este impuesto que lo pagan los grandes contribuyentes, Telecom y las empresas dedicadas a la explotación de hidrocarburos y carbón, será adicionado a la renta.

El impuesto de guerra es equivalente al 5 por ciento de la renta de las empresas y se calcula que anualmente aporta unos 25.000 millones de pesos.

Además, a partir de 1991 se elimina el impuesto de patrimonio y se sustituye por el nuevo régimen de ajustes por inflación, que se supone aporta mayores ingresos pues las declaraciones de renta se hacen sobre bases más reales.

Actualmente, este gravamen equivale al 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y conjuntamente con el IVA aportan al fisco 2 billones 40.000 millones de pesos.

Según informe de Hommes al Congresito una parte importante del recaudo tributario adicional provendrá de los impuestos de renta a las sociedades, ya que los ajustes por inflación representan un aumento de ingresos por este concepto cercano al 10 por ciento anual durante los cuatro primeros años después de su aplicación . En enero se presenta El proyecto será presentado al Congreso de la República a partir de enero próximo, pues aunque las sesiones ordinarias se inician en diciembre el Gobierno se encuentra depurando alternativas. Y además los primeros días de legislatura la mayor parte del tiempo se destina a la reglamentación y organización de las dos corporaciones.

Sin embargo, la aprobación de la reforma debe realizarse, de acuerdo con las aspiraciones del equipo económico, en la primera parte de 1992, teniendo en cuenta que parte de esos ingresos están incluidos en el presupuesto de la próxima vigencia.

Por mandato constitucional, el Congreso tiene un plazo de 18 meses para tramitar la iniciativa. De no hacerlo el Gobierno podrá desarrollarla a través de decreto con fuerza de ley.

Una de las decisiones del Ejecutivo de no aumentar la tarifa general del IVA puede estar relacionada, según los entendidos, con el deseo de facilitar su aprobación.

En total, con la reforma se esperan aumentar los ingresos fiscales en 380.000 millones de pesos. En 1992 con esos mayores aportes y un recorte por 220.000 millones de pesos a los gastos del Gobierno se piensa tapar una parte del déficit previsto para el año próximo. Mensaje al Congresito Hommes y el jefe del Departamento Nacional de Planeación, Armando Montenegro Trujillo, enviaron un mensaje a los miembros de la subcomisión de presupuesto del Congresito donde se indica que con la reforma prevista y el recorte de gastos se soluciona, prácticamente, el problema de déficit.

En uno de sus apartes, la carta señala que no existe espacio macroeconómico para acomodar un faltante de la magnitud que resultaría si se acogieran las propuestas de los comisionados y se presupuestaran todas las exigencias de diferentes instancias gubernamentales, pues habría que financiar 732.900 millones de pesos para el Gobierno Central y 152.000 millones adicionales para el resto del sector público .

De esta forma, el déficit de operaciones efectivas del sector público no financiero llegaría a 2.6 por ciento del PIB. Agrega que esta cifra implica un aumento de la masa salarial de los trabajadores al servicio del Estado de solamente el 22 por ciento anual.

Eso no significa que el reajuste en salarios en el sector público sea en su conjunto del 22 por ciento, pues es un promedio general.

Además, las entidades que cumplan programas de eficiencia y de gestión administrativa pueden elevar las asignaciones en porcentajes superiores al señalado.

Hommes recordó que por mandato constitucional no se pueden financiar gastos del Gobierno con emisiones monetarias, a excepción que haya unanimidad por parte de los siete miembros de la junta directiva del Banco de la República. El Congreso decide Ayer el ministro Hommes viajó a Washington para cumplir una nueva etapa de negociación de un crédito sectorial con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 200 millones de dólares.

Con la obtención de esos recursos Colombia cumple con el requisito de elegibilidad para tener acceso a la Iniciativa de las Américas . Así el país queda habilitado para acogerse a los programas sobre reducción de deuda, avanzar hacia una zona de libre comercio con Estados Unidos y recibir un mayor apoyo en materia de inversión extranjera.

Hommes habló en el aeropuerto Eldorado con EL TIEMPO y se refirió, entre muchos otros aspectos, al informe preparado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre ajustes en el IVA.

Ellos tienen los mejores expertos en tributación y por eso el Gobierno optó por contratar sus servicios. No fue que el Fondo nos enviara una misión sino que pedimos que nos hicieran un estudio.

El grupo que estuvo en el país fue dirigido por el profesor Vito Tanzi director del departamento tributario del FMI y el jefe de la misión fue Parthasarathi Shome. Vinieron técnicos de muchas partes del mundo, entre ellos un indio, un chileno y un argentino.

Es cierto que nos gustó el diagnóstico e inclusive pedimos que nos hicieran otro estudio sobre el impuesto a la renta. Desde luego hay cosas que no vamos a incorporar a la reforma. Por ejemplo, en el proyecto que tenemos pensado elaborar no se incluye IVA para los servicios públicos de luz y agua. Las llamadas telefónicas ya están gravadas con ese impuesto.

Ahora esperamos que no nos salgan con el cuento de que el Fondo Monetario nos impuso la reforma, porque la otra alternativa hubiera sido pagarle un poco de plata a unos tipos con el fin de que nos elaboraran el estudio.

Aquí no hay pérdida de autonomía, porque nosotros fuimos contratados por el Gobierno y no por el FMI y porque al final de cuentas quien decide es el Congreso. Hay que recordar que la Constituyente creó unos organismos que cuestan plata y autorizó una reforma tributaria.

Al contrario de muchas críticas el IVA como lo tenemos concebido es progresivo, pues no va a gravar la canasta de consumo básico de las familias de ingresos medios. Quien diga que es regresivo está equivocado y tendrá que revisar sus conocimientos tributarios.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
25 de noviembre de 1991
Autor
HERMOGENES ARDILA

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad