HABRÁ UN ARCHIVO NACIONAL PARA NN

HABRÁ UN ARCHIVO NACIONAL PARA NN

El Estado se alista para poner en marcha un gigantesco aparato de reconocimiento de los N.N., víctimas sin identificar. Sólo en Bogotá, en este mes de enero de 1991 hubo 504. La existencia del programa trascendió ayer, apenas veinticuatro horas después de que el dramático episodio ocurrido con la señora Marina Montoya de Pérez, sepultada el miércoles pasado en una fosa común con el rango de N.N., estremecierá a la opinión pública.

2 de febrero de 1991, 05:00 am

Sin embargo, explicó el director Nacional de Instrucción Criminal, Carlos Mejía, este no es un programa nuevo y no es deseable que se anuncie como una consecuencia de lo ocurrido .

La Dirección a mi cargo, lleva seis meses trabajando arduamente en la adecuación de la infraestructura necesaria y en marzo ese aparato que involucra a las Unidades de Derechos Humanos, Investigación y Criminalística de Instrucción Criminal, el Instituto de Medicina Legal, la Registraduría Nacional de Estado Civil y el Cuerpo Técnico de Policía Judicial empezará a funcionar .

Una infraestructura que finalmente establecerá responsabilidades en el proceso de levantamiento e identificación de cadáveres y, sobre todo, en la investigación de crímenes hasta ahora amenazados por la impunidad.

El objetivo de la Dirección Nacional de Instrucción Criminal en palabras de la jefe de la Unidad de Derechos Humanos, Luz María Gruesso de Cerón es establecer un archivo nacional computarizado de N.N s y desaparecidos .

Con esa meta, Instrucción Criminal ha empezado por desarrollar un formato único de N.N. y desaparecidos.

Ese formato, que como se dijo servirá de patrón a una red nacional de información, contendrá entre otros datos, los siguientes: sexo, edad, fecha y número de acta del levantamiento del cadáver, autoridad que practicó la diligencia.

A la vez, descripción del cadáver: talla, peso, rasa, piel, color de pelo, rasgos de la cara (ojos, nariz y boca), señales particulares, causas de la muerte, prendas que vestía y elementos que portaba (joyas, etc); destino del cuerpo, autoridad a cargo de la investigación, y tarjeta de necordactilia.

La obtención de la información y el suministro de ésta a las direcciones seccionales de Instrucción Criminal estará dividida en tres etapas.

La primera, lo referente al acta de levantamiento será responsabilidad de las unidades de Policía Judicial y de los jueces que practican la diligencia. La segunda, el suministro de datos sobre rasgos morfológicos, causas de la muerte, etc, estará a cargo del Instituto de Medicina Legal y la fase final, estado de la investigación, será responsabilidad de los jueces que asumen el proceso. Cada caso, con una carpeta dentro de la red. Cruces de información La otra fase del proceso, consiste en formatos diligenciados por familiares de desapareccidos.

El objetivo señala Luz María Gruesso es que la información entre en la red de computadores en cuestión de horas y que sea factible cruzarla en minutos .

Una tercera variable, la representa el acceso efectivo y ágil de técnicos de Instrucción Criminal a la red de tarjetas decadactilares de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Actualmente, se trabaja en la unificación del sistema de identificación decadactilar existen dos sistemas distintos: Henry y Busetish en el Instituto de Medicina Legal, Instrucción Criminal y la Registraduría Nacional de Estado Civil.

Los expertos de Instrucción Criminal confían en que el fax permitirá realizar identificaciones casi de inmediato.

Finalmente, ya hemos empezado a consolidar un archivo odontológico y otro de rasgos morfológicos fijos de las personas, según las regiones del país .

En realidad, cada seccional de Instrucción Criminal añade la jefe de la Unidad de Derechos Humanos de la Dirección Nacional de Instrucción Criminal cuenta hoy con morfólogos, antropólogos, dactiloscopistas, lofoscopistas (expertos en estudio de rasgos del rostro y el cuerpo), odontólogos judiciales, médicos judiciales y fotógrafos judiciales.

Al final un equipo interdisciplinario que por primera vez en Colombia permitirá que exista un archivo central de N.N, un album fotográfico de NN y otro de desaparecidos. Archivos a los que cualquier ciudadano tenga acceso y que nos permita finalmente saber quién es quién y orientar acertadamente las investigaciones , sostiene otro funcionario de Instrucción Criminal.

Todo gracias a la centralización y cruce de información que hasta ahora estuvo dispersa y sobre la cual, nadie rindió nunca ningún informe .

El programa en pleno estará en marcha en marzo próximo y quizá entonces, las ácidas controversias y mutuas imputaciones por la irresponsabilidad en casos como el de Marina Montoya, desaparezcan.