Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ASÍ CAYÓ EL CHOPO , EL JEFE TERRORISTA DEL CARTEL

Nunca como antes, en los últimos cinco años de la lucha contra el narcoterrorismo, los servicios de inteligencia habían vivido con extrema angustia esos 133 dramáticos minutos del jueves 15 de abril de 1993. Eran las 12:30 cuando La Picuda , un agente próximo al ala terrorista del cartel de Medellín, aún en el interior del carro del Bloque de Búsqueda estacionado frente a la Universidad de Medellín, exclamó: hoy estalla una bomba de mil kilos en Bogotá a nombre de Pablo Escobar, yo pagué la misión .

Un minuto más tarde, el ronco sonido de los equipos de fax del Bloque empezaban a enviar mensajes de urgencia a las centrales secretas del DAS, Ejército y Policía en Bogotá, incluso, al alto Gobierno para advertir sobre la existencia del atentado.

Fue en vano. Dos horas y trece minutos después de esa detención, a las 2:43 de la tarde, un carrobomba con 300 kilos de dinamita estalló en la calle 93 con carrera 15 y mató a nueve personas. Por eso, al caer la tarde, el Gobierno tenía un responsable: el cartel de Medellín.

Lo que nunca se supo fue que esa captura era el resultado de una de las operaciones más importantes del Bloque de Búsqueda que, 28 días antes, había permitido localizar a Mario Alberto Castaño Molina, El Chopo , el hombre que controlaba el aparato militar de Pablo Escobar Gaviria.

El Chopo era, sin duda, el hombre que tras la muerte de José Gonzalo Rodríguez Gacha, había asumido el control militar del cartel bajo la ley del miedo. Si ustedes lo matan habría de decir uno de los delatores el día de su muerte se acaba el problema porque él le mata la mamá, los hijos y la esposa a quien lo delate .

Pero cómo fue cazado? El 6 de enero el Gobierno ordenó la suspensión del uso de buscapersonas en Medellín y obligó a los agentes de la organización a volver al obsoleto sistema del telefóno.

Para el 18 de marzo, el Bloque de Búsqueda tenía bajo vigilancia tres importantes líneas halladas en una agenda de Escobar, encontrada el 22 de julio tras la evasión de La Catedral.

Huellas en La Catedral Correspondían a familiares de enlaces próximos a la organización: Carlos , Jorge y el señor H , tres hombres de quienes apenas se conocían algunos rasgos físicos.

Pero sólo hasta ese día las líneas empezaron a sonar. Carlos y Jorge acordaron una cita para las 11 de la mañana del 19 de marzo, en la esquina de la calle 47 con carrera 80, cerca del parque de Berrío.

A partir de esa hora treinta agentes encubiertos se mezclaron en un sector atestado de peatones que deambulaban de un lado a otro. No se tenían fotos y ninguno de los hombres del Bloque los conocía.

Allí estuvieron hasta las 12:30, hora en que un oficial, decepcionado por el aparente fracaso, se comunicó con la escuela Carlos Holguín para decir: el objetivo no llegó . Apenas faltaba una unidad por retirarse cuando uno de sus ocupantes exclamó: esos dos se parecen a los de la descripción, vamos? . La detención dejó atónitos a los dos terrorisas, pues cuando llegaron al sitio cambiaron de lugar.

Lo que habría de venir después sería una cadena de seguimientos y vigilancias de 24 horas que culminaría con la detención de los principales enlaces terroristas de El Chopo .

Ya en el interior del vehículo del Bloque de Búsqueda Carlos dijo: vea, como prueba de lealtad con ustedes les voy a entregar un armamento que tengo escondido . Los cinco fusiles R-15 fueron hallados en un escritorio de doble fondo por funcionarios de la Fiscalía y la Procuraduría en El Poblado.

Pero el delator fue aún más allá. Cuando el vehículo ingresó a la Escuela Carlos Holguín, preso de la angustia, dijo saber del lugar en donde el cartel había instalado el centro de abastecimiento de explosivos: una finca en cercanías de Guasca. Si me perdonan yo les entrego esa dinamita, yo las he colodado todas, a mí no se me cayó ninguna .

Mientras Carlos viajaba en un avión de la Policía hacia Bogotá para ir hasta la finca de Guasca, los hombres del Bloque rastreaban una llamada en la línea del Señor H. , hermano de Frank , terrorista de confianza del cartel.

Contacto en Mimos La captura de Carlos se mantuvo en secreto 24 horas. Por eso el 19 de marzo, el Señor H. contestó una llamada del hombre más próximo a El Chopo .

La orden era informar a Frank , su hermano, de una cita en la heladería Mimos de Medellín. Inmediatamente después los dos hermanos se comunicaron entre sí y acordaron un encuentro en la calle 51 con carrera 45, en el sector de La Playa. Sobre este hombre tampoco se sabía nada de su físico.

Apurados por su captura, los persecutores se desplazaron hasta el lugar en compañía de Jorge , el primero de los capturados, que desde el vehículo señala a un hombre que se encuentra parado en el lugar. Son las 11:30 a.m del 19 de abril.

Entonces Frank confiesa: Miren yo sí conozco un amigo que puede ayudarles a ubicar a Pablo Escobar. El está parado en la esquina de calle 51 con carrera 42 y me tiene una razón de dónde poner la otra bomba en Bogotá .

Han transcurrido apenas 30 minutos después de esa captura. En la heladería Mimos Alberto , el hombre más próximo a El Chopo , come un helado cuando se acerca Frank , que se sienta enfrente y exclama: qué hubo, parce .

Camino a la escuela Carlos Holguín, Alberto , preso del pánico, pues supone que lo van a asesinar, apenas escucha lo que el otro terrorista le dice: vea parce, usted tiene que ayudarnos a ubicar al patrón porque a todos nos tiene en la olla .

Entonces decide hablar. El vehículo del Bloque de Búsqueda se detiene a un lado de la calle 51 cuando dice: yo tengo que verme con El Chopo , a las 2:30 para llevarle el almuerzo, él debe estar viendo el noticiero .

En la Carlos Holguín las patrullas han recibido órdenes de desplazarse a los dos sitios señalados por Alberto : la casa de la carrera 54B No. 58-69, en el centro, y el edificio de Bancoquia, en la calle 53 con carrera 49, en el centro de Medellín.

Mientras los hombres del Bloque derriban la puerta del apartamento 2000 de El Chopo , los dos terroristas que se encuentran en el vehículo, ahora estacionado en el edificio Bancoquia, hablan de un nuevo hombre: La Picuda , de quien dicen es el encargado de la compra y transporte de explosivos.

Pero sólo hasta el día del atentado, frente a la Universidad de Medellín, los persecutores lograron carzarlo. Su captura fue un secreto de 72 horas, para lograr la detención de los otros miembros de la red.

Incluso, le fue permitido ir a la universidad y a su casa acompañado por los hombres del Bloque, mientras lograba hacer contacto con Omar Herrera, el hombre a quien delegó la misión terrorista, el mismo que fue detenido por la bomba al DAS y puesto en libertad por la Justicia. En esos tres días La Picuda envió un mensaje telefónico a Herrera en el que decía: ya no venda el carro de Bogotá , pero era inútil, el terrorista estaba desaparecido.

Sólo un día después a las 12:30 del día, tras hablar con La Picuda por teléfono, se logró su detención en la estación de gasolina de Terpel, cerca del terminal de transportes de Medellín, a donde fue citado por el terrorista. Luego vendrían las otras capturas.

Luego de la operación, los capturados exigieron el pago de la recompensa por El Chopo , petición que fue negada de plano por los persecutores pues su muerte fue el resultado de una operación bien planeada. Desde entonces, Escobar pasó a la clandestinidad.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de agosto de 1993
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: