CARLOS, EL CHACAL , IBA A MATAR A NORIEGA: CURA

CARLOS, EL CHACAL , IBA A MATAR A NORIEGA: CURA

El asesino conocido como Carlos, El Chacal , un maestro del disfraz que se hizo famoso en novelas de espionaje, formó parte, en 1984, de un fallido intento del cartel de Medellín de asesinar al general Manuel Noriega, testificó ayer César Cura, un ex miembro de la organización. Cura, convicto por narcotráfico, dijo que los jefes de la droga decidieron matar a Noriega luego de una serie de problemas en sus operaciones en Panamá, que involucraban un laboratorio de cocaína, cargamentos de éter y el arresto de empleados del cartel.

14 de noviembre 1991 , 12:00 a.m.

Durante una reunión en junio de 1984, el cartel de Medellín decidió contratar a la ETA, un grupo separatista vasco, para organizar el asesinato de Noriega, dijo Cura. ETA, a su vez, contrató a Ilich Ramírez Sánchez, el asesino originario de Venezuela conocido como Carlos, El Chacal , cuya carrera terrorista ha sido tema de famosas novelas escritas por Robert Ludlum, incluyendo la muy vendida, La Identidad Bourne.

Cura declaró como testigo de la fiscalía en el juicio por narcotráfico, asociación ilícita y lavado de dinero contra Noriega, que llegó ya a su tercer mes.

No obstante, Cura, al referirse a supuestos intentos de contratar a la ETA para matar a Noriega, reconoció que todo se lo contaron .

El testigo declaró que la persona que se lo dijo fue un asociado del cartel que identificó como Juan Villegas, un compatriota suyo. Cura añadió que los hermanos Jorge Luis y Juan Daniel Ochoa no estaban muy dispuestos a dicho proyecto de matar a Noriega durante su gira por Europa, sino que los que se manifestaban dispuestos a ello de forma plena eran Pablo Correa y Rafael Cardona.

Juan Villegas (un empleado del cartel) me dijo, cuando estábamos en Rio de Janeiro, que se había contratado o comisionado a la ETA y que un famoso pistolero, Carlos, no recuerdo su apellido, pero el famoso Chacal , era el que supuestamente lo iba a hacer , dijo Cura a los jurados.

Cura dijo que en cuanto supo de dichos planes, intercedió para que no se llevasen a cabo, ante lo cual Frank Rubino, abogado defensor de Noriega, le preguntó: Temía por el general Noriega o por sus ganancias? Temía que se vinieran abajo mis ganancias , contestó Cura, que ya el pasado martes explicó que usó su influencia para evitar que se destruyera todo el negocio que tenía montado con el contrabando de la marihuana a través de Panamá.

El plan nunca se llevó a cabo, declaró Cura. Noriega escuchaba todo esto impasible, vestido en esta ocasión con una cazadora de piloto color marrón, debido al bajón de temperatura sufrido estos días en el sur de Florida.

Cura, tras su colaboración con el gobierno estadounidense al testificar contra Noriega, puede ver reducida su pena de 23 años de cárcel, como recordó Rubino en su interrogatorio.

Observadores jurídicos creen que el juicio contra Noriega se puede prolongar hasta bien entrado 1992, dado el ritmo de los testigos y el hecho de que, según los planes originales de los fiscales, aún quedan unos cuarenta por comparecer.