Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA FE DE BAUTISMO

Teniendo en las manos el cuadernito de Saint Dié en que se le dio el nombre de América al que iba a ser el Nuevo Mundo, no se explica, a primera vista, cómo esta Fe de Bautismo no se ha colocado a la cabeza en el proceso de las celebraciones de los 500 años. América es el único continente cuyo nacimiento se registra en un día señalado, en un documento famoso, en un cuadernito ilustrado. Es posible que documento semejante sea el que se olvida en el día de las celebraciones? Es el punto en que llega al colmo de la desviación histórica la maquinaria. Cómo? Por qué? Hay que empezar diciendo que se hicieron en Saint Dié al menos dos ediciones de la Fe de Bautismo, y fuera de Saint Dié posiblemente dos. La que he tenido en mis manos no puedo precisar cuál es. Pero los titulares son las claves de esta nota. La la Fe de Bautismo tiene una portada que es como la de un pafolio. Lo dice todo con la sana alegría con que fue recibida la noticia del descubrimiento del otro continente. De Via A

Así en la Fe de Bautismo de América no aparecen los tres nombres que luego se han inscrito en los falsos registros: Colón, Isabel, Fernando... Tres personajes extraños al viaje portugués en que accidentalmente actuó como piloto Vespucci. Vespucci fue quien mejor vio las cosas. Quien mejor las dijo. El resto, corre por cuenta de unos canónigos a quienes solo debe agradecérseles el entusiasmo que pusieron en cantar el despertar de un mundo que surgía como de milagro, donde Colón creía que solo era la Tierra Firme del Asia.

La actitud de los abates es la de un grupo de fabulosos idealistas reunidos en el monasterio donde llegó el poeta Ringmann, atraído por esa unión de fabricantes de ensueños. Ellos habían creado un grupo de locos editores. Se empeñan en hacer libros entonces ese era un arte incipiente como de brujos sobre temas extraños. Era cuando no se decía descubrimiento sino invención . Vespucci había inventado un Nuevo Mundo, como se escribía en los mapas. La Fe de Bautismo era el registro de una invención. Ringmann llegaba a Saint Dié a ser testigo del portento, con Sandacourt, otro poeta, otro abate. La Fe de Bautismo, la patente de invención es una antología poética. Al prólogo siguen el canto de Ringmann, el poema de Sandacourt... La carta de Vespucci tiene algunas escenas sobre el comportamiento sexual de los indios brasileros que han escandalizado a algunos lectores del Siglo XX, pero que tanto los abates de Saint Dié como Isabel la Católica, que eran por igual lectores de Boccaccio, gustaban como cuadros de la naturaleza exótica. Quedaron sin malicia insertos en la Fe de Bautismo.

Ocurrió, pues, que se pasó del hemisferio del Norte al del Sur como quien vuelve una página de la geografía, y si se escamotean los nombres de Colón y los Reyes Católicos no es por malicia. Se trata de otro viaje. De otro hemisferio. De otra historia. El nombre de América, en el primer mapa, cubre el Brasil y punto. Como si América fuera un relato del Sur, distinto y lo era de lo que venían haciendo los del Norte.

Señores de los 500 años: Lo que tiene América, no lo tiene Europa, ni Asia, ni Africa: Fe de Bautismo. Hay que decirlo y publicarlo con orgullo, como se hace con cualquier hijo legítimo. De padres desconocidos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
11 de noviembre de 1991
Autor
GERMAN ARCINIEGAS

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad