Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

COMETAS MADE IN CASA

La tradición se repite. Llegó agosto, el mes de los vientos. Las ilusiones de miles de niños, por estos días, es ir con su familia a volar cometa fuera de la ciudad. Hay diseños de todas las formas y lo más importante es dar rienda suelta a la imaginación. La meta... que vuele!

El primer paso del trabajo es conseguir los materiales necesarios: más de 200 metros de pita, pliegos de papel, plástico o retazos de tela impermeable de diferentes colores y madera muy liviana, pero resistente a los ventarrones.

Los cometistas de tradición aconsejan dibujar un diseño sobre el papel, teniendo en cuenta el tamaño que se desea fabricar. A partir de entonces, el trabajo consiste en seguir el plano.

La más común de todas es la hexagonal. No requiere de un diseño especial y es la primera que los niños en su afán de salir al parque con sus amigos aprenden a hacer, incluso, en el mismo sitio en donde la van a elevar.

El armazón, en forma de hexágono, se construye con madera como el balso, la guadua y la flor caña brava. Algunas de ellas se consiguen en las papelerías, ya listas para amarrarlas con hilo de cañamo o con la misma pita del carrete.

Uno de los consejos de los cometistas es hacer caja en los palos de madera. Es muy sencillo: se mide perfectamente en donde van a ajustar los extremos y se hace el corte con una navaja bien afilada o una herramienta especial para madera.

Cuando ya esté listo, para dar mayor seguridad, se pega con colbón y luego se amarra. Así, el esqueleto queda firme y resiste los vientos fuertes, sin que se desarme.

Para cubrir el hexágono, se hace con diferentes colores de papel de poca densidad. Según las combinaciones y si se hacen dibujos, la cometa llama la atención en el aire.

En uno de sus extremos se coloca la cola que sirve de peso contra la fuerza del viento y permite su elevación. La cuerda debe ser larga y nace de tres tirantes: uno al centro y dos a los ángulos superiores.

Al arrojarla al aire, el hilo de retención, como el caso de todas las cometas, no debe estar muy lejos del cometista. Así se crea un ángulo de elevación más corto, que permite que la estructura esté en pocos segundos suspendida en el aire y empiece a pedir cuerda velozmente.

La fuerza del viento que es circular, se equilibra en la cometa con los pesos de la cola y la estructura. Y, cuando ya está en el aire, el cometista ejerce el control con la tensión del hilo de retención.

Las cometas artesanales, las que se hacen en casa, volvieron a ser la sensación de las familias colombianas. Hoy, la mayoría de ellas, intentan hacer novedosos diseños , dice Augusto Schroeder, uno de los cometistas más famosos del país.

Alto rendimiento Claro que no todos los vientos son iguales. Hay fines de semana en los que se presenta una baja densidad de brisas y, las artesanales, empiezan a fallar: hay frustracción.

Eso no quiere decir que la estructura esté mal construida. Por lo general, las artesanales son un poco más pesadas y se requieren vientos fuertes para elevarlas , dice Schroeder.

Así que es conveniente llevar una cometa especial para las pequeñas brisas. Las más aconsejables son las alas delta que están desprovistas de cola y tienen forma triangualar.

La cometa está compuesta por tres palos que dan su figura: dos laterales y uno central, a donde se adhiere el hilo de retención. Lo mismo que en las demás cometas, el ángulo de elevación debe ser corto, para que inicie el vuelo rápidamente.

El esqueleto se puede cubrir con plástico o con tela impermeable. Lo más aconsejable es usar la tela y, entre más delgada, da mejor rendimiento.

En los almacenes en donde distribuyen textiles, se pide la tela más delgada, que se puede pintar con diferentes motivos como pájaros, aviones y del tamaño que los niños deseen.

Para que no incomode, se hacen desarmables. Solo es coser la tela de tal manera, que los palos que se usan queden ajustados, o hacer una especie de cavidad en la mitad, por donde se introducen y así no corren el riesgo de salirse en pleno vuelo.

La pita debe ir en el palo del centro. Para eso, de la tela se saca un retazo al que se le cose un ojal, de donde se va a adherir el carrete del hilo: los expertos aconsejan muchos metros.

Si la velocidad de la brisa se incrementa, la impermeable corre el riesgo de romperse. Entonces hay que bajarla y elevar una artesanal, geométrica o una acrobática; las más pesadas.

Las cometas acrobáticas son más complicadas de fabricar por que requieren medidas mucho más exactas y por la forma de colocar las cuerdas para que se sostengan en el aire.

Ese estilo de cometas se distingue porque tienen más de un hilo de conducción y se requiere de tiempo para aprender a manipularlas. En los concursos, hay una categoría especial en la que la gente puede competir en los diferentes concursos , explicó Schroeder.

Al final, no importa si no son hechas en casa. Hay que aprovechar los vientos de agosto y divertirse en familia.

TENGA EN CUENTA... EL LUGAR. Para disfrutar de un buen programa con la familia, lo mejor es alejarse de la ciudad y buscar una zona desprovista de obstáculos para que los niños no corran riesgos. EVITAR LAS REDES ELECTRICAS. Es un consejo que nunca sobra. La mayoría de los padres dejan que sus hijos vuelen cometas en las calles, muy cerca de las líneas de alta tensión de electricidad. Eso siempre es peligroso. USAR GUANTES. No son pocas las personas que se queman las manos con la pita cuando la cometa empieza a elevarse con rapidez. Los cometistas aconsejan llevar guantes. UN CARRETE. Si hay buen ingenio, además de la cometa, invéntese un carrete similar al de las cañas de pescar. De esa forma, puede enrollar la pita con facilidad. SI LLUEVE... no vuele cometa. En el caso de caer un rayo, como sucede con las cuerdas de alta tensión de energía, a través de ella, se conduce la electricidad a las manos del cometista. LOS NIÑOS. La mayoría de los padres van al paseo con el fin de enseñarles a los hijos. Después de eso, déjelos a ellos mismos con el juego y no los presione. Así lo disfrutarán mejor.

A VOLAR COMETA EL CONCURSO DEL CLUB de suscriptores de EL TIEMPO es una de las opciones para volar cometa, concursar y ganar premios. Se realizará el próximo 22 de agosto a las 12 del día, en las instalaciones del parque Jaime Duque, entre los municipios de Tocancipá y Sopó. Hay cuatro modalidades para concursar: vuelo libre; cualquier tipo de cometa; tres dimensiones, cubos y codys; espectáculo, diseño alusivo al Club de Suscriptores; y distancia-verticalidad, la que más lejos llegue, después de veinte minutos de vuelo. POR LA VIA al municipio de La Calera, más allá de la zona de las discotecas, hay varias zonas verdes en donde la familia puede ir a disfrutar de un paseo dominguero y volar cometa, sin preocuparse de las redes de conducción de energía. Como es un sitio montañoso, se presentan fuertes brisas durante el día. EL V FESTIVAL DEL VIENTO que organiza la Caja de Compensación Familiar (Cafam) se llevará a cabo el 28 y 29 de agosto, en las instalaciones de su centro recreativo al norte de Bogotá. Las inscripciones están abiertas para las categorías infantil, espectáculo, tridimensional, como las tradicionales cody; las más grandes, las más pequeñas, de alto rendimiento, acrobáticas, carrera de cometas, nocturnas y de vuelo lejano. También promueven el concurso del tradicional pandero colombiano, con los colores de la bandera. LAS REPRESAS Y LOS embalses, como el Tominé, el Neusa y Guatavita, son lugares ideales para volar cometa. Allí el viento sopla a gran velocidad. Los cometistas aconsejan llevar las cometas artesanales y geométricas, por su peso. EL FESTIVAL DE COMETAS de mayor tradición en el país, es el que se realiza en la Plaza Mayor de Villa de Leiva (Boyacá). Este año se realizará el 20, 21 y 22 de agosto. Allí participan cometistas de todo el país, en diferentes modalidades: artesanales, de vuelo lejano, carrera de cometas, acrobáticas, las más pequeñas y las más grandes. El número de visitantes es limitado.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
7 de agosto de 1993
Autor
AURELIO MUÑOZ M.

Publicidad

Paute aqu�