VINCULAN AL PADRE DE SEÑORITA COLOMBIA CON NARCOTRÁFICO

VINCULAN AL PADRE DE SEÑORITA COLOMBIA CON NARCOTRÁFICO

La actual virreina universal de la belleza, la señorita Colombia Carolina Gómez, habría perdido el máximo cetro de ese certamen internacional por un informe de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), que presuntamente comprometía a su padre, Armando Gómez España, con una de las operaciones de lavado de dólares más grande hecha en Colombia. Así lo revela la revista Semana en su edición número 639 que sale hoy al mercado.

01 de agosto 1994 , 12:00 a.m.

Según la publicación, el padre de Carolina Gómez hace parte de la junta directiva de Cali Hoteles S.A., firma que es investigada tras el hallazgo de varios documentos que evidencian la realización de operaciones financieras en cabeza de los señalados jefes máximos del cartel de Cali: Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, José Santacruz Londoño y sus respectivas familias.

Sin embargo, el padre de la reina nacional de la belleza le dijo ayer al EL TIEMPO que se trata de una simple ligereza y que todo empezó con un panfleto procedente de Buga, en inglés, anónimo, que circuló pocos días antes de que Carolina viajara a Manila y en el cual lo acusaban de tener vínculos con el narcotráfico.

Gómez España aseguró que sí fue gerente de Cali Hoteles S.A., pero sólo en el período comprendido entre diciembre de 1991 y abril de 1992, año en el cual salió de la junta directiva de la empresa por algunas discrepancias.

Ellos me destituyeron y yo presenté una demanda en el juzgado octavo laboral del circuito de Cali. Gané el pleito y a pesar de que ellos interpusieron un recurso y el caso pasó al tribunal, allí confirmaron el fallo. Ahora me tienen que pagar dos años de brazos caídos. De todo eso tengo documentos, los mismos que de la certificación que me expidió el grupo antinarcóticos cuando circuló el panfleto , le dijo Gómez a EL TIEMPO.

El padre de Carolina Gómez asegura que su vinculación con la empresa Cali Hoteles S.A. se produjo después de que supo del proyecto a través de la prensa, en la cual se anunciaba la asignación de locales comerciales para las personas que compraran las acciones.

Versión de Semana De acuerdo con la revista, Gómez España entró a formar parte de la junta directiva de esa sociedad el 10 de diciembre de 1992 y aún participa en ella, y así lo corroboran los documentos del primer trimestre de este año, confiscados durante los allanamientos practicados en Cali.

Los organismos de seguridad tratan de establecer, con base en los documentos hallados y en otras investigaciones, si efectivamente a través del manejo que se le ha dado a la sociedad en los últimos años, se configuró una de las mayores operaciones de lavado de dinero -que superaría los 50 millones de dólares- y detrás de la que estarían los barones de la droga de Cali.

Según Semana, el caso se inició en 1982 cuando un grupo de empresarios vallecaucanos constituyó la sociedad Cali Hoteles S.A., que buscaba construir un gigantesco hotel que sería manejado por la multinacional Hilton.

Sin embargo, el proyecto tuvo numerosos tropiezos económico y los retrasos en la obra llegaron a incrementar el costo de la construcción de 2.000 a 8.000 millones de pesos.

Además, Cali Hoteles incumplió sus obligaciones y entró en una crisis financiera que llevó a los directivos de la sociedad a cancelar el proyecto del hotel. Posteriormente, tras el cambio de la junta directiva, se acordó construir el Centro Alférez Real, un complejo habitacional con 300 apartamentos, centro de convenciones y un centro deportivo.

El incumplimiento de Cali Hoteles S.A. con sus acreedores, le cerró los créditos y los accionistas no lograron vender porque no tenían compradores. Intempestivamente y después de siete años de parálisis del proyecto, las acciones de la sociedad comenzaron a transarse, según los documentos hallados por el Bloque de Búsqueda en los allanamientos que se han hecho contra la mafia del Valle.

Desde ese momento la sociedad dio un giro total. Los accionistas, que hasta entonces no podían tener más del 4 por ciento de participación, se redujeron a una docena de sociedades y personas naturales que en poco tiempo pasaron a formar parte de los principales veinte accionistas y obligaron a un cambio en la junta directiva.

Los nuevos accionistas estaban encabezados por Miguel Rodríguez Orejuela y dos sociedades de Amparo Castro de Santacruz, esposa de José Santacruz Londoño. Además, Eduardo Gil, sobrino de Rodríguez Orejuela, fue nombrado como uno de los principales directivos, lo que llevó a estas familias a asumir prácticamente el control de la sociedad.

Así mismo, el cartel habría adquirido por lo menos 20 de los 70 apartamentos que conformarían la torre del Alférez Real, los cuales pagaron en efectivo.

Según Semana, en el caso, que es investigado no sólo por los organismos de seguridad sino por la Superintendencia de Valores, también estarían comprometidos algunos políticos, entre ellos el ex presidente del Concejo de Cali Alonso Ochoa Ochoa.

Finalmente, señala la publicación, las autoridades tratan de establecer la relación que puede existir en la muerte violenta de cuatro personas que estuvieron vinculadas a la administración de Cali Hoteles S.A.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.