Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LAS TRACTOMULAS Y LAS CARRETERAS

Es un hecho visible que en Colombia las tractomulas son muy superiores a las pobres carreteras y endebles puentes por donde ellas transitan. Vemos magníficas tractomulas, relucientes, recién importadas, enormes y costosas máquinas, atascadas en barriales y cañadas. Y en la televisión las observamos cuando se lanzan por puentes antediluvianos, y con horror vemos también que se mueve de lado a lado sobre el precipicio. Por algún motivo la inversión del país en carreteras y puentes no ha estado al paso de su mucho más eficiente inversión en equipo de transporte. Por qué? El ministro de Hacienda saliente levantó unos cuantos centímetros la cortina que oculta ese terrible desbarajuste que es nuestra administyración pública. Al ministro Hommes le tenemos que agradecer su valor cívico, que lo ha llevado a difíciles encrucijadas pero, si asi fueran todos los ministros, las cosas no estarían tan mal. En sus declaraciones a El Espectador (jueves 17 de julio, página 4C), nos dijo:

El problema de la infraestructura colombiana no es la falta de plata. Cuando se presentó el derrumbe grande en la carretera al Llano, le dije al Presidente que ese no era problema de recursos porque 200 millonrs de dólares se podían conseguir. Entonces propusimos hacer la via, pero nos dimos cuenta de que no habian planos ni diseños. A ningún ministro de Obras se le ha ocurrido su diseño. El otro problema es que la adjudicación de contratos se hace por tramos y si algún contratista incumple, se paraliza toda la obra. Hay problemas administrativos gigantescos en la ejecución de planes de infraestructura .

Hacer la carretera es un problema gerencial y ese esquema no existe, entonces es necesario replantear la inversión en infrestructura. El Ministerio de Transporte está dedicado a hacer obritas y no grandes proyectos. Estoy convencido de que con el esquema que tenemos no vamos a ver muchas carreteras .

El problema de la administración pública coombiana es que no es una estructura administrativa, es una medusa. Eso se debe a que en cada cambio de gobierno, no cambio de régimen, sale todo el mundo y entran otros. Salen el ministro, viceministro, el secretario y el barrendero. Esto se ha vuelto una costumbre tan inveterada que ya no nos parece que sea cosa absurda. pero absurda sí es, y no sucede en todas partes, sólo en los países en formación. Pero Colombia no es un país en formación. Aquí tenemos organizaciones administrativas privadas que dan muestra de ser eficientes. Por qué nustra administración pública tiene que ser un despelote?.

Cuando se crearon los viceministros la idea entonces es que éstos podían tener algún visto de ser permanentes o semi-permanentes. Que llevaran la memoria y la tradición de la entidad que servían. El Secretario del ministro puede ser su persona de confianza y entrar y salir con él. Pero en los ministerios tiene que haber alguna continuidad, o de lo contrario no hay administración, y esa podría ser el viceministro, si le diéramos importancia y un poco de estabilidad a esta institución.

Todos anhelamos que la administración pública tenga una carrera, pero ya hemos visto que las carreras en el servicio público colombiano no son sino sidicatos, que velan por la protección y ventajas de sus asociados. Dejan, pues, de ser servicios públicos y se convierten en grupos de defensa de intereses privados. Olvidémonos, pues, del servicio civil y contentémonos con darle estabilidad a la administración pública, haciendo una costumbre que el viceministro no cambie necesariamente con la salida de un ministro. Talvez así logremos construir las carreteras y los puentes que tanta falta nos hacen.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
24 de julio de 1994
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: