PANAMÁ, PUENTE DEL ÉTER PARA EL CARTEL DE MEDELLÍN

PANAMÁ, PUENTE DEL ÉTER PARA EL CARTEL DE MEDELLÍN

Un contrabandista que colaboró luego para la DEA dijo ayer que dos colombianos relacionados con el Cartel de Medellín llevaron a Panamá cajas de zapatos con ocho millones de dólares en efectivo y exigieron hablar con un asistente clave del general Noriega. Jaime Castillo ratificó durante su testimonio que alguna vez formó parte de una red que introducía barriles de éter a Panamá para luego introducirlos en Colombia, donde serían utilizados en la producción de cocaína.

30 de octubre 1991 , 12:00 a.m.

El Cartel de Medellín sobornó a funcionarios del gobierno panameño a finales de 1983 o principios de 1984 para proteger los reembarques ilegales de éter, dijo Castillo.

El testigo aseguró que Noriega estaba involucrado en esa operación de contrabando.

Los narcotroficantes colombianos se enojaron cuando agentes de aduanas panameños impidieron que un barco cargado con 900 barriles de éter saliera del país, en febrero de 1984 , dijo Castillo.

Agregó que un agente de la DEA destacado en Panamá comenzó también a investigar sobre los planeados cargamentos de éter de un total de 17.000 barriles, luego que una carga fuera incautada en Miami.

Un representate del Cartel de Medellín, Guillermo Angel, y otro colombiano viajaron a Ciudad de Panamá a finales de febrero de 1984 en un avión de propulsión privado cargado con decenas de cajas de zapatos, repletas de dinero en efectivo, dijo Castillo.

Se podía ver que era dinero , señaló Castillo agregando que se le dijo que las cajas contenían ocho millones de dólares.

Los dos colombianos exigieron y obtuvieron una reunión con el coronel Melo, quien se apropió de millones de dólares en sobornos del Cartel, de acuerdo con el testimonio de diversos testigos en el juicio que ya lleva siete semanas.

Le estaban diciendo: Mira, hemos pagado por su protección y todo lo que vemos aquí son problemas. Si su general quiere dinero, le daremos más dinero , dijo Castillo, recordando lo que los colombianos dijeron a Melo.

Durante su amplio testimonio, Castillo relató también que llevó Jorge Luis Ochoa al Banco Ganadero, en la capital panameña, para que efectuara sus operaciones bancarias, así como diversos encuentros con representantes de la familia Ochoa.

El testigo describió también un fiesta de los miembros de la red de contrabando para celebrar el asesinato en 1984 del ministro colombiano de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla.

La fiesta, con champaña y elegantes platillos, fue organizada por José Caisedo Zambrano, entonces el más importante representante del Cartel en la capital panameña.

Los asistentes estaban jubilosos, recordó Castillo, porque habían quitado de arriba (a Bonilla) .

Ellos lo asesinaron en Colombia , dijo. Yo sabía que los tratos eran con la mafia de Colombia, que ellos habían matado a un ministro .

Castillo, a quien se pagaban 150 dólares por cada barril de éter de 55 galones reembarcado a través de sus almacenes, dijo que se le aseguró en repetidas ocasiones que las actividades de contrabando eran dirigidas por Noriega. Contradice testigo De otro lado, Castillo contradijoi ayer tajantemente la declaración de otro testigo del fiscal en el juicio contra el ex general panameño Manuel Antonio Noriega, y contó que un ex presidente de Panamá fue informado de que un aporte de fondos para su campaña electoral procedió del Cartel de Medellín.

Jaime Castillo, que trabajó de agente encubierto para la DEA en Panamá desde 1985, contó una conversación que proporcionaría el eslabón perdido entre el dinero utilizado en sobornos por el Cartel de Medellín y el depuesto presidente panameño.

Sin embargo, la declaración de Castillo contrastó marcadamente con la de su predecesor en el estrado, el comerciante panameño Ricardo Tribaldos. Ambos admitieron haber participado en un esquema para enviar a Colombia, a principios de 1984, productos químicos utilizados en el refinado de la cocaína.

Ambos asistieron a una recepción en honor de Nicolás Ardito Barletta, en la que, según contaron, el futuro presidente recibió un maletín con 100.000 dólares.

El ayudante de Noriega, el teniente coronel Julián Melo, le dijo abiertamente a Barletta que el dinero procedía de la familia Ochoa y de Pablo Escobar, todos miembros del Cartel, contó Castillo.

Desean contribuir a su campaña, porque quieren efectuar luego ciertas inversiones , dijo Melo a Barletta, y agregó que Noriega tenía conocimiento de la aportación .

Sin embargo, Tribaldos negó el lunes que Barletta fuera informado de los lazos del Cartel. Los participantes fueron presentados al candidato solamente como un grupo de industriales panameños que deseaban contribuir a su campaña.

Castillo declaró además que otros dos ayudantes de Noriega ambos destacados funcionarios antinarcóticos lo convocaron a una reunión después que un receloso agente de la DEA comenzó a formular preguntas en torno a los envíos de éter y acetona.

Tribaldos dijo Castillo le dio 65.000 dólares para los dos ayudantes . No obstante, Castillo dijo haberse quedado con el dinero porque temía que el negocio estaba a punto de fracasar. Pero, en su declaración, Tribaldos nada dijo de los 65.000 dólares pagados a Castillo.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.