Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

JOSÉ GONZÁLEZ LLORENTE, EL CHAPETÓN

Oscura, anodina, ambigua, detestable y aún repulsiva, aparece en la historia tradicional la figura del chapetón José González Llorente, el protagonista del incidente del florero aquel viernes, día de mercado en la capital que dio origen a la Revolución de la Independencia el 20 de julio de 1810. No obstante, estudios actualizados corrigen tales exageraciones y gratuita animadversión. Por lo menos así lo demostró, en excelente y erudita conferencia pronunciada recientemente en la Academia Colombiana de Historia, la penetrante investigadora y académica doña Carmen Ortega Ricaurte. Se colige de su estudio que don José era un comerciante acaudalado, propietario del mejor almacén de la Calle Real o del Comercio de Santafé, generoso en extremo, servicial y humanitario, y tan buen esposo y miembro de familia que sostenía y mantenía con su trabajo a la suegra, 11 cuñados y un hermano menor. Gaditano de nacimiento, hizo sus pinitos de comerciante en Cartagena y luego se estableció en la ca

González Llorente fue el idiota útil de la Revolución. En la noche del jueves 19, en reunión clandestina efectuada en el Observatorio Astronómico, el criollaje ilustrado y acaudalado lo señaló, tal vez por deslenguado, como pretexto del provocamiento con el préstamo del florero. Sobre el incidente refiere José Acevedo y Gómez: Ayer 20 fueron a prestar un ramillete a don González Llorente para el refresco de Villavicencio, a eso de las once y media del día en su tienda en la primera Calle Real, y dijo que no lo daba y que se c... en Villavicencio y en todos los americanos; al momento que pronunció estas palabras le cayeron los Morales, padre e hijo; se juntó tanto pueblo, que si no se refugia en casa de Marroquín lo matan .

Después de la ruina y del voluntario destierro, y de andar de la Ceca a la Meca y de escribir en Kingston su Relación de las persecuciones sufridas por los revolucionarios , se radicó en Cuba. Murió en Camagey hacia 1854 pero... Yo les prometo, dijo doña Carmen, que cuando caiga el régimen de Fidel Castro, viajaré a la isla para confirmar tan importante dato . Ciento ochenta y tres años después, aún resuena en Colombia el eco de la grosería que cambió nuestro destino histórico!

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
20 de julio de 1993
Autor
ARMANDO GOMEZ LATORRE

Publicidad

Paute aqu�