Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

TODOS LOS OJOS MIRAN A SOACHA

Cuando a los habitantes de Soacha se les pide que hablen de la situación actual del mu-nicipio, la mayoría responde diciendo que esta localidad de Cundinamarca, la más poblada del departamento y que está anexa al sur de Bogotá, es tal vez la única que concentra en su territorio todos los problemas que afectan la estabilidad del país.

Cuando a los habitantes de Soacha se les pide que hablen de la situación actual del mu-nicipio, la mayoría responde diciendo que esta localidad de Cundinamarca, la más poblada del departamento y que está anexa al sur de Bogotá, es tal vez la única que concentra en su territorio todos los problemas que afectan la estabilidad del país.

La pobreza pulula entre sus 363 mil habitantes, el desempleo sobrepasa de lejos el promedio nacional, grupos de paramilitares y milicias de la guerrilla de las Farc hacen presencia por sus seis comunas y la población se ha convertido en epicentro de los desplazados que el conflicto nacional ahuyenta de otros departamentos. (ver recuadro).

Esas mismas personas que califican a la población como una Colombia en miniatura, saldrán mañana a las urnas a elegir a un nuevo alcalde, elecciones atípicas (por la destitución de su gobernante debido a un error administrativo) que comenzarán a las 8:00 a.m. Sin embargo, dudan que la política o uno de los nueve candidatos que aspiran al cargo los vayan a sacar de este atolladero.

Los polémicos Tunjos.

Para decirlo, se basan en la forma como se ha desarrolla-do la campaña proselitista que comenzó hace dos meses, y por los antecedentes nefastos que en esta materia han hecho de Soacha uno de los pueblos más corruptos del país, cuyo presupuesto de cerca de 100 mil millones de pesos, en los que se incluyen 20 mil millones por concepto de impuestos que aportan cerca de 60 industrias asentadas allí, se esfuma año atrás año sin que se vea reflejado en un aumento de la calidad de vida de sus ciudadanos.

Una de esas perlas que según líderes comunales han manchado la campaña sigue siendo la influencia de los hermanos Jorge y Fernando Ramírez. Conocidos popularmente en Soacha como los Tunjos, ellos han mantenido un cuestionado control de la población durante los últimos quince años. Fernando Ramírez fue alcalde entre 1988 y 1990, y cuatro años más tarde quedó inhabilitado para ejercer cargos públicos durante un año, porque mientras gobernó autorizó el giro de 13,3 millones de pesos a cuatro fondos educativos fantasma cuyo representante legal era su hermano Jaime Ramírez.

Jorge Ramírez asumió el poder en los periodos 95-97 y entre el 2001 y el 2003, y fue suspendido por la Procuraduría hace dos años por el delito de participación en política cuando expiraba su mandato.

Para las votaciones de mañana cada uno de ellos tiene su candidato, como es usual. Fernando, quien había apoyado al alcalde destituido Carlos Bello en los comicios del 2003, impulsa ahora la candidatura de Julián Rico, ex director del Instituto de Deportes Municipal y quien está inscrito por el Nuevo Liberalismo.

Por su parte, Jorge Ramírez está con Carlos Caucalí, ex tesorero de la alcaldía y del movimiento Somos Colombia.

Adicionalmente, los dos hermanos también apoyan indirectamente a Fernando Delgado (él se declara independiente), de Colombia Democrática, y quien es impulsado por los concejales de la población, cuya elección fue respaldada en el 2003 tanto por Fernando como por Jorge.

Delgado fue condenado por el juzgado Tercero Penal del Circuito de Soacha a 12 meses de prisión por el delito de calumnia contra una mujer identificada como Sandra Pinzón.

La percepción en Soacha es que ninguno de los tres sería independiente. "Una vez en el cargo serían como cuerpos ajenos y gobernarían pidiendo permiso para todo", dijo Carlos Cantor, un pensionado que se dedica a matar el tiempo sentado en plena plaza central de Soacha, la misma en donde fue asesinado el líder liberal Luis Carlos Galán. A esos candidatos se unen otros seis. Uno de ellos es el cura Jesús Ochoa, respaldado por el Polo Democrático Independiente (PDI).

A Ochoa adhirieron tres ex alcaldes de Soacha: Gonzalo Rodríguez Chía, Wilson Cabra y el recién destituido Carlos Bello, quien luego de posesionarse como mandatario local en enero de 2004, fue despojado de su cargo por la Procuraduría luego de encargar su mandato en un asesor y no en uno de sus secretarios de despacho.

Bello, luego de ser ramiris-ta , ahora está dedicado a respaldar al ex sacerdote, a quien superó por más de 10 mil votos en los comicios del 2003.

La baraja de candidatos la completan Manuel Suescún, de la Alianza Social Indígena; Frans Rincón, del Partido Conservador; Miguel Gámez, de Vamos Colombia; Eulalio Ramírez, del movimiento Comunal, y Luis Huérfano, del movimiento de Participación Popular.

La Registraduría prometió que a las 6 p.m. de mañana se tendrá el resultado final. La gente espera que a esa hora no se vaya la luz y comiencen nuevamente los rumores por la existencia de un supuesto fraude, como ha sucedido en las dos últimas elecciones. La Secretaría de Gobierno de Cundinamarca, la Procuraduría y la Vicepresidencia de la República dicen que estarán alerta para que esto no se repita.

Las cifras de un municipio atípico.

La crisis social que afecta a Soacha ha llevado ha líderes departamentales e incluso a la Gobernación de Cundinamarca a sugerirle al Gobierno Nacional la creación de una Consejería para atender sus problemas desde el más alto nivel.

Las cifras justifican esta petición. El próximo alcalde deberá asistir a 17.750 desplazados que en los últimos años se han refugiado en la población, especialmente en la comuna 4, una de las seis que integran el municipio, y donde también hay presencia de paramilitares y milicias de las Farc.

Allí los jóvenes son extorsionados y en ocasiones reclutados a la fuerza por estas facciones, a cambio de mercados o de sueldos mensuales de 500 mil pesos. A ello se suma el desempleo que, con un 28 por ciento. duplica el promedio nacional. Más del 30 por ciento de la población, estimada en 363 mil habitantes, tiene sus necesidades básicas insatisfechas, entre ellos Ciudadela Sucre y el barrio Altos de la Florida. Allí, 40 mil personas sólo tienen agua durante una hora y media a la semana.

El mandatario que se posesione deberá cumplir un fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que obliga a la Alcaldía a construir un acueducto para este sector antes de que termine el 2005.

La seguridad es otro tema crítico. No hay suficiente fuerza pública; se calcula que, en promedio, un policía cuida a más de 15 mil personas.

Un porcentaje superior al 20 por ciento de las 93 mil viviendas que se sitúan en Soacha no están legalizadas y fueron construidas en zonas de alto riesgo por urbanizadores piratas. Su legalización será una de las tareas del nuevo alcalde como condición para construir redes de acueducto y alcantarillado, proyectos en los que podría vincularse el Acueducto de Bogotá.

VOTO EN BLANCO, OTRO ASPIRANTE.

Paralelamente a la lucha de los nueve aspirantes que buscan la Alcaldía, está en carrera una campaña impulsada por un grupo de ciudadanos a favor del voto en blanco, que fue respaldado por 14 mil electores en los comicios de hace dos años, hecho que ubicó a esta opción como la segunda fuerza electoral del municipio. Carlos Bello, el ganador en esa ocasión, obtuvo 18 mil sufragios.

El voto en blanco es una opción consagrada en la Constitución Política de Colombia.

Por eso, si esta figura logra la mayoría absoluta de la votación en esta población, es decir el 51 por ciento de los votos válidos, la elección deberá repetirse y ninguno de los candidatos participantes podría volver a candidatizarse.

"Esta es una opción que tenemos para derrotar la politiquería", explicó David Esguerra, ex candidato al concejo de Soacha y quien lidera el movimiento.

"Si el voto en blanco triunfa conseguiremos un golpe de opinión y de rechazo muy fuerte para que candidatos independientes, ajenos a la maquinaria de la familia Ramírez, se lancen al cargo y rescatemos al pueblo de la pobreza", agregó.

La respuesta se conocerá mañana cuando se ponga a prueba, en las urnas la capacidad de convocatoria del movimiento frente a los 151.000 ciudadanos que están en capacidad de votar, según el censo electoral.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
16 de abril de 2005
Autor
JAVIER SILVA HERRERA| REDACCION CUNDINAMARCA

Publicidad

Paute aqu�