Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

QUEBRADA BLANCA

Hoy habrá centenares de misas de aniversario. Iba a cumplir 14 años, cuando de la mano de Tránsito López (q.e.p.d), nos tocó bailar sobre el puente de tablas y cables que permitía hacer el trasbordo para el bus del otro lado y llegar a Bogotá. Iba castigado al frío de la capital. Estaba pisando otra porción de tierra para el olvido. Aún no era consciente de mi país amnésico.

En el fondo del cañón y en medio de la montaña rasgada, la tragedia asustaba. Centenares de inocentes estaban sepultados por cuento de lo que somos. Su sacrificio fue estéril. El país se modernizó y dio a luz sus tragedias modernas: Armero, modelo 85; Villatina, modelo 87. Modelos más recientes Murindó 93 y el Cañón del Páez en el Cauca, modelo 94. Vendrán otras tragedias. Le enseñamos al mundo que tenemos nuestra civilización autentica de avalanchas con burocracia.

Veinte años después de mi avalancha doméstica, Quebrada Blanca junio 28 de 1974, soy uno más en este país; con la fe quebrantada, el escepticismo a flor de piel, la resignación por costumbre y poseído por la amnesia. Vivo en medio de la cultura de los impulsos, con el afán del día, fiel al momento. El pasado no existe ni el futuro cuenta aquí.

Veinte años abordo de una mentira administrada con dividendos para los interesados: la autopista a la despensa y el paraíso del país. 240 meses de espera estoica y complicidad. Año tras año los contratos para remendar nuestro lastre, la vía al Llano, cumplen su cometido. Ganan bien sus beneficiarios. Ahí seguimos con nuestro mito, que produce miedo a muchos para venir, la vía al Llano.

Domesticados como rebaño para oír a los políticos en su campaña electoral de siempre: Yo si cumpliré con la vía al Llano .

La vida es una ironía. Quebrada Blanca le dio a un senador para una ley de letra muerta: Ley 9 de 1975, ordenase a la nación construir la autopista al Llano... . El senador pelechó 20 años en el parlamento.

La ley jamas funcionó. Hoy su hijo, un viceministro moderno, con formulas neoliberales modernas, forcejea en licitaciones internacionales con el capital privado para que nos construyan pedacitos de la vía al Llano. La nación hará dos túneles, dicen.

Una vía mundialista , titularon recientemente. Todo sigue en el papel. Esperemos otros veinte años de impotencia y costumbre, para si Dios nos da vida, contar las quebradablancas y los chirajaras que nos quedan de aquí en adelante.

Veinte años no son nada en el país del cinismo.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
28 de junio de 1994
Autor
Hernando Ayala M.

Publicidad

Paute aqu�