Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EDUCACIÓN Y REHABILITACIÓN

Eran dos dramas iguales separados por miles de kilómetros de distancia. El de Jaime Florido que se estaba muriendo de leucemia aguda en Checoslovaquia y el de su familia que en Santa Fe de Bogotá sentía la frustación de tocar muchas puertas y no recibir ayuda efectiva. Estaban conectados por el infortunio desde febrero cuando este estudiante de una facultad de medicina de Praga supo que padecía el mal y que sólo un trasplante de médula le salvaría la vida.

La angustia terminó hace dos días. Fue operado en la capital checa gracias al dinero que, por intermedio de la Embajada Alemana, donaron siete de las compañías de esa nación que tienen sede en Colombia: Merck Colombia S.A. Bayer de Colombia S.A., Química Schering Colombiana S.A., Pharmetique, Hoechst Colombiana S.A., knoll Colombiana S.A. y Laboratorios Grunenthal Colombiana S.A.

Florido es una de las muchas personas que se han beneficiado con las obras sociales y ayudas de la comunidad empresarial alemana de Colombia. Esta colabora con el pueblo que los ha acogido a través de aportes a centros educativos y fundaciones sociales. En educación La Sociedad Colombo Alemana de Labor Social (Scalas) es una de las entidades que canaliza los esfuerzos para ayudar a la clases marginadas. Es una sociedad sin ánimo de lucro fundada en 1961 por un grupo de colombianos y alemanes residentes en el país.

Comenzó su actividad ofreciendo cursos de alfabetización, enseñanza básica y trabajos manuales para adultos. En 1965, abrió, en una casa del barrio Benjamín Herrera, un kínder para 50 niños. Y en diez años completó el nivel de educación básica primaria con 400 alumnos.

La demanda por los cupos aumentó. Entonces, se consiguió un lote en el barrio La Clarita y en octubre de 1976 arrancó la construcción del Centro Educativo Scalas, que fue inaugurado cinco meses después. Actualmente, tiene aprobada educación preescolar, primaria, secundaria y media vocacional.

También los 900 niños de la escuela Alemania Unificada, del barrio Guacamayas de Santa Fe de Bogotá, reciben ayuda de ese país, por intermedio de la embajada y el Colegio Andino.

Les han colaborado con el arreglo de la planta física, materiales educativos, implementos deportivos y mobiliario. Rehabilitación de niños Dos obras sociales de enorme trascendencia, las Granjas Infantiles del Padre Luna y la Fundación Servicio Juvenil del Padre Javier de Nicoló, están recibiendo desde hace varios años los auxilios de varias firmas alemanas.

La obra del padre Luna proporciona educación escolar y ocupacional, además de atención médica básica, a niños sin recursos de las zonas rurales. Posee dos granjas ubicadas en las poblaciones de Albán y San Francisco. El primero de estos hogares, con 50 niños, recibe mensualmente una cantidad fija de las compañías farmacéuticas Boehringer, Bayer, Hoechst, Merck y Knoll.

Las donaciones en 1991 serán de aproximadamente 17.000 dólares, cifra que corresponde a un tercio de los aportes recibidos por la institución. Adicionalmente, llegan dineros de altos ejecutivos directamente desde Alemania.

También se está colaborando con la Fundación Servicio Juvenil del Padre Javier de Nicoló. Durante cuatro años, varias empresas alemanas han donado cerca de 150.000 marcos para la edificación de una colonia de jóvenes de la calle en Vichada.

El centro, que alberga 170 muchachos, tiene ya cerca de 5.000 metros cuadrados de área construida.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
3 de octubre de 1991
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad