Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

BRIGADA MÓVIL ENFRENTARÁ A FARC EN META

En su tercera misión desde cuando fue creada, los cuatro mil soldados de la Brigada Móvil cuerpo Elite del Ejército fueron desplazados hacia territorios de influencia de las Farc en el Meta y los Llanos Orientales. La decisión del alto mando militar, conocida ayer por EL TIEMPO, fue ejecutada silenciosamente en los últimos cinco días y tiene como fin apoyar las Fuerzas Especiales y la VII brigada, ocupadas desde el pasado 9 de diciembre en la Operación Centauro, que marcó el fin del predominio de las Farc en el área general de La Uribe.

La Brigada Móvil combatirá 11 columnas que aprovecharon la falta de pie de fuerza en Meta, Guaviare y Casanare, y mataron 42 personas, secuestraron ganaderos, incendiaron tractomulas y flotas, robaron un helicóptero, y destruyeron dos lanchas militares y una torre de comunicaciones. De manera silenciosa, el Comando del Ejército movilizó durante los últimos cinco días hacia la zona de La Uribe y su periferia a los cuatro mil soldados de la Brigada Móvil.

Así, la cúpula militar espera responder a la ofensiva terrorista desatada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en esa zona del país, donde concentran a 11 frentes guerrilleros con más de dos mil hombres fuertemente armados.

En fuentes militares consultadas en Bogotá y Villavicencio, EL TIEMPO conoció los pormenores de la nueva estrategia, la cual consiste en intensificar la persecución de los comandantes de la organización instalados al sur de la cordillera Oriental y sofocar la creciente actividad de los frentes que azotan la región.

Los cuatro batallones de soldados profesionales que integran la Brigada Móvil apoyarán a las Fuerzas Especiales del Ejército (1.200 hombres) y a los tres batallones de la VII Brigada (1.800 soldados), que desde el pasado 9 de diciembre ocupan los viejos dominios de Tirofijo en La Uribe.

En consecuencia, con siete mil hombres en el Meta, Guaviare y Casanare, el Ejército pretende debilitar la mayor concentración guerrillera de todo el país.

Las fuentes militares indagadas por este diario revelaron que el comandante de la Brigada Móvil, brigadier general Crispiniano Quiñónez, desplazará una mayor cantidad de hombres para perseguir a los guerrilleros en el alto y bajo Ariari y en la Serranía de La Macarena, donde son muy fuertes, porque se ha comprobado que le prestan un efectivo apoyo a Manuel Marulanda, Alfonso Cano, Timoleón Jiménez y Raúl Reyes.

Las Fuerzas Especiales y la VII Brigada, entre tanto, intensificarán sus operaciones para lograr que los jefes de la organización abandonen la zona sur de La Uribe, donde se establecieron parcialmente después de la ocupación de sus principales campamentos. Traslado inmediato La decisión de trasladar la Brigada Móvil que durante los últimos cuatro meses operó en el sur del Cesar fue tomada hace una semana por el alto mando militar, como consecuencia del escaso pie de fuerza destacado en el Meta y los Llanos Orientales.

Los alzados en armas aprovecharon que las tropas de la VII Brigada mantenían la ocupación del Secretariado y desplegaron una vasta ofensiva que en un mes dejó como saldo la muerte de 42 personas entre militares, policías, civiles y guerrilleros; el secuestro de tres ganaderos, el incendio de siete tractomulas y buses de servicio intermunicipal, el robo de un helicóptero, y la destrucción de dos lanchas de la Armada Nacional y de una base de comunicaciones del Ejército. También se produjo el secuestro y posterior liberación de 16 militares.

El martilleo de los guerrilleros causó pánico entre la población civil y los empresarios que prestaban el servicio de transporte terrestre. A tal punto que, desde el 6 de enero, el gremio de motoristas del Meta dejó incomunicada a la región como consecuencia de las ingentes pérdidas causadas por los subversivos.

Ayer trascendió oficialmente que la presencia de la Brigada Móvil en la periferia, y de las Fuerzas Especiales y de la VII Brigada en el área general de La Uribe, produjo resultados inmediatos: En Fuente de Oro y Lejanías, al sur del Meta, en combate, tropas de un batallón de contraguerilla de la Brigada Móvil eliminaron a dos insurgentes de las FARC y les decomisaron una subametralladora, una pistola y dos granadas.

El sábado, en la parte alta de Casa Verde, según informes del Comando del Ejército, en un enfrentamiento con columnas avanzadas del Secretariado, patrullas del Batallón Chairá capturaron a un guerrillero herido y abandonado por sus compañeros y le incautaron un fusil M-14, cuatro proveedores y cuatro minas Claimor.

Ayer, en la quebrada Las Mil, cerca al destruido campamento de Jacobo Arenas, otro grupo de contraguerrilleros se enfrentó a subversivos de las FARC. Murieron el soldado Fernando Rivera Sandoval, oriundo de Tres Esquinas (Tolima), y un insurgente. Fueron decomisados un fusil Fal, una granada, cartuchos y material de intendencia.

Las tropas contraguerrilleras acometerán la búsqueda de columnas subversivas diseminadas en un vasto territorio.

Los servicios de seguridad elaboraron un mapa con la localización de los frentes de las FARC en esa zona. Operan así: En Meta: el XXVI en Mesetas, el XXXI en El Castillo y Lejanías, el VII en Vistahermosa, el XXVII en la zona suroriental de La Macarena, el IL en San Juan de Arama, y el ILII en La Uribe, La Julia y el suroccidente de La Macarena.

En Vichada: el XVI y el XXXIX.

En Casanare: el XXVIII, el cual opera en Porvenir y Paz de Ariporo y el XXXVIII en Paz de Ariporo.

En Guaviare está el I y constituye lo que el Ejército califica como el comando Elite del Secretariado, por la eficiencia del apoyo que presta a los comandantes.

Desde cuando fue creada, en abril de 1990, es la tercera vez que el mando militar dispone el desplazamiento de la Brigada Móvil. En su primera misión tuvo éxito al combatir contra el EPL en Córdoba, donde rescató miles de reses robadas y dio un duro golpe a la organización.

En septiembre, sus cuatro mil hombres fueron transportados al Magdalena Medio para combatir a las FARC. Allí obtuvieron resultados parciales: fueron ocupadas las escuelas de formación de cabecillas, pero en muy pocas ocasiones hubo combate directo con las columnas guerrilleras. Y Tirofijo ...? Una larga cadena de montañas, profundos cañones y peligrosos desfiladeros, separan hoy a los comandantes de las Farc de las tropas del Ejército.

EL TIEMPO conoció en fuentes de los servicios de inteligencia militar, que los máximos jefes de la organización insurgente no están juntos como lo han informado públicamente. Manuel Marulanda, Tirofijo y Timoleón Jiménez, con un servicio de seguridad que supera los 350 hombres, se encuentran actualmente en una zona montañosa aledaña al río Guayabero, a más de doce días de camino de los campamentos ocupados por el Ejército el pasado 9 de diciembre.

Alfonso Cano y Raúl Reyes con 200 hombres se establecieron provisionalmente en un paraje ribereño del río Papaneme, a diez días de sus perdidos fortines de La Uribe.

Estrategas militares aclararon que la zona objeto de las operaciones militares que comprende desde el corregimiento de La Uribe hasta los límites con Caquetá es conocida desde hace más de veinte años como área general de La Uribe.

Por eso es equivocado decir que Tirofijo y sus hombres se devolvieron y que están instalados en sus antiguos campamentos, como han querido confundir a la opinión pública. Esta zona de La Uribe es más grande en extensión territorial que Guatemala, con el agravante de que las patrullas se mueven a través de espesa selva , dijo un vocero militar consultado ayer.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
28 de enero de 1991
Autor
Por EDGAR TELLEZ

Publicidad

Paute aqu�