Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LAS CÁSCARAS Y LAS SEMILLAS DE MARACUYÁ AHORA SIRVEN PARA PRODUCIR BOCADILLO Y BETÚN

La mayoría de las frutas sirven como materia prima para la elaboración de jugos y helados, principalmente, pero sólo se aprovechada su pulpa, mientras que las pepas o semillas y la cáscara son desechados.

La mayoría de las frutas sirven como materia prima para la elaboración de jugos y helados, principalmente, pero sólo se aprovechada su pulpa, mientras que las pepas o semillas y la cáscara son desechados.

Sin embargo, algunas investigaciones están encontrando otros usos en la industria para aquello que se denominaba desperdicio .

Un ejemplo de estos desarrollos es el maracuyá, de cuya cáscara un grupo de Investigadores de la Universidad Nacional con sede en Palmira pudieron extraer la materia prima para la elaboración de conservas y bocadillos, otorgándole a la fruta un rendimiento del cien por ciento.

El trabajo de investigación, realizado por las ingenieras agrondustriales Paola Gallo y Johana Rincón, requirió el desarrollo de un proceso agroindustrial para el consumo humano de la cáscara de maracuyá amarilla -Pasiflora edulis var flavicarpa- que hasta el momento sólo era empleada como componente de abono orgánico o como alimento para algunos animales domésticos.

"Una vez caracterizada la cáscara y la pulpa de la fruta se buscaron métodos para retirar los flavonoides, componentes que le dan el sabor amargo a la cáscara. El mesocarpio del maracuyá, parte blanca interna de la cáscara, escaldado y desamargado, mostró ser un subproducto que se puede aprovechar en la preparación de bocadillo como gel, en reemplazo de la pectina comercial", explicaron las ingenieras a la Agencia de Noticias de Ciencia y Tecnología NotiCyt.

"Lo más importante de este proyecto es que se realizaron productos buenos, que tienen un alto contenido de fibra y pueden competir comercialmente con otros", aseguró Gallo.

Hasta el momento, en Colombia la cáscara de maracuyá ha sido suministrada en forma deshidratada, como alimento para ganado lechero y para cerdos de engorde.

"Otros estudios han determinado que se puede implementar como abono orgánico incorporándola directamente al suelo o procesándola previamente por fermentación", explicó la investigadora.

Adicionalmente, las semillas tienen un alto potencial de uso, pues de ellas se pueden extraer aceites para la fabricación de betunes y cosméticos.

"Tener la oportunidad de comercializar de otras maneras el fruto y darle un valor agregado sin abaratar su costo, en épocas de baja de precios por demasiada oferta, es una contribución social de este proyecto para los cultivadores de maracuyá en Colombia", afirmó Johana Rincón.

El maracuyá, cultivado principalmente en los departamentos de Cundinamarca, Valle del Cauca, Huila, Santander, Magdalena y Córdoba, es considerado una fruta exótica.

Posee alta demanda internacional por su sabor, textura y color que hacen de él un fruto atractivo para consumir, goza de grandes oportunidades de innovación en la elaboración de confituras, jaleas, paletas, compotas, néctar y postres, entre otros.

"Nosotras lo que queremos es enseñarle a los campesinos una forma sencilla de hacer una mermelada o una conserva, para que esté al alcance de todos y tengan otras opciones que les generen ganancias", concluyó Paola Gallo.

-Rendimientos económicos:.

El mesocarpio usado como gel reduce los costos de producción en bocadillo y se obtienen beneficios económicos del 134,6 por ciento, muy superiores a los alcanzados con el bocadillo de guayaba que llegan al 20 por ciento, según datos del Programa Nacional de Transferencia Tecnológica Agropecuaria, Pronatta.

Así mismo, la relación costo beneficio en la producción de mesocarpio es de 186,08 por ciento, es decir, que por cada peso invertido se recuperan casi dos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
3 de marzo de 2005
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�