Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

OFICINAS DEL CERREJÓN SE TRASTEAN PARA BOGOTÁ

Luego de permanecer por lo menos 30 años en Barranquilla las oficinas principales de El Cerrejón, la mina de carbón a cielo abierto localizada en La Guajira, se mudan a Bogotá con el propósito de tener más presencia ante las 17 entidades con las que tiene relación la compañía.

Luego de permanecer por lo menos 30 años en Barranquilla las oficinas principales de El Cerrejón, la mina de carbón a cielo abierto localizada en La Guajira, se mudan a Bogotá con el propósito de tener más presencia ante las 17 entidades con las que tiene relación la compañía.

La idea del trasteo , que ya causó revuelo en la arenosa no es intempestiva sino fruto de un proceso de organización y de optimización de los recursos.

Según Alberto Calderón Zuleta, presidente de la empresa, solo durante el año pasado los ejecutivos de la firma, que ahora está en manos del sector privado, realizaron unos 630 viajes de todo tipo para tratar asuntos legales, ambientales y de negocios.

"Este proceso se ha planteado hacerlo de manera paulatina y de la forma más amigable con los trabajadores", dijo Calderón, quien fue consultado por EL TIEMPO debido a las críticas que comienzan a escucharse entre la clase empresarial del Atlántico que no ve con buenos ojos que la multinacional traslade parte de su operación.

Para él no se trata de una actitud centralista sino más bien de una decisión realista pues es claro que de las 30 multinacionales más importantes que tienen operaciones en Colombia, la única que no se encuentra en Bogotá es El Cerrejón.

A pesar de que en Bogotá se vendrán a trabajar entre 60 y 80 personas de los cargos ejecutivos, que en Barranquilla tienen un alto poder adquisitivo, el grueso del personal de la empresa, que tiene 7.500 empleados, continuará en La Guajira, donde se encuentra la mina. Según Calderón 99 de cada 100 empleados se quedarán allí.

La decisión también se justificó en el hecho de que luego de la desaparición de Carbocol, la empresa estatal que era socia en la explotación de la mina, la compañía se quedó sin un interlocutor para realizar las gestiones administrativas en Bogotá.

El gobernador del Atlántico, Carlos Rodado, calificó la decisión de "lamentable" y señaló que hará todo lo posible para que El Cerrejón permanezca en la ciudad.

"Sabemos que es una decisión del sector privado pero sí creemos que el Gobierno Nacional tiene algo que decir en esto y vamos a hacer gestiones con el Presidente de la República", dijo Rodado.

Según el Gobernador, la decisión implica un mensaje centralista, y los argumentos por los cuales se tomó no son muy convicentes. y "Si nosotros insistimos en que no deben irse las oficinas podemos persuadir a los directivos para que se retracten la decisión", dijo.

Por su parte, Arturo Sarabia Better, presidente ejecutivo de Intergremial, califica de injusta la mudanza, sobre todo en momentos en que a la ciudad ha llegado la época de las vacas gordas, "o sea, la de los altos precios internacionales del carbón".

Sarabia sostiene que las empresas privadas extranjeras están en su derecho de instalarse donde quieran. "Pero sus administradores colombianos deberían tener presente esta simpleza: que no es trasladándolas a la capital como se construye un país descentralizado y convergente".

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
12 de mayo de 2005
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad