Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

VERDADES Y MENTIRAS DE LA FALOPLASTIA

En muchas culturas, el mayor símbolo de masculinidad es el pene. Pero Dios no fue generoso con todos los hombres, a unos les dio más que a otros. Existen penes grandes, gruesos, pequeños, diminutos y, en el peor de los casos, los que ni funcionan.

Por todo ello, muchos de ellos deciden cada año acudir a la cirugía de alargamiento y engrosamiento de pene, un procedimiento que empezó a tomar auge hace unos 15 años, especialmente en Estados Unidos y Europa (ver nota anexa).

Sin embargo, la primera vez que se realizó fue hace 40 años y el paciente fue un niño que nació con su miembro muy pequeño. Luego, la cirugía se relegó al olvido durante décadas y en nuestro país comenzó a practicarse apenas hace cuatro años.

Uno de los pioneros en Colombia es el urólogo Jorge Edison Perea, miembro de la Sociedad Colombiana de Urología y quien tiene su propia clínica en Cali. Los pacientes colombianos son un poco tímidos, temerosos de que su identidad se divulgue , comenta Perea, testigo de diversos motivos para asistir a la consulta.

Por ejemplo, la señorita que se casa y a los quince días lleva a su pareja donde el médico, desilusionada porque no siente nada. O los hombres que van a las piscinas y se avergenzan de que no se les vea literalmente el bulto grande , se traumatizan y sufren mucho, hasta que deciden acudir a la consulta profesional.

Pero también hay casos dramáticos como el de un obrero de una fábrica que tenía que bañarse en duchas comunales y soportar las burlas de sus compañeros por el tamaño de sus miserias. La víctima no duró ni un mes en el trabajo y también decidió acudir al bisturí.

Tener el pene pequeño ha preocupado al hombre desde siempre y este es un complejo que se gana normalmente desde el colegio, asegura el cirujano plástico Luis Octavio Tamayo, Miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica-Estética, Maxilofacial y de la Mano. Cuando hay una microfalia, por lo general el paciente queda marcado de por vida con las burlas que sufrió durante la infancia en la época escolar y esto acarrea serias consecuencias como la impotencia sexual en la edad adulta , explica.

Cuestión de masculinidad Santiago Pérez* se mando hacer la cirugía por motivos diferentes a la estética: Es la necesidad de manejar un estereotipo de masculinidad mayor. Me parecía que lograr el agrandamiento del pene me daría una mejor respuesta de carácter masculino .

Después de la cirugía, su miembro ganó entre 3 y 4 centímetros en erección plena. Para los pacientes, uno de los elementos más importantes es que su pareja reconozca los cambios. En cuanto a las fantasías íntimas a nivel de pareja, se puede lograr un mejor efecto , comenta Pérez.

La cirugía tiene resultados inmediatos, y el paciente puede volver a tener relaciones a los 45 días.

El sexólogo Fernando Bohórquez, de la Clínica Colombiana de Sexualidad Familia y Pareja, dice que para los hombres es muy importante el tamaño porque es asociado con virilidad. El pene de características largas y anchas tiene una connotación de fortaleza sexual y de mayor atractivo , explica Bohórquez.

Los expertos coinciden en que es falsa la creencia de que el tamaño del pene incide en la satisfacción de la mujer en la relación sexual. Pero lo curioso es que ellas también han caído en la trampa y la mayoría de los hombres que acuden a la cirugía lo hacen por pedido de sus parejas.

En promedio, un pene erecto mide 15 centímetros. Ese es el tamaño estándar para un 70 por ciento de la población masculina mundial. El 99,9 por ciento de los hombres tienen más de cuatro centímetros en momentos de erección. Para un buen desempeño sexual, para llegar al orgasmo, es mucho más importante el grado de erección que la longitud. Es un concepto errado que un pene largo satisface más que uno pequeño, porque la máxima sensibilidad erótica de la mujer está en la entrada de la vagina y no en el fondo , afirma Tamayo.

No obstante, quienes se sienten engañados por la naturaleza ven en la faloplastia una buena oportunidad para reconciliarse con la apariencia física y ganar autoestima. Todo indica que las creencias populares aún tienen más cabida, aunque sean falsas, que la verdad científica. Y para nadie es un secreto el poder que la mente tiene sobre el cuerpo.

Bohórquez advierte que no se ha encontrado que un pene de mayor dimensión sea más ágil y fuerte, que controle mejor la eyaculación o que tenga erecciones más grandes. Solo es un concepto cultural , dice.

Los médicos dicen que la operación no acaba con la infertilidad o la impotencia; no soluciona por arte de magia los problemas, sobre todo si éstos tienen raíces psicológicas. Sin embargo, asegura Tamayo, es innegable que en muchas ocasiones sentirse bien con el físico ayuda en la parte mental y las dos cosas van de la mano .

COMO SE HACE? La cirugía de alargamiento del pene, que cuesta entre 4 y 5 millones de pesos, consiste en la sección o corte de unos fascículos centrales del ligamento suspensorio, lamina fibrosa que une el pene al hueso pubis, preservando los fascículos laterales que son los encargados de direccionar el pene hacia arriba en el momento de la erección.

Luego de la operación, el paciente inicia los ejercicios de elongación con los cuales se lleva al pene a ceder y extender más.

Los ejercicios en un inicio son manuales y posteriormente con elementos de tracción (estos pueden ser pesas). Durante unos meses esto lleva a conseguir una ganancia de cuatro a cinco centímetros.

La parte correspondiente al engrosamiento del miembro masculino se puede realizar de tres maneras: - La primera incluye la utilización de un material biocompatible, el cual con el tiempo se transforma en tejido celular subcutáneo es decir entra a formar parte del cuerpo. La principal característica de este material es que se trata de piel tratada a la que se le ha retirado todo lo que pueda causar rechazo por parte del organismo receptor, mediante procedimientos bioquímicas. Esta piel se utiliza mucho en cirugía estética. El principal problema es el costo.

- Se puede realizar una mini liposucción y después colocar esta grasa en el pene. La desventaja es que puede formar grumos.

- La técnica que actualmente más se utilizaá es la obtención de un injerto dermograso de la región glútea, que no forma grumos. En este caso, la cirugía tiene una mayor duración pero igualmente es bien tolerada. Se consigue hasta un 30 por ciento más del grosor que se tiene antes de la cirugía. Las complicaciones posteriores al procedimiento quirúrgico no suelen ser grandes.

EL LADO MITICO Para los griegos, el pene grande y erecto simbolizaba la facultad creadora y fue inspiración de escultores y pintores. Un ejemplo famoso fue la pintura del dios Priapo, del que se puede decir que érase un falo a un hombre pegado . Priapo era el guardián de jardines y de viñas, hijo de Dioniso y Afrodita, y en su nombre se bautizó el priapismo, una persistente erección de tipo patológico. Entre otras cosas, los griegos solían portar falos de piedra o bronce como amuleto protector.

Los indios construyeron templos en homenaje al pene y a la importancia de su tamaño.

Los muiscas construyeron un centro astronómico llamado el Infiernito , que se encuentra en Villa de Leyva (Boyacá). Allí se pueden observar fragmentos del observatorio y monolitos fálicos como símbolos de fecundidad.

El antropólogo y psicoanalista Horacio Calle, piensa que los hombres le dan tanta importancia al tamaño de su miembro porque es un mito. El ser humano vive dos mundos, el real y el imaginario, y el mítico llega a ser más real que el real .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
3 de octubre de 2004
Autor
Paula Camacho Especial para EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�