Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

A ESTA VOZ NO LE PASAN LOS AÑOS

Detrás del vidrio de la cabina, Hernando Perdomo Ch. alista las gafas y ajusta por última vez el micrófono. Su cara de bonachón no parece la de un narrador de fútbol que va a entrar en acción, sino la de esos abuelos que se disponen a contar historias a sus nietos sentados en su regazo. Son las 3 y 31 minutos de la tarde. Nos vamos al parrrrrtidooooooo -dice Perdomo-. Sí señor, va a iniciarse el juego entre Millonarios y Caldas. Pelota al centro. Sarmiento se la va a tocar a Pérezlindo. Pita el árbitro y arrrrrrancóooooooo .

Detrás del vidrio de la cabina, Hernando Perdomo Ch. alista las gafas y ajusta por última vez el micrófono. Su cara de bonachón no parece la de un narrador de fútbol que va a entrar en acción, sino la de esos abuelos que se disponen a contar historias a sus nietos sentados en su regazo. "Son las 3 y 31 minutos de la tarde. Nos vamos al parrrrrtidooooooo -dice Perdomo-. Sí señor, va a iniciarse el juego entre Millonarios y Caldas. Pelota al centro. Sarmiento se la va a tocar a Pérezlindo. Pita el árbitro y arrrrrrancóooooooo".

Así comenzó, el pasado domingo, una jornada más de este opita de 64 años, el más veterano de los locutores radiales vigentes en el estadio El Campín. Su timbre sigue tan afinado como en aquellos años maravillosos, en especial a finales de los 70 y mediados de los 80, en los que hizo una pareja inolvidable con Hernán Peláez, primero en Todelar y luego en Caracol Radio.

Este año, después de casi diez de ausencia en Bogotá, de dedicarse a negocios particulares, el director de deportes de Todelar, Oscar Munévar, se trajo al viejo . Ahí, en el dial 890 AM, su voz vuelve a tronar. "Aún tiene mucho que dar. Creo que las cadenas lo desperdiciaron y es una bonita oportunidad", explica Munévar.

Peláez, conductor de La Luciérnaga y el Pulso del fútbol en Caracol Radio, y quien tuvo muchos locutores a su lado, lo destaca. "Lo tuve como voz comercial en la época en la que Pastor Londoño era el principal. Luego pasó a narrador. Recorrimos el Mundial del 82 para arriba y para abajo. Es una voz brillantísima y privilegiada. De tonos espectaculares. Nunca lo sentí enfermo de la garganta, como me pasó con otros locutores. Es un mérito la vigencia que tiene".

Perdomo, esposo de Blanca Nelly y padre de seis hijos, comenzó en 1960, en la emisora Mariana. "Un narrador amigo me metió. Luego pasé a Santa Fe y fui locutor relojero: de los que dan la hora y anuncian un disco -recuerda Perdomo-. En fútbol comencé en 1963, en Radio Continental (Todelar). Allí conocí a Carlos Arturo Rueda, quien me oyó y dijo: El opita tiene que ser mi voz comercial . Ahí me metí en el fútbol y el baloncesto, mi otra gran pasión". Luego, fue y volvió varias veces de Caracol a Todelar y escribió de baloncesto en Cronómetro, la revista deportiva de EL TIEMPO en los 80. Super, hace 10 años, fue su última casa radial en El Campín.

Este hincha, de corazón azul -seguidor de Millos confeso- reconoce que el gol que más gritó en su vida fue uno de Carlos Angel López al Cali en el 82, que el mejor esquema "era el de tres delanteros", que los mejores jugadores que vio fueron Wllington Ortiz y Alejandro Brand, que la única clave para tener la garganta intacta es "desayunar tarde los domingos, no almorzar y comer panelita", y que el mejor narrador de los vigentes es Benjamín Cuello "porque no es gritón, tiene un ritmo agradable y sabroso".

El partido,en El Campín, va a terminar. Tiro libre para Caldas. Perdomo no se distrae. "Balón a 40 metros, toma impulso Viáfara, le pega al arcooo... goool, goool, goooolaazzoo del Caldas. Tremendo disparo y Viáfara la dice a Búrguez: sáquela de ahí . Caldas uuuuno, Millos ceeero". Hernando Perdomo, que cumplirá 40 años detrás de un micrófono, volvió para quedarse.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Deportes
Fecha de publicación
25 de febrero de 2004
Autor
JUAN PABLO MACHADO. Redactor de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad