Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

BEDA, UNA HISTORIA SOLO PARA CARROS

Nacieron en un septiembre, tradicional mes del amor y la amistad. Los primeros carros a los que les proporcionaron sus cuidados fue a unos Volkswagen, conocidos por esa época como los cupidos motorizados . En medio de esa romántica casualidad comenzó el trabajo de la fábrica de forros para automóviles Beda, hace veinte años. En el garaje de una casa de Medellín aprendieron a tomar las medidas de los asientos, a cortar los moldes, a confeccionar las telas...

De esa modesta factoría, tal vez marcada por los corazones de su origen, pasaron a ser los principales fabricantes de forros del país. En estos momentos, hasta las más importantes aerolíneas colombianas les encargan la elaboración de los forros para los asientos de los aviones.

Si al principio se demoraban hasta 15 días para terminar el juego de forros de un Renault 4 (que también llegó al país en el mismo año), hoy ese trabajo tan solo les lleva una hora.

La técnica utilizada les ha traído muchos clientes, lo que ha generado, a su vez, que la producción suba a un tope anual de 30.000 conjuntos de forros.

Las telas utilizadas, básicamente, son de fabricación nacional, con diseños exclusivos. Claro que debido a la política de apertura económica del Gobierno, ahora también trabajan con una gran variedad de telas importadas.

Durante veinte años han logrado recopilar una enorme colección de moldes. Por eso, es muy rara la marca del vehículo que no encuentre allí sus forros. Pero si llegara a ocurrir que no, de inmediato se los fabrican sobre medidas. Además, antes de que un automóvil salga al mercado, en Beda ya tienen el diseño de los moldes.

No obstante, no se han quedado ahí. Servicios como el lavado interno de los carros y del alfombrado, la confección de piyamas impermeables y una lavandería para los forros, también se pueden solicitar en Beda. En Villa Chiva Cuando llegaron a Santa Fe de Bogotá, dos años después de haber nacido, se establecieron en la carrera 30 # 47A-18. Poco después también estaban en la misma carrera 30, en el número 47A-90. Más tarde pasaron a la avenida 19 # 104A-76 y a la calle 57 # 23-72.

A pesar de estar en ciudades como Medellín, Cali, Pereira y Armenia, no se olvidan de su primer local en la capital. En él atravesaron por una situación muy difícil que no olvidarán nunca.

Fueron testigos de excepción de la toma de la embajada de la República Dominicana. El hecho les dio mucha publicidad (dos y tres veces al día por televisión), pues quedaron en el interior de Villa Chiva la zona de los periodistas, pero las ventas bajaron notablemente.

El suceso no los acabó. Por el contrario, salieron bien y fortalecidos. El espíritu empresarial los condujo a capacitar, por sus propios medios, al personal en cursos de corte y confección.

La vida de Beda, está claro, no ha sido fácil. Por eso, a la celebración de su cumpleaños número veinte están invitados todos... los carros.

Los regalos de aniversario, papayeras y sorpresas estarán hasta el próximo domingo, cuando la gente vaya a cambiar o lavar los forros o las alfombras o en el momento de comprar una nueva piyama impermeable. Cualquier carro, de la marca que sea, por el servicio que presta todos los días, merece asistir a la reunión .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
20 de septiembre de 1991
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad