Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PEQUEÑOS DEFENSORES DEL AEROPUERTO

Ingrid Tatiana Arbeláez, de 11 años, nunca ha viajado en avión. Sin embargo sabe conceptos de aeronáutica y su vida gira en torno al aeropuerto Olaya Herrera, lo cuida y lo defiende.

Ingrid Tatiana Arbeláez, de 11 años, nunca ha viajado en avión. Sin embargo sabe conceptos de aeronáutica y su vida gira en torno al aeropuerto Olaya Herrera, lo cuida y lo defiende.

Desde hace un año esta pequeña, que vive en el barrio Trinidad y ha convivido siempre con el ruido de aviones y avionetas, hace parte de un grupo de niños que protege el aeropuerto.

Son entre 80 y 100 niños de barrios aledaños al terminal aéreo que, con una camiseta blanca, una gorra y un botón distintivo, van por la ciudad hablando de ese espacio de la ciudad.

"Vigías del Aeropuerto es un programa que busca reducir el impacto del terminal aéreo en la comunidad y acercarla para que lo conozca y aprenda de él", dijo Johann Villada, coordinadora del programa.

En el programa los niños se capacitan en temas de seguridad aeroportuaria, operaciones fantasma, funcionamiento e historia del aeropuerto y aprenden hasta los detalles del accidente de Carlos Gardel, ocurrido en ese terminal.

Son invitados en sus colegios y escuelas y asisten de manera gratuita cada sábado, donde varios jóvenes que realizan su servicio social les dan talleres y realizan actividades lúdicas o los llevan a paseos. Los niños más constantes se gradúan como vigías.

"A ninguno se obliga a venir, lo que queremos es que estos pequeños tengan una opción de entretenimiento", dijo Villada.

Un orgullo.

Para ellos es un orgullo caminar por los pasillos del aeropuerto, conocer la torre de control, aviones en tierra y sentir respeto por parte de los funcionarios.

"Si vemos que alguien tira basura, les decimos que la recoja y les enseñamos a nuestro compañeritos cosas sobre aviación", dijo Alejandra Zuluaga, otra niña de 9 años que también es vigía.

Muchos de los Vigías tienen posiciones claras ante las discusiones que se han generado al rededor de que el aeropuerto no esté dentro de la ciudad.

Incluso el año pasado cuando el Olaya Herrera estuvo en el ojo del huracán por las denuncias de seguridad, estos niños lo apoyaron en sus barrios y colegios.

"Es que Medellín es una de las ciudades más importantes y qué haríamos sin el aeropuerto acá. Si se lo llevan lejos a la gente le quedaría muy caro transportarse", dijo Jonathan Ocampo, otro de los pequeños para quien el terminal debería convertirse en internacional.

Aunque no todos sueñan ser pilotos o auxiliares de vuelo, sí esperan que como defensores de este campo de aviación puedan cumplir su sueño de volar.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
23 de mayo de 2004
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�