Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EN UNA EMBOSCADA MURIÓ EL GAVILÁN MAYOR

Esta es la increíble y triste historia de Raúl Gómez Castrillón... La marimba lo sacó de la miseria, lo subió al trono y lo coronó como El Gavilán Mayor .

No era una exageración el estribillo de la canción que le compusieron ( En el espacio soy el rey ). Reinó en la Guajira durante más de una década, durante el apogeo de la bonanza marimbera. Cuando los indígenas, con una metralleta al hombro, deambulaban por las calles de Riohacha y Maicao a bordo de enormes camionetas Ranger.

Pero así como su vertiginoso su ascenso, fue su muerte. Raúl Gómez Castrillón, de 48 años, natural de La Palma, un humilde corregimiento de Riohacha, fue asesinado en la noche del miércoles. Murió en el sitio Arroyo de Mandinga, a dos kilómetros de Tomarrazón, corregimiento de Riohacha.

El Gavilán Mayor fue uno de primeros traficantes de marihuana de la Costa norte a Estados Unidos. Dejó en su pasó por la vida más de dos decenas de hijos, concebidos por sus muchas mujeres.

Fue un hombre que se caracterizó por sus excentricidades. Aficionado a las peleas de gallos, apostó una fortuna en una y otra gallera. Fue además amigo personal de músicos y compositores vallenatos.

Tanto que Hernando Marín le compuso el paseo EL Gavilán Mayor , en el que le canta a sus excentridades y a sus mujeres.

En el mismo hecho murió su conductor Luis Ospino, de 32 años, natural de La Loma (Cesar), y fueron heridos Eider Gómez Cantillo y la menor Gladys Nieves Vega.

El Gavilán Mayor no murió en una pelea frente a frente, como muchos podrían suponer. Fue emboscado y no tuvo oportunidad de defenderse.

Los autores de la muerte de El Gavilán lo esperaron apostados entre matorrales a lado y lado de la vía, donde lo acribillaron con tiros de fusil.

Dentro de las investigaciones por esa muerte, la Policía retuvo ayer a una persona y decomisó varias armas durante un allanamiento en pleno centro de la ciudad, donde se presentó una balacera.

Los uniformados llegaron a la residencia de Ninfa Pinto Quintero y allí fueron repelidos a tiros por sus ocupantes, enfrentamiento que duró treinta minutos. Fue retenida la propietaria y decomisadas tres carabinas, cuatro escopetas y una granada de fragmentación.

Esta muerte pone fin a la leyenda de El Gavilán que durante los años ochenta se enfrentó en una guerra a muerte con Juan Pinto, otro caporal mayor de la Guajira quien murió hace dos años.

Raúl Gómez Castrillón era un hombre parco en sus palabras, con apariencia hostil y de pocos amigos, pero eso sí parrandero y mujeriego como ningún otro.

El segundo entre ocho hermanos, era descendiente de una familia campesina, extremadamente pobre y muchas veces, de niño, debió acostarse sin comer.

Pero la leyenda comenzó a tejerse por allá en 1974 cuando se inició el cultivo de la marihuana en La Guajira. Desde entonces se le conoció como El Gavilán Mayor , porque generalmente el jefe de estas aves es siempre protector, que no caza, pero que siempre está pendiente de su grupo. Así era Raúl Gómez, un hombre bajito, delgado y moreno.

Trabajó desde niño y cuando logró encarrilarse en la vida obtuvo un trabajo como ayudante de un vehículo transportador de carga. Después logró acomodarse como acarreador de productos agrícolas. Pero su bonanza vino después, cuando con plata prestada empezó la siembra de la marihuana o marimba, que hacía furor como producto de contrabando antes de aparecer el negocio de la cocaína.

Los Gómez y los Castrillón son los dueños de las tierras de La Palma, corregimiento de Riohacha. Ultimamente El Gavilán tenía un negocio de gasolineras en la capital de La Guajira.

Sus fiestas, que eran conocidas no sólo en la Costa Atlántica sino también en el país, eran por lo alto. Por ejemplo, en una de sus residencias construyó una pista de baile donde fácilmente podían bailar mil parejas al ritmo vallenato, degustar los más finos licores escoceses y franceses. Eran días y noches ininturrumpidos que transcurrían en medio de gran algarabía.

Cantantes e intérpretes de música como El Binomio de Oro, Jorge Oñate, Poncho y Emilianito Zuleta y sobre todo Diomedes Díaz eran sus amigos entrañables.

La canción El Gavilán Mayor es un retrato de Gómez: Yo soy allá en mi tierra el enamorador, soy buen amigo y valiente también, porque soy de las hembras conquistador . Enamorado y galante, disfrutó del favor de muchas mujeres. Su actual compañera es Edelmira Ochoa.

En la década de 1980 se inició la guerra que aún perdura entre el Gavilán y Juan Pinto, otro personaje legendario de La Guajira, quien murió hace más de dos años, por líos de faldas.

Sinembargo, contrario a la leyenda, El Gavilán era un hombre que amaba la paz. En muchas oportunidades buscó la forma de arreglar pacíficamente los problemas pero el torbellino de la violencia no lo dejó escapar.

Su apogeo lo tuvo a partir del año 75 y duró hasta el 84 cuando los altos costos de la guerra familiar y el fin de la bonanza marimbera marcó su ocaso.

Yo soy el Gavilán Mayor , que en el espacio soy el rey, el de las plumas marrón murió cuando regresaba de cumplirle una promesa a Santa Teresa de Jesús, patrona de La Palma y de quien era gran devoto.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
25 de enero de 1991
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�